© de la imagen La meva maleta

martes, 21 de junio de 2011

Vida real



Quisiera no haber visto a esa señora frente a la puerta de ese local, probablemente ejerciendo su derecho al humo para podrirse los pulmones de forma voluntaria.

Quisiera no haber visto lo incómodo de ese par de zapatos y lo absurdo de un vestido y un tocado así. 

Quisiera no haber mirado hacia el otro lado de la calle, y darme de bruces con la vida real.

En la vida real, en un país como en el nuestro que se supone que pertenece al primer mundo, un sábado por la tarde se celebran bodas y comuniones, se vive la fiesta, la playa y el calor arrimando la lengua a un helado de tres sabores. 

En la vida real, una ciudad se permite el lujo de rescatar algo tan anacrónico como un tranvía sólo para el enriquecimiento de las castas políticas de turno. 

Y en la vida real, en la calle de enfrente, hay un hombre mayor, revolviendo la basura para encontrar algo tan lujoso como la comida. 


Me removió el corazón, pero me faltó el coraje para preguntarle si podía ayudarle en algo. 

Temía la respuesta, porque no podría haberle ayudado.


Nunca lo sabré porque yo también pasé de largo.


12 comentarios:

Leles dijo...

Pesoleta. Pasaste de largo pero ese hombre no te pasó desapercibido. Lo triste es que ni te hubieras dado cuenta de que estaba ahí, buscando comida que llevarse a la boca. Si lo vuelves a ver cómprale un bocadillo. O una barra de pan y un queso, o un jamón.
Igual no te lo agradece, la calle los hace duros. Pero seguro que se acordará de tí.

Ana, princesa del guisante dijo...

Leles: no, no me pasó desapercibido. De hecho, ni a mí, ni a Marido, porque él hizo las fotos sin que yo se lo pidiera. Supongo que si hubiéramos ido nosotros dos sólos, habríamos hecho lo que tu dices, pero íbamos un grupo

Mariapi dijo...

Ana, no creo que sea "pasar de largo". Por desgracia la realidad es complicada.
Cada día veo más gente perdida en la miseria, llámese como quieras, droga, pobreza, locura, alcohol...es muy complicado hacer algo que sea efectivo por mi misma, por eso procuro dar medios a quienes pueden actuar con eficacia, por ejemplo las Hermanas de Calcuta, y Cáritas.
Un besico, Princesa con ojos y corazón.

MadreYMas dijo...

Pesoletina, no pasaste de largo. Lo has contado aquí. Lo que se escribe no se pierde.
Lamentablemente, hay tanta gente así en estos tiempos que es imposible ayudarlos a todos.
Y estoy segura de que tú ya ayudas a mucha gente...
Por cierto, con respecto a mi entrada de hoy... no me cabía ninguna duda de que pensarías como yo...
Besos, y no te fustigues más, anda.

El Naranjito dijo...

Querida Princesa (Pesoleta no sé todavía lo que significa, pero dejame unos días y me entero, Torpe que soy). Yo también estoy indigando. El tercer mundo... ¿el tercer mundo? bajemos a la calle con los ojos que tenemos que bajar y descubriremos donde está el puñetero tercer mundo.
Yo lo tengo muy cerquita, junto a mi gente.
Un abrazo Alteza.

Ana, princesa del guisante dijo...

Mariapi: sí es pasar un poco de largo. No creo que mi ayuda pueda cambiar la sociedad. Sí es útil lo que tú dices, pero es una vergüenza que los políticos sólo utilicen su poder para enriquecerse y sigan dependiendo de la Iglesia a la que dan la espalda para resolver los problemas de la gente al límite. Buf, me enrollo. Un beso

MadreYMas: sabía que elgirías bien. No me traumatizo, me enfada que podamos hacer poco. Un beso

Naranjito: Pèsol = guisante. Pesoleta=guisantilla. TEnía una amiga que se quejaba de que somos solidarios con el chino pero no con el vecino. Qué razón... Un abrazo

Guillermo dijo...

Lamentablemente en cualquier ciudad se ven cada vez más personas de estas características. Algunas son por devoción, otras por... obligación. Las primeras son porque no son de este mundo... (o los demás no son del suyo). Los otros son esos que el mundo desecha (o será mejor decir: deshecha...por deshacer...) porque no le son servibles. Conocerás aquel cuento de un mercader que entraba en una ciudad y vio a un vagabundo pidiendo limosna. Le dio dos monedas diciéndole: Haz buen uso de ellas, ¿eh?. Al caer la tarde se lo volvió a encontrar en el mismo lugar con una flor en la mano. ¿Qué hiciste con las dos monedas que te dí?-le preguntó.
El vagabundo le respondió: Con una me compré pan, para tener de qué vivir; con la otra me he comprado una rosa, para tener por qué vivir.
Así es esta sociedad que entre todos hemos creado, cada vez con menos sensibilidad, más imperturbable, más áspera, que felicita a quienes nos han llevado a la ruina, que nos han quitado el futuro y les premia con presidencias de instituciones y de consejos de administración para que sigan haciendo lo mismo durante más tiempo todavía...
Por eso no nos extrañe que haya gente que dice: Paren ésto, que yo me bajo...

Ana, princesa del guisante dijo...

Guillermo: a mí precisamente me llamó la atención el contraste: la señora vestida de boda, con un vestido peinado calzado que le costaría una pequeña fortuna y el hombre del otro lado, que buscaba comida. No parecía un excluido de forma voluntaria. Pasa en todas partes, por desgracia. Los que tienen que "pararlo" ¿les conocemos? ¿les votamos?

meloenvuelvepararegalo dijo...

Muchos contrastes, por desgracia difíciles de equilibrar; al menos reflexionamos sobre ellos, la sensibilización con el tema es el primer paso, la siguiente vez, ya habrá acción.

La meva maleta dijo...

Ver y reflexionar, me parece el primer paso para curar por contagio, a una sociedad enferma, que generalmente prefiere mirar hacia otro lado e ignorar a aquellos que lo han perdido todo.

Petonets

Ana, princesa del guisante dijo...

Meloenvuelve: Exacto, ver los contrastes. Lo que realmente preocupa es qeu el abismo entre los extremos cada vez es más grande.

Mevamaleta: sí, está tan enferma que la mayoría de las veces no necesita ni mirar a otro lado, porque no ve.

Petons

Guillermo dijo...

Mi impresión es que al político, hasta que nos demuestre que se gana su sueldo no debe ser votado. me han obligado, NOS han obligado, acreer cada vez menos en las diputaciones, el senado, etc. Cada político ha de grangearse su posibilidad de ser nuestro representado y debe ir en listas abiertas, no en un totus revolutuum en el que las amistades y los familiares abundan para que se les mantenga por la sopa boba.
Lamento decir ésto pero lo que vemos en estos momentos, mucho de ello, se debe a su incompetencia y, por supuesto, a nuestra pasividad de creernos que no podía hacerse nada para evitarlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.