© de la imagen La meva maleta

lunes, 28 de junio de 2010

De amigos y tiritas

Me ofrecí voluntaria para ejercer de portavoz ante nuestros compañeros respecto de tu estado de salud, con el fin de que tu marido no tuviera que repetir mil veces lo que tanto le duele decir. Pronto saldrás de Cuidados Intensivos, te retiran tratamientos, te cambian otros, estás animadilla...

Muchos ojos ansiosos me inquieren con ansiedad, ¿Qué? ¿Cómo está?

Y yo les paso un parte aséptico, más bien tirando a la jerga médica, para que parezca que lo llevas bien. Y sé que lo que digo es estrictamente cierto. Estás mejorando. Pongo tiritas a tus heridas, ante los ojos de los demás para que evitar que los curiosos hurguen en ese, tu dolor. Ese es mi lugar ahora a tu lado. Poner vendas, para que puedas sanar de forma correcta y sin dar más explicaciones.




Las heridas tenderán a cicatrizar, mejor o peor. Los antibióticos ejercen la función para la que fueron creados. Médicos, enfermeras, auxiliares, cocineras, limpiadoras, celadores y todo el personal hospitalario que se te ocurra componen un engranaje que te está rescatando del susto que nos diste a todos.

Pero yo te intuyo infinitamente triste. Culpabilizándote por el peso de la carga que tú crees que supones a los demás. Preocupándote, no por ti, sino por los otros, como de costumbre. Con tu desbordante generosidad atada con catéteres y sondas a esa cama.

No creo que seas consciente de cuánto bien has hecho siempre a los demás, porque cada vez que descuelgo el teléfono para responder sobre ti, voces sin rostro me cuentan que un día tú, sin pedir nada a cambio, les ayudaste en algo. Todo el mundo te quiere y te sabe desprendida y amable.

Yo sé que ahora el tiempo se te hace eterno, pero también sé que un día amanecerás con una placidez extraña, con una sensación de libertad y ligereza que no habías conocido. Y tal vez de ésta, aprendas que tú eres muchísimo más grande de lo que imaginas. Cuando haya pasado todo esto quiero celebrar tu vida contigo. Sin tiritas ni vendas, ni medias tintas.



Foto: http://www.ojodigital.com/foro/content/

14 comentarios:

MadreYMas dijo...

Qué forma más tierna de decir "Te quiero", Ana.
Un abrazo.

Ana pesolet dijo...

*MadreYMas: lo que nos suele pasar a todos es que nos damos cuenta de cuánto queremos a alguien cuando podemos perder a ese alguien. Besos

La meva maleta dijo...

Cada uno da lo que recibe y luego recibe lo que da,
nada es más simple, no hay otra norma:
nada se pierde, todo se transforma....

Besitos
:-)

tomae dijo...

PrincesaDel, estupenda!...todo esto que haces por ella, le hará sentir estupendamente...dísélo, díselo al oido, ... que no esta ¡sola!,

y si se ha de arrimar el hombro..¡avisa!
estamos con ella!

Envíale besos, flores, abrazos y muchos ánimos...

Si necesitas, te dejo a "Mía"

TC dijo...

Mucho animo para estos duros momentos. Animos para ella, dile que no la conocemos, pero la apoyamos, y la estamos empujando todas un poquito para arriba, para que salga adelante cuanto antes.

Y mucho animo para ti. Tu papel no es facil, y estás al pie del cañón, seguro que ella es una persona especial, y tu, está claro que tambien lo eres.

Al final, se siembra lo que se recoge.

Ana pesolet dijo...

*Mevamaleta: sisisi a mí me encanta esta canción. Mañana lo verás... ;-) ah, es una sorpresa. Petonets

*Tomae: mira, el tema Mía, a mi amiga ni se lo mentemos, tiene dos hijos en edad de merecer moto, así que mejor no menealla, como dice mi abuelo :-))
El hombro servirá. Para echar unos rezos, sobre todo, ahora de los de dar gracias por haber salido medio airosa del asunto. Un abrazo.

*TC: en estos momentos creo que nadie sabemos cuál es nuestro lugar, así que cuando podemos hacer algo, ya nos sentimos medio bien. Y lo del empuje... juraría que lo está notando. Fuerza positiva a raudales. Un abrazo grande.

meloenvuelvepararegalo dijo...

Me alegro que todo vaya mejor.
Estas palabras son tan emotivas que, si finalmente se las dejas leer, que esté acompañada pues llegan a tocar la fibra de una manera...
Qué bueno, tenerte cerca a ti; y a toda esa gente a la que una vea ayudó.
Sí señoras, preciosa canción; la voz que la canta me parece una de las más sugerentes del panorama musical actual.
Un saludo post-puente,

Marta dijo...

Querida portavoz! lo haces muy bien. Me alegra saber que está mejorando. Seguimos con ella y contigo cicatrizando. Muchos besos

Monty dijo...

Cosiéndole la heridaaaa, bonito momentoooo, os lo agradecerá aunque ella prefiera Coser, verdad?. Vinga que tu hilbanas bien, a máquina si conviene o a punto de cruz si hace falta. Café a la vista! SaLdRÀaaaaa!

Ana pesolet dijo...

*Meloenvuelve: no sé si voy a ser lo suficientemente valiente para enseñárselo. Hay cosas muy profundas en mis palabras, y tienen sentido ahora, ahora, precisamente, que ella no lo puede leer. Bienvenida de nuevo

*Marta: la fórmula para saber que una lo hace bien es seguir el designio del corazón. Me siento bien apoyada, aquí cicatrizando. Besos.

*Monty: ella creo que preferiría cualquier cosa antes de pasar por lo que está pasando. Seguro. Y es puntocrucera, eh. Claro que saldrá

Mónica dijo...

Me alegra que vaya sintiéndose mejor y recuperando dia a dia. Una amistad preciosa, un tesoro.

Ana pesolet dijo...

*Mónica: gracias por tus deseos. Ojalá se cumplan. Besos

ana dijo...

"No creo que seas consciente de cuánto bien has hecho siempre a los demás, porque cada vez que descuelgo el teléfono para responder sobre ti, voces sin rostro me cuentan que un día tú, sin pedir nada a cambio, les ayudaste en algo".

No hay nada mejor que defina a una persona que lo es de verdad.


Yo también quiero celebrar su vida a tu lado. No sóis de diferente casta. No. Tú tampoco sabes lo grande que es tu perona. Yo sí.

Un abrazo, Pesolet.

Ana pesolet dijo...

*Ana: a ver, dime, ¿qué hago contigo? Me haces llorar...
Un abrazo apretadito, a ver si me pasas algo de ese corazón tuyo tan grande.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.