© de la imagen La meva maleta

martes, 19 de enero de 2010

El lado femenino

No soy radical en mi opinión respecto a la guerra de sexos. Pienso que las personas somos diferentes por ser personas, no por ser hombres o mujeres. Aún así, me maravilla que mi hijo de tres años y medio sea incapaz de comerse una galleta y caminar al mismo tiempo.



El hecho de tener dos hijos varones me lleva a radicalizar mi lado femenino. Nunca fui tan presumida, ni me preocupé tanto por maquillajes y vestidos, y procuro que en cada esquina de mi casa haya un toque femenino. 

Aún con todo, la clase de femineidad que extraño con los niños no es tanto la evidente como la que se desmorona con la simplicidad de su pensamiento. Cada uno de mis hombres tiene su forma de ser: uno es más introvertido, pero necesita muchos mimos. El otro pide mimos pero es más independiente, el otro necesita un ambiente tranquilo, pero necesita a todos alrededor... pero a cualquiera de los tres les preguntas, por ejemplo: ¿qué tal el cole/el trabajo/la reunión/la clase de música? La respuesta es "Bien". Sin matices, sin colores.

Eso no significa en absoluto que ellos no lo hayan vivido como algo interesante, que ellos no hayan apreciado los sentimientos, que no hayan sentido diversión, aburrimiento, interés o pasión en su vida, o que no hayan tenido problemas. Sólo quiere decir que no sienten la necesidad de explicarlo. Más bien al contario. Bien, significa: "no preguntes, ¿quieres?"


Tengo amigas que viven en un mundo principalmente femenino, con mayoría de hermanas, madres, abuelas, hijas, primas... y para mí es evidente la diferencia. Ellas comparten lecturas, opiniones, consejos, y otras cosas que se me antojan muy valiosas y que, con la mayoría de hombres, no se ven de la misma forma. No peor ni mejor, diferente; el punto de vista masculino es igualmente válido, pero es distinto. Y como en mi casa ellos son mayoría, me toca trabajar por tres, para compensar. 



Foto de la función de teatro que vimos este domingo: "El follet valent" ("El duende valiente")

2 comentarios:

ana dijo...

Interesante visión, sí. Aquí, que somos mayoría mujeres, lo que se echa de menos es el otro lado. La sencillez y también, cómo no, la simplicidad.

Las mujeres somos más competitivas también, y eso se nota en cualquier relación madre-hija. Ese toque entre admiración y necesidad de derribar a la madre para ser una misma se nota ya desde que son pequeñas... ahora, es cierto, la complicidad en alguna cosas a estas edades es para morirte de la risa. Lo que cuentan y cómo lo cuentan... jajajaja.

Ana dijo...

*Ana: a ver cómo te explico yo esto sin que parezca una salvajada. Los niños también te derriban, pero más en forma de placaje de rugby ;-) Ah, y contar, no cuentan nada. Ejemplo:
-¿quién te ha hecho ese arañazo, hijo?
- Mmmm. No me acuerdo.
En fin...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.