© de la imagen La meva maleta

domingo, 20 de junio de 2010

Alpinismo de salón

No quisiera ofender a nadie, pero no soy capaz de entender el espíritu deportivo. Sufrir para llegar a correr más que, a saltar más que. Matarse en una maraton para llegar deshidratado y agotado. Para qué. Para decir "yo corro maratones". Será culpa de mi regia condición ;-), pero yo tengo me siento incapaz de buscarme una fuente de sufrimiento por gusto. Bastante dura me parece la vida como para complicármela voluntariamente.

Bueno, todo esto viene por un paralelismo que se me ha pasado hoy por la cabeza. Le contaba a mi amiga, que está en lo peor del postoperatorio que ahora estamos frente a la montaña, y tenemos que escalarla. Yo, con mi nula afición por el montañismo, senderismo o como quiera que le llamen a eso, he pensado que el paralelismo era aún mejor. No lo haces por gusto. Tienes que afrontar la escalada de una montaña y sin ganas.


Lo que sí tengo es capacidad organizativa, buenas dosis de alegría y ganas de trabajar. Pues adelante. Miramos al enemigo de frente, él un coloso inmenso formado por toneladas de tierra y piedras, y nosotras, pulgas miserables. Bueno, no, pulgas sí, por pequeñas, pero miserables no. Pulgas glamurosas. Antes de salir: buen calzado, buena ropa, protección para la  lluvia y música en el corazón. Sombra de ojos, y protección solar, no vayamos a estropear nuestro cutis con arrugas innecesarias.

La única forma que se me ocurre para subir al monte es poner un pie delante del otro, y echar a andar. Y me temo que lamentarse todo el tiempo me iba a menguar las fuerzas, así que entonar una canción, y fijarse en la belleza del paisaje. Aquí una mano amiga que me estira en la cuestita, allá un rincón maravilloso en el que sentarse con un encantador príncipe azul. Dos cervatillos que corretean a mi alrededor. Pasito a pasito. Ir haciendo el camino.

Al final igual hasta me gustaba.
Aúpa. Hay que empezar a subir.
¿Vienes?

13 comentarios:

tomae dijo...

...para lo que necesites PrincesaDel!

Aquí estoy, arrimando el hombro, ya sabes; portar las mochilas, rastrear los caminos, eliminar pedruscos, preparar bocadillos, llenar las cantimploras y si conviene os aguanto el espejito para que os podaís poner con calma la sombra de ojos...

Un abrazo fuerte!

meloenvuelvepararegalo dijo...

Yo también me apunto. El paralelismo me parece de lo más adecuado, quizá al final hasta le encontramos su parte positiva.
Pues yo soy la que saco las fotos para documentar luego en el blog la caminata, vale?
Un abrazo,

Marta dijo...

Eoooooooo, eoooooo!!!!, esperar que os alcanzo!!! ya os veo a lo lejos, traigo víveres de supervivencia y chirucas, dejo los pies descalzos en casa y me apunto hasta la cima!

Er Tato dijo...

Disculpa que mi primer comentario sea para señalarte una pequeña errata. Cuando dices "adolezco de la capacidad de buscarme una fuente de sufrimiento por gusto", imagino que querías escribir "carezco de la capacidad...". Es que, al leerlo, me ha chocado la expresión. Disculpa mi atrevimiento.

Saludos

blanche dijo...

Tomatelo como hacer el camino de Santiago(que esta tan de moda)y luego cuando llegas,piensas que el sufrimiento ha merecido la pena y estas feliz.Mucho animo del bueno y a luchar!

La meva maleta dijo...

Chicas...me uno a la caminata. Yo traigo tiritas, por si acaso.

Muchos besos de mi parte (una desconocida) a la valiente enferma.
Muás.

Ana pesolet dijo...

*Tomae: Vale. Tú de porteador. Me lo quedo (con el permiso de tu doña)

*Meloenvuelve: (tienes blogoadicción, lo sabes, ¿no?) bueno, llévate la cámara, pero chiquitina, las alforjas no tienen que estar muy cargadas.

*Marta: si es preciso, nos sentamos a esperarte. El ascenso ganará mucho con tu compañía. Anda, cuéntanos una historia de esas chulas de viajes en el mar.

*Er tato. Lo rectifico desde ya. YO a adolecer lo hacía sinónimo de carecer. Gracias por decirlo. Y tú, qué, ¿subes? Bienvenido al castillo

*Blanche: buena cosa... un pie delante del otro y llegar a donde sea. Besos

*Mevamaleta: Las tiritas son indispensables. Le daré besos a la chica. Es realmente valiente. Petonets per a tu

Monty dijo...

sms: ¿Dónde estáis? Parece no haber coberturaaaa. Salgo ahora, ¿falta pan? BEsosss...

Ana pesolet dijo...

*Monty: el pan que traigas será bienvenido también. Y la cobertura aquí anda regular... pero nos apañamos

Mariapi dijo...

Ana, subir montañas es de las cosas que más me gusta hacer.
Llegar recompensa siempre con creces los sudores, desánimos, rozaduras...incluso cuando hay nubes y no se puede ver el paisaje desde la cima. Siempre siempre compensa. Si además vas tan bien acompañada como tu en esta ascensión...imagínate qué gozada.

Un besote.

Ana pesolet dijo...

*Mariapi: Bueno, yo, que soy comodona por vocación, agradezco siempre el aire puro. Y la compañía, mucho más. Pasito a pasito. Besos

MadreYMas dijo...

Me apunto.
Llevo tortilla de patatas y ensaladilla rusa, que como soy vaga por naturaleza, lo que siempre me ha gustado más de las escaladas es el momento de parar y comer! Jajajajaja!
La mantita para el picnic y las cervecitas heladas tampoco se me olvidan!
Dadme las coordenadas ahora mismo, que mi sentido de la orientación es nulo!

Ana pesolet dijo...

*MadreyMas: uy, otra que tal baila. Pero todo lo que traes, nos sirve. No tengo las coordenadas, pero me parece que alguna había estado tirando miguitas de pan...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.