© de la imagen La meva maleta

domingo, 6 de junio de 2010

El olor ajeno


La última adquisición para nuestro humilde Palacio ha sido un espejo. En realidad es más bien un reciclado. El espejo que nos había devuelto sonrisas y despertares todas las mañanas desde que llegamos a nuestra casa, hace ya ocho años, empezaba a estropearse por una esquina.
Decidí darle un cambio de imagen, merecido creo yo. Así que mandé cortarlo y ponerle un marco con un acabado plateado.

Ha quedado bien bonito. Sin embargo, aún no es nuestro. No huele como el resto de las cosas de nuestra casa. Tiene un olor que recuerda al de la pintura, tal vez, mezclada con un ambiente en el que se ha estado fumando mucho, y algo también de silicona, o algún tipo de producto químico.

Así que es como tener a un intruso metido en el cuarto de baño. Un intruso que me contesta altivo al otro lado de la pared, con la foto de alguien que se parece mucho a mí metida dentro. Estoy en proceso de adopción de ese extraño inquilino. Me encanta cómo decora la estancia, me estoy acostumbrando a verme dentro de él, pero todavía no huele a nosotros.

Será cuestión de darle tiempo.

12 comentarios:

La Pintoreta © dijo...

Hace un tiempo arregle un espejo que estaba tirado en la calle nadie lo queria, y desde que lo arreglé siempre he pensado que historias habría visto en su vida anterior, y las nuevas que vería con nosotros, ahora ya no huele a cera ni a pintura, y lo mejor de todo es que no podríamos estar sin él.....muchos besitos rellenitos de colores...Muak

Marta dijo...

Pronto olerá a tu colonia y gel...custión de días. Me gusta! besos

Ana del guisante dijo...

*Pintoreta: de alguna forma, es como si hubieses adoptado a un espejo, ¿verdad? Felicidades por ese reflejo. Besos de siesta de domingo

*Marta: ¿te has fijado que las cosas huelen a la casa a la que pertenecen? si alguna vez se me ha quedado una prenda de mis sobrinos, huele a su casa... es muy curioso. Besos

TC dijo...

Seguro que en muy poco tiempo dejaras de notarlo como un extraño. Terminará oliendo a tu casa, seguro.

La meva maleta dijo...

Buen trabajo. Yo cada vez que consigo arreglar algo sin tener que cambiarlo por algo nuevo, me alegro un montón.
En cuanto el baño se llene de vapor, el olor extraño se esfumará con él...
Ya tienes excusa para llenar la bañera hasta arriba, y hasta para poner velitas!

Bss

meloenvuelvepararegalo dijo...

Qué bien lo describes, pero yo más que la adopción pienso que ha sido que ese elemento que pertenecía a vuestra familia ha estado una temporada fuera ha conocido otra gente y ahora no parece el mismo... pero aunque haya madurado, sigue siendo él! Pronto lo redescubrirás :)

blanche dijo...

conociendo tu buen gusto,seguro que ha quedado fenomenal.Cuando quieras pasas a redecorar mi casa....bueno,mejor dejalo para cuando los angelitos tengan más edad.Besos domingueros

Ana del guisante dijo...

*TC hoy le he dado una buena dosis de ventilación al cuarto de baño. Ha mejorado mucho. Y cuanto más miro el espejo reflejando mi mundo, más me gusta. Un abrazo

*Mevamaleta: alguien en el palacio se alegrará de que me hayas dado esa idea. Además, pocos placeres se igualan a un baño de burbujas en una tarde de tormenta :-)) Petonets

*Meloenvuelve ¿te refires a algo así como un Erasmus para espejos? jajaja me divierte la idea. Ha vuelto con un montón de mundo, mi espejo. Besos

*Blanche. A ver cuándo te pasas tú por el palacio guisantil... tengo ganas de achuchar a tus blanchitos. Besos de lunes, que está asomando ya la patita.

Mariapi dijo...

Ana, lo de los olores de otros es algo casi instintivo...es a lo que más me costó acostumbrarme al cambiar de casa...durante tanto tiempo tenía otras huellas olfativas. Poco a poco, impregnarás hasta los poros del cristal.Un besico.

ana dijo...

Tú entrada le ha dado la mano, inevitablemente, a un relato de Soledad Puértolas que leí ayer: Espejos.

Comiensa así:

"Hace tiempo que no sé quién es la persona que habita al otro lado del espejo, me resulta una persona absolutamente desconocida..."

Si nosotros a veces somos absolutos desconocidos para nosotros mismos, ¿cómo vamos a habitar en las cosas que sólo llevan un par de días en casa?... Estoy convencida de que sí, de que ese espejo, es un auténtico intruso...

jajajajaja

Besos sonoros Pesolet.
smuakssssssssssssssssssssss




eeeeeeeeeoooooooooooooooooo
eeeeeeeeeeeeeeeooooooooooooooooo
eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeooooooooooooooo

Sunsi dijo...

A veces verbalizas cosas que no le pongo patas. Es cierto, pesolet. Cuando algo nuevo entra en la casa pasa un tiempo de adaptación. Luego ya huele a casa, se ubica como si hubiera estado ahí toda la vida. La poetisa que comenta arriba, tirando siempre del hilo, creo que da una pista. Llega un día que ni siquiera adviertes que el espejo te devuelve una imagen distinta. Ya se ha acomodado en tu casa. Me fascina esta sensibilidad.
Un beso ya de lunes , princesa.

Ana del guisante dijo...

*Mariapi: puedo palpar la primera vez que dejé a mi bebé con su padre para ir a casa de sus abuelos. Volvió con un olor distinto al mío, y te aseguro que, por el extraño influjo de las hormonas, casi enloquezco. Parecía una osa, oliqueándolo por todas partes :-)) bendita locura. Besos

*Ana: ese intruso ya casi es mío. Sólo me molesta su olor, y ya está marchándose. Ahora, la inquilina que lo habita... esa es una pájara de mucho cuidado :-))) Besos grandes

*Sunsi: como cualquier invitado, el espejo fue bien recibido desde el principio, a pesar de su olor a "leña de otro hogar". Respecto a la imagen que devuelve, eso ya es harina de otro costal... Besos de lunes, pero a otras horas.

*

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.