© de la imagen La meva maleta

lunes, 10 de mayo de 2010

Dormir, o no.



No cambiaría a mis hijos por nada del mundo.
No volvería a la vida sin niños, ya casi ni la recuerdo. No necesito tener la casa más ordenada, ni el pelo mejor cortado.
No quiero que el jardín no tenga columpio, no quiero tener menos ropa que lavar. Me gusta cocinar para cuatro, y no para tres, ni para dos. Me gusta el olor de leche con chocolate en el desayuno, me divierte ver un montoncito de zapatos debajo de la mesa.
Me gusta doblar ropa interior con dibujos de Disney. Canto con ellos Susanita tiene un ratón, y me aprendo los diálogos de sus películas favoritas para hacerles sonreír.
Me gusta ver como los pantalones se les quedan cortos en dos días, y me fascina ver cuánto han aprendido sin que yo me de cuenta. Me admira ver cómo superan sus retos, y como sonríen cuando por fin consiguen colocar la última pieza de la construcción sin derribar la torre. Me gusta ver sus manitas rechonchas pintando con rotuladores, aunque a veces se manchen los jerseys.
Me emociono cuando me besan con fuerza, aunque me llenen de trocitos de galleta pegajosa, y me desarman si me dicen que me quieren, y me digo a mí misma que la próxima vez que se caigan, su ángel de la guarda tal vez no pueda evitarles que se partan la cabeza. Y por suerte, esa vez no llega nunca.
He aprendido que repetir quinientas veces en una tarde que, por favor, no griten, no les baja el tono de voz, y que el hecho de que peleen entre ellos no es malo para ninguno de los dos cuatro. Sé que ponerles límites es imprescindible para brindarles seguridad, aunque a veces ellos no los respeten, ni los quieran.

No, no cambiaría nada. Aunque Bufón haya tosido la mitad de la noche, y la otra mitad me la haya pasado dándole agua y cambiándole las sábanas. Y aunque Marlin (el pez payaso) se haya levantado refunfuñando otra vez.


Nota: había empezado a escribir esta entrada para quejarme porque este fin de semana Bufón, que es un pésimo paciente, ha estado resfriado y no nos ha dejado dormir. Tiene una voz muy potente, y cuando llora, te ensordece. Me iba a quejar, pero no puedo. Ya dormiré mañana, o pasado, o no.

23 comentarios:

Mariapi dijo...

O no, Ana, o no.
De los cólicos del lactante pasamos a las toses...y después a la espera...la larga espera de los fines de semana, las maratones de estudio, recogerlos de la fiesta, el tren que han perdido...el caso es no dormir.
Mira, este fin de semana he estado revolviendo foticos, y es que me sienta fatal.
Me ha dejado blandita tu post. Añoro ése tiempo.

Un besote, y gracias.

Ana del guisante dijo...

*Mariapi: Ya has visto en qué se ha quedado mi enfado por el no dormir... la balanza siempre se decanta por el lado de lo bueno.
Veo a mi abuela preocuparase por su niño (de 63 años) y me doy cuenta de que no nos vence jamás el contrato de madre. Este sí que es un trabajo bonito, eh. Besos

La meva maleta dijo...

La naturaleza es sabia. Nos dota a las madres de suficiente sensibilidad como para disfrutar del esfuerzo titánico que significa educar a nuestros hijos...si no fuera así, el mundo hubiera terminado en dos días...

Muchos besitos a tu pequeñín. De los que curan.
;-)

Ana del guisante dijo...

*Mevamaleta: Cuánta razón tienes... o la naturaleza es sabia, o nosotras somos tontas, porque casi todas repetimos :-)) Mi pequeñín recibirá el besito de tu parte, seguro que mejorará pronto, o servidora se dormirá sobre el ordenador... Besos para ti y para la tropa

blanche dijo...

je je,todas las madres sabemos de lo que hablas;pero je je (voy a ser mala)te gusta el olor de la leche con chocolate,y el de los pañales sucios?;Estoy contigo en que debemos ser tontas(o masocas)porque casi todas repetimos y yo de verdad lo que peor llevo es no tener tiempo para mi,porque a todos los sitios me los tengo que llevar a la espalda.Por cierto,que se mejore el enano y le mando besos con sabor a jarabe.

Ana del guisante dijo...

*Blanche: sí, aunque te sorprenda, me gustan todos esos asquerosos olores. Sí, porque olerlos significa que puedo estar todo el tiempo posible con mis hijos. Te aseguro que había escrito la entrada para quejarme, pero incluso el sueño que tengo hoy me parece con sentido. Al pochito le doy los besos de su tía, le curan fijo. Besos para tí también

meloenvuelvepararegalo dijo...

Fin de semana pasado con mujeres varias, situaciones diversas, algunas madres, otras no, opiniones diferentes...

Alguna de las no-madre comentaba que la maternidad se ponía en un pedestal cuando "simplemente" es un hecho natural y que antes no se le daba tanto valor, importancia...

Alguna de las sí-madre refunfuñando parte del tiempo por la falta de tiempo y la (cuasi)plena dedicación a la prole. Ya no más.

Hecho complejo el de la maternidad, cada una la vive como se la crea (del verbo crear). Pienso que, quizá la no-madre, si fuera madre opinaría de manera diferente, y la sí-madre tiene un discurso de queja, pero en el fondo no lo es tanto... o sí?
Ando leyendo a expertas en el tema...

Ana del guisante dijo...

*Meloenvuelve: ¿expertas? jua jua jua. Yo creo que cada persona vive su maternidad o paternidad según sus vivencias personales, su manera de ser, su estilo de vida, y, a veces, como puede, porque cada niño, dentro de una familia, es un mundo entero. No se puede dictar sentencias ni adoctrinar, no hay consejo válido más que hacerlo con el corazón lo mejor que se pueda, y no olvidar que estas personas son otra persona diferente de ti, y que tu única función consiste en acompañarles en SU camino hacia la vida autónoma. No sé si te he ayudado en algo :-)) Besitos

Miguel Baquero dijo...

Aunque solo tengo una niña pequeña, estoy contigo que parece que no hubiera tenido una vida anterior. Ahora está con la época en que de vez en cuando tiene algunas pesadillas y aunque ningún médico lo recomienda y es posible que tenga efectos nocivos, me gusta decirle "venga, vente a la cama con los papás", y se acurruca entre los dos, calentita, y se me queda mirando con una cara de gratitud que ya me deja despierto toda la noche...

Ana del guisante dijo...

*Miguel: Dos o tres entradas más abajo puedes leer una frase genial: Tus hijos sólo tienen una infancia.
¿Te necesita? hazle sitio. Yo no lo he hecho nunca, un niño entero es demasiado guisante para mí. Yo intento colarles el muñeco. ¿Tienes miedo? Pues te dejo el oso que te regaló tu tío, que te cuida toda la noche (suele funcionar).

Mari dijo...

No tengo niños, todavia, no hay nada en el mundo que me haga más ilusión y más feliz, se que algun día llegaran, y ojala sea tan buena mama como tu.
Te admiro y apenas te conozco
Besos
mari

La Pintoreta dijo...

Ohhh por favor que entrada esta es de las que dejan huella...me dais ganas de tener niños....muchos besitos rellenitos de colores...Muk

ana dijo...

Pesolet... mil gracias por recordarme toooodo lo bueno... porque hoy, especialmente hoy, ESTOY AGOTADA. Y sólo es una... ainssss.

Un abrazo.

Ana del guisante dijo...

*Mari: No todo es tan bucólico como lo pinto, eh, que detrás de cada frase hay un poquito de mí que tiene que dejar paso a la madre. Es un sacrificio, el mejor sacrificio, pero como tal, cuesta. Aún así, merece la pena. Te lo aseguro.
Gracias por tu cariño. Un abrazo

*Pintoreta: tú tienes una ternura que es imprescindible, porque a veces te los comerías (de forma literal) Besos cariñosos.

*Ana: Ayer entré en casa a mediodía, y mi marido me dijo: te deseo paciencia, la vas a necesitar. Tarde prometedora... Y al final, todo salió bien. La paciencia es un buen remedio, pero el agotamiento no te lo quita nadie.
Besitos

monty dijo...

Annaaaaaaaaa, mUuUcChaaaa paciencia se necesita para lidiar con los pequeños. También mucha imaginación y creatividad que de eso tu tienes mUucha y "ala" a dormir lo no dormido mientras miran una peli... (por ejemplo). Yo en esos ratos siempre estoy OFF.

Ana del guisante dijo...

*Monty: ya, ya, paciencia imaginación, creatividad. Pero recuerda, la princesa del guisante no puede dormir en cualquier circunstancia y en cualquier lugar :-(

monty dijo...

Otras! Tienes razón! Mal asunto... MMMmmm, Castillooooo, princesaaaaa, guisaaaaante, mmm alguna bella doncellaaaaaaaaaaaaaa, mmmmmmmmmm

ART TO PATCH dijo...

Ja tens raó! Jo encara no he arribat a aquest nivell!tot arribarà! Però tb m'agrada aixecar-me mil vegades cada nit, consolar-lo quan té plora pel mal de panxeta, canviar-li les cacones.... no canviaria per res del mòn deixar de fer tot això i tornar a la vida d'abans! M'encanto mirant-lo com dorm i m'emociono cada matí amb les seves rialles al desperta-se!
Petons
Laura

Ana del guisante dijo...

*Laura: ai, reina, quina etapa més dolça vius, però tot el que et digui de com passa de de pressa és poc, aprofita-la i no et perdis res. Petonets

Sunsi dijo...

Qué liiindo lo que dijiste... pesolet. Jo soy tan boluda que me dejaban como un trapillo las noches en vela. Y ahora resulta que me quedo en vela porque "a ver si éste..." "que ella tenga suerte con el examen y..." "Qué horas y aún no ha llegado y quizá..."

Y la queja no acaba de serlo porque al final llegó temprano o se ha esforzado tanto...

¿Sabes una cosa, pesolet? (esta mater que me pisa todo... como si tuviéramos empatía) He estado ordenando fotos para devolvérselas a mis padres.Me las prestaron para preparar las bodas de oro. Y casi me pongo a llorar viendo a estos chavales cuando eran chiquitines. Qué bonita es la infancia, a pesar de la tos, las fiebres y etc.

Precioso post, ana.
Un petó

Ana del guisante dijo...

*Sunsi: el tiempo es tan efímero que me siento obligada a revisar fotos, a escribir sobre lo que vivo, porque NO DURA NADA. A veces digo, uy si hace dos días eran bebés, y escucho a mis abuelos o a mis padres decir, "hace dos días tú eras un bebé". Hay que beberse la vida a pequeños sorbitos, y no a grandes tragos. Besos grandes... gracias Sunsi

dra jomeini dijo...

Cielos...qué identificada me siento con este post...

Ana del guisante dijo...

*Dra. Jomeini: bienvenida al castillo. Qué cosa tan rara esto de ser madre, eh?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.