© de la imagen La meva maleta

martes, 25 de mayo de 2010

De padres e hijos.

Cuando mis padres hicieron la casa nueva tenía 11 años, y mis hermanos, 16 y 4. Lidiaban ellos con estadios bastante dispares de nuestra etapa evolutiva. No era fácil para ellos. Mi padre trabajaba lejos de casa, y pasaba fuera cinco días a la semana.
Así que mi madre asumía TODA la carga de nuestra educación en solitario.
Bueno, eran otros tiempos, porque los hermanos cuidábamos los unos de los otros, y colaborábamos en el mantenimiento de la casa.
Ni siquiera recuerdo cuándo fui a comprar sola por primera vez Jugaba a las muñecas, pero también a las de carne y hueso porque bañaba a mi hermana pequeña, la peinaba, vestía, la llevaba en mi bicicleta, le hacía la merienda, y algunas veces la cena. Jamás me planteé si eso era demasiada carga para mí. Era mi obligación y punto. De la misma forma, mi hermano me acompañaba a todas partes, y colaboraba en las tareas, que nos repartíamos entre todos.
Eramos mucho más maduros, no sólo nosotros, sino todos los niños en general. Y ahora... somos una generación de padres sobreprotectores, inutilizadores, y limitadores de las capacidades de nuestros hijos. Qué cosa más curiosa...

Bueno, todo esto venía por unas palabras, que mi madre, en aquella época, tenía pegadas con cuatro trocitos de celo en la parte posterior de la puerta de su habitación. Ya entonces, y era una mocosa, me parecía lleno de sentido, y me gustaba que a mi madre le pareciera tan importante.
Seguro que la mayoría de vosotros lo conocéis. Es un escrito de Kahlil Gibran.


TUS HIJOS NO SON TUS HIJOS


Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la vida
deseosa de si misma.
No vienen de ti, sino a través de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.
Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no puedes visitar
ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.
Deja que la inclinación
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.

















Los tiempos han cambiado. Yo no lo cuelgo con un trozo de celo en la puerta, lo cuelgo en un blog. Pero el texto es tan válido ahora como lo fue entonces.


14 comentarios:

La meva maleta dijo...

Qué enorme es Kahlil Gibral. Empiezo a entender, tu forma de reflexionar, una parte se encuentra dentro de tí. Otra, la mamaste de bien pequeña, leyendo quizás cientos de veces este precioso escrito.
Cuando tu madre, quizás sobrepasada por tanta carga, colgó ese recorte en la puerta, intentando enseñar, creiendo que algo quedaría. Y sí. Me demuestras que quedó.

Besos

Mariapi dijo...

Gracias Ana. Me has recordado que el trabajo de madre consiste en que cada día me necesiten menos.

Un besote.

MadreYMas dijo...

Precioso el texto.
Pues yo, a pesar de que los tiempos han cambiado pienso imprimirlo y ponerlo en la nevera!
Muchas gracias por compartirlo.
Besos.

Ana del guisante dijo...

*Mevamaleta: lo repito a menudo "tú predica, que algo queda" queda, queda. Gracias por tu cariño. Eres un solete, aunque vivas en un campamento de refugiados provisional ;-)Pessics i mossegades.

*Mariapi: dudo que se te haya olvidado ni por un segundo... Menuda gente, en tu casa :-)))
Besos grandotes

*Madreymás, mucho mejor que intentar colgar el ordenador en la nevera, dóndevamosaparar jajajaj Besos

AdP dijo...

Muy cierto, tan malo es el exceso de protección como la ausencia de ella. Ocurre lo mismo que con los zapatos: ni grandes ni que se les queden pequeños, los del número exacto.

Saludos.

Ana del guisante dijo...

*AdP: pues sí, requiere grandes dosis de amor comprar el número exacto... Saludos.

meloenvuelvepararegalo dijo...

Qué bueno es leer a expertas, lo que se aprende!
Y no lo digo sólo por el texto que guió a tu madre...
Un saludo,

Lisset Vázquez Meizoso dijo...

Tan cierto como sabio y difícil es aprender a dar la libertad suficiente a los hijos, como para que cometan sus propios errores y aprendan de ellos. Pasamos sin querer muchos de nuestros miedos hacia ellos... cuando en realidad ellos no ven los límites. Los niños lo ven todo posible. Somos nosotros con nuestros ojos cansados y nuestra visión añeja los que nos empeñamos en ponerles barreras. Un abrazo, me encanta y lo comparto.

Sunsi dijo...

Lo leí hace mucho tiempo y me alegro de que lo hayas colgado, pesolet. Son mis hijos pero no son de mi propiedad. Sabia tu madre por la lección del texto que la acompañaba por la noche. ¿Qué pensaría cuando os veía crecer e iba soltando cuerda? El amor generoso del que se sabe puente y no destino.

Un beso

Ana del guisante dijo...

*Meloenvuelve: muchas palabras sabias encuentro yo en los comentarios de todos vosotros. Sois una auténtica joya para mí. Gracias por participar. Un beso, bonita

*Lisset: han pasado muchos años, y lo recordaba a la perfección. Es una lección sabia, que de vez en cuando todos los padres nos deberíamos recordar. Sólo somo un puente, no un destino, como dice Sunsi más abajo. Un achuchón...

*Sunsi: me hace gracia que tú y yo nos hayamos hecho algo más grandes leyendo cosas iguales o muy parecidas. No sé que pensaría mi madre, supongo que buscaba la inspiración, como nosotras... Besos, y achuchones

Marta dijo...

Me han quitado las palabras de la boca...también lo imprimo! me ha encantado y va bien recordarlo de vez en cuando. Gracias, besos

Ana del guisante dijo...

*Marta: yo lo dejaría a la vista de alguno de tus inquilinos... seguro que se sienten orgullosos de ti (más) Besos

Monty dijo...

Eiii princesa, sssh, de puntillas entro a Palacio. Ya sabes que desde mi ventana veo esa luz que brilla y no me deja dormir.

Vengo con lápiz y papel a manuscribir el texto. Primero para recordármelo, segundo para recordármelo y tercero para volvermelo a recordar.

Ana, tenía este texto guardado no se muy bien donde.. Cuando aparezcan los *guardaré en el blog para que no se pierdan.

¡Abrazos de H20 azucarados versión light!
I can, yo puedo, puc, puc. Divendres 2 setmanes non-smoking. Gràcies!

Ana del guisante dijo...

*Monty: ¿Recuerdas cuando nos hacían copiar 10 veces algo para que nos quedara claro? Yo jamás he olvidado poner la tilde en "algún". Precisamente por eso colgué yo en el blog este texto tan importante... lo copiaría 100 veces...
Me alegro de que sigas ganando el pulso. No te rindas. ¡Agua!
Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.