© de la imagen La meva maleta

sábado, 8 de mayo de 2010

Los palillos



Un comentario de Marina sobre la fuerza que hacen los corazones unidos me ha recordado algo que me enseñó mi madre cuando era pequeña. Era realmente pequeña, porque recuerdo que la encimera de la cocina me quedaba a la altura de la vista. En cuanto surja la ocasión contaré a mis hijos esta historia, y lo haré tal y como hizo mi madre.

No recuerdo en absoluto contra qué molino de viento luchaba, pero mi madre nos llevó a la cocina a mi hermano y a mí, y nos sacó una caja de palillos, de los de madera de toda la vida. Nos dio uno a cada uno, nos pidió que lo rompiéramos, y así lo hicimos. Luego nos dio dos, y luego tres, y cada vez nos pidió que los rompiéramos, todos a la vez. El grueso de palillos fue creciendo hasta el punto que ya no pudimos romperlos  "¿Veis como cuantos más palillos hay, más cuesta romperlos?, pues con las personas pasa lo mismo. Si luchas tú sola, no podrás ganar, pero si lucháis juntos, haréis muchísima más fuerza."

Luchar todos por la misma causa. Ésa es la estrategia.

11 comentarios:

Mariapi dijo...

Me ha gustado mucho la didáctica de tu madre. Tocar con las manos la fuerza de la unidad...por eso,cuando se quiere atacar algo, lo primero es deunir...y cuánto cuesta mantener la "argamasa" que nos mantiene junticos ¿verdad?Un beso, Ana.

Sunsi dijo...

Querida pesolet... Te iba a escribir algo parecido a lo que te ha dicho super mater. Desune y vencerás. Permanece unido y a ver quién puede con ese muro sin fisuras. Muy sabia tu madre...

Bsos, pesolet

Ana del guisante dijo...

*Mariapi: es obvio que la didáctica fue efectiva porque sigo recordando la enseñanza como si hubiese sido ayer... y mi madre lo aprendió de su abuela. Y ahora lo aprenderán mis hijos. Argamasa pura, un mogollón de manos unidas. Besos

*Sunsi: yo cuando quiero poner orden con los nenes siempre utilizo el divide y vencerás que hizo de los romanos la civilización que llegaron a ser. Mi madre es sabia de verdad. Besos

meloenvuelvepararegalo dijo...

Sabia y buena maestra. Lo importante es que la enseñanza fue aprendida y perdura!
Además os lo hizo experimentar que es cuando las cosas se aprehenden mejor.
Seguro que tus hijos también estarán igual de receptivos a la historia; creo que fascina.
Por cierto, la foto es muy muy chula.
Un besazo,

Ana del guisante dijo...

*Meloenvuelve: espero encontrar el momento oportuno para el "eperimento". Cuando me escucho enseñando lo que aprendí de mis mayores, a veces me emociono. Besos

La Pintoreta dijo...

Es precioso enla vida tener algien con esa capacidad de transmitir tan simplemete cosas tan importantes...es un historia preciosa...muchos besitos rellenitos de guisantes...Muak

blanche dijo...

yo que conozco a tu madre ya sé que tiene "enseñanzas" de esas para muchas cosas.Todavía me acuerdo cuando me la quedaba escuchando con la cabeza ladeada de ensimismamiento.Tambien yo utilizaré lo de los palillos con los mios.

Marta dijo...

Enseñanza muy gráfica para demostrar que la unión hace la fuerza. Se la robo a aviapésol con tu permiso, besos

Ana del guisante dijo...

*Pintoreta: es bonito recordar estas cosas, y compartirlas. Besos reales...

*Blanche: tiene una manera de contar las cosas que traspasa, que permanece... Seguro que tus niños también recordarán siempre que tienen que luchar unidos.

*Marta: toda tuya. La abuela del guisante estará encantada. Besos

monty dijo...

Ana, a tu abuela dile que ya somos dos. Yo también me quedo con esta leccion. Sí señora, la unión hace la fuerza, totalmente deacuerdo y más ilustrado imposible.
¡Petons i gràcies a tota la Saga-Pésol!

Ana del guisante dijo...

*Monty: Espero que sepamos transmitir a nuestros hijos toda esta sabiduría "de antes". Besos, y gracias a ti por tus comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.