© de la imagen La meva maleta

sábado, 26 de junio de 2010

Objetos perdidos 2ª parte

Y cuando una está realmente perdida, y la imagen que te devuelve el espejo necesita ser renovada un poquito más a fondo... hay que ir a Objetos perdidos, o a la peluquería, Lugar de recuperación de almas extraviadas.

Suelo ir a dos peluquerías de forma alternativa, porque me siento a gusto en ambas, y no quiero renunciar a ninguna de ellas. Hoy he ido a ver a Pablo. A él le conozco desde la infancia, así que pude amenazarle a gusto el primer día que entré en su peluquería. Si me cortas mal el pelo, te pego. Si me cortas demasiado el pelo, te pego, si me haces un flequillo, te pego. Bueno, luego también le dije que si algún día entraba allí pidiéndole que me cambiara la imagen y que me hiciera lo que quisiera (en el pelo, eh, estimo mucho a su mujer también) que me diera una aspirinita y que me mandara a casa en un taxi.

Pues ayer fui a su establecimiento, apreté los ojos, y le dije: "Córtame lo mismo de siempre, anda, pero un poquito más actual... y ya sabes, sin enmarcarme la cara, sin que me quede el largo por la mandíbula. Y si te pasas, te pego."

Pablo, que es majo de necesidad, comentó lo a gustico iba a cortarme el pelo, sin sentirse nada presionado. Pues bajo esa presión, he salido contenta de allí, 21 euros después, con mi imagen ligeramente actualizada. Este chico es bueno con la tijera (para mi gusto, le falta una ayudante mejor con el secador, pero mi pelo es muy finito, y hagan lo que hagan con él, a las pocas horas se desmorona, así que me quedo con su habilidad cortando).

No creo que note nadie la diferencia. Pero cuando estamos hablando de heridas del alma, cualquier sutil movimiento es un gran paso.

5 comentarios:

Monty dijo...

Ana si no fuesen por esos ratitosss.. perdidas y extraviadas para siempre algunas. El lavayocortaypeinaelpelo es otra Vitamina natural que acostumbra a no tener efectos secundarios. Bon cap de setmana!

Ahh me olvidaba de tu amiga ¿? ¡SaldrÁ!
Un petonet.

Enebea dijo...

¿Sabes? hace como veinte años que sigo con mi pelo largo, sin pisar una pelu (tal vez cuatro veces en todo este tiempo).

Yo me corto las puntas, me pongo mascarillas, me hago los apaños... y si alguna vez se me ha ocurrido cambiar algo y he puesto un pie en la peluquería, he salido cabreada.

A veces me gustaría atreverme...

ana dijo...

... pero cuando estamos hablando de heridas del alma, cualquier sutil movimiento es un gran paso.


jajajajaja


Si vieras la cara de satisfaccion de mi peluquera el día que le dije haz... haz... algo con la tijera. Y vamos que si lo hizo.

Salí feliz. Ese día un sutil movimiento no le hubiera rozado a mi alma. Y mi alma necesitaba ser rozada...


... no me arrepentí. Gracias a Dios.


smuakssssssssss

veronicia dijo...

Querida princesa... esa inversión en autoestima es terapéutica... mi que me encanta que dos peluqueras con acento que me llamen "muñeca" y me digan cosas como "que linda te vamos a dejar..."
Cuando tengo dolor de cabeza existencial me voy a la peluquería...

Un abrazo princesa

Ana pesolet dijo...

*Monty: mi amiga sigue evolucionando. Ha estado muy malita, pero va a salir, seguro.
Y esas vitaminas... ¡las mejores! Una abraçada

*Enebea: bienvenida al castillo. Yo no soy tan manitas, por lo que prefiero dejar mi pelo en manos de profesionales. Eso sí, ¡controladitos, eh!

*Ana: lo que más me alegra es que no te arrepintieras :-)) ¿sanó tu alma? muaks


*Veronicia: mira, creo que voy a enmarcar tus palabras: "inversión terapéutica en autoestima" y se las voy a poner a Marido junto a su tarjeta visa jajaja Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.