© de la imagen La meva maleta

viernes, 24 de junio de 2011

¿Quién dijo miedo?

Soy madre. Les imagino haciendo sus deberes, poniéndose el pijama, jugando con sus hermanos y preparándose para hacer deporte. 

Ya saben que no ganaran. Para algo ellos son L'equip petit, para hacer el mundo mejor, y si no, tomense 10 minutos, y vean.

Nadie se reirá jamás de ellos, porque con su pequeña grandeza y con la lección bien aprendida (el deporte sirve para pasarlo bien) están dando la vuelta al mundo. Nadie llegará tan lejos con tan poquitos goles. 

Son el rival más fácil, pero no les llegamos ni a la suela de los zapatos. 

¡Grandes!

10 comentarios:

laura dijo...

Hola!

Ahir vaig descobrir aquest vídeo al matí i també el vaig compartir. El trobo una petita joïa que cal mostrar. I esta clar que si els nens son com son i tenen aquesta actitud es gràcies als seus pares i l'entranador!! Treballo amb nens (i pares) i estic acostumada a veure tot el contrari! Per això videos com aquest no fan més que arrencar-me un gran somriure!

Mariapi dijo...

¡Cómo me he reído, Ana! Estos sí que son de primera división...me ha encantado, de verdad que es genial...quiero ser como el portero, que dice que algunas veces se acuerda de parar la pelota...
¡Gracias! Un abrazo...

El Naranjito dijo...

Querida Princesa, aunque parezca mentira he visto este reportaje en una página de deportes de las que dicen que son sérias. Que aprendan los Ronaldos, los Messi, los .... todos los supuestos profesionales. Estos son chavales con un par. Y los orgullosos padres claro.
Un abrazo.

Ana, princesa del guisante dijo...

Laura: Educar és ser. Els nens actuen com ens veuen actuar. Gairebé sempre. Els meus fills són radicalment oposats. L'un no gosa guanyar, per no destacar, i l'altre ja ha dit que ell no vol aprendre a perdre. Tindré feina :-)

Mariapi: Qué ricos, ¿verdad? Yo me parto con el padre que cuenta que al principio se iban siempre hacia su portería, pero que cada vez van mejorando. Besos

Naranjito: el deporte mueve demasiado dinero para ser algo lúdico y que nos dé lecciones. Tenía que llegar una pandilla de niños desdentados para recordarnos como debería de ser. Un abrazo

ana dijo...

Qué grandes!!!

Me has recordado al equipo de voley de mi diminuta, tan, tan, variopinto... jajajaja. Son geniales.

Un besoteeeee.

sunsi dijo...

Pesoleta... pues yo casi lloro. Qué cosa más tierna y, a la vez, más ejemplar. No hay demasiados niños así. Y el padre que dice que ahora ya no chutan en su propia portería... Una joya de vídeo. Me gustaría poder estar allí el día que metan por primera vez un gol. Vamos...¡se hunde el campo!

Gracias, Ana. Un petonet.

tomae dijo...

...yo también cantaría con ellos aunque fuera un golito, y acto seguido me tiro vestido a la piscina !!!

Un vídeo que tendrían que tener muchos entrenadores.

La meva maleta dijo...

Madre mía, ¡qué espiritu! Desearía contagiarme de esta alegría que irradian estos campeones.
¿Y si la vida, fuese casi perfecta, sólo con cambiar la manera de verla?

parafraseando uno de estos pequeños héroes, cargado de optimismo:

"no sé...això deu ser..."

Gracias Ana. Un gran vídeo; Derrocha ilusión :-)
Petons.

Ana, princesa del guisante dijo...

Respuesta global:


Gracias por vuestros comentarios. Como los protagonistas del vídeo o los que lo han hecho de forma magistral no pueden responder, y yo ando en modo pre-vacaciones, no os respondo uno a uno, pero os agradezco, como siempre, vuestro paso por el castillo.

Besos y abrazos.

meloenvuelvepararegalo dijo...

Cuando lo vi me pareció genial, como comentan por aquí arriba, para que lo vean entrenadores varios, coachers y todos aquellos que se dedican a animar, a acompañar, a entrenar a personas.
Las prevacaciones se pasaron... para cuando las verdaderas vacaciones?
saludos,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.