© de la imagen La meva maleta

martes, 30 de marzo de 2010

Hoy necesito creer que esta historia es cierta.


Veamos lo que trae el tiempo...


Había una vez un campesino chino, pobre pero sabio, que trabajaba la tierra duramente con su hijo. Un día el hijo le dijo:

-¡Padre, qué desgracia! Se nos ha ido el caballo.

-¿Por qué le llamas desgracia? - respondió el padre - veamos lo que trae el tiempo...

A los pocos días el caballo regresó, acompañado de otro caballo.

-¡Padre, qué suerte! - exclamó esta vez el muchacho -. Nuestro caballo ha traído otro caballo.

-¿Por qué le llamas suerte? - repuso el padre - Veamos qué nos trae el tiempo.

En unos cuantos días más, el muchacho quiso montar el caballo nuevo, y éste, no acostumbrado al jinete, se encabritó y lo arrojó al suelo. El muchacho se quebró una pierna.

-¡Padre, qué desgracia! - exclamó ahora el muchacho -. ¡Me he quebrado la pierna!

Y el padre, retomando su experiencia y sabiduría, sentenció:

-¿Por qué le llamas desgracia? ¡Veamos lo que trae el tiempo!

El muchacho no se convencía de la filosofía del padre, sino que gimoteaba en su cama. Pocos días después pasaron por la aldea los enviados del rey, buscando jóvenes para llevárselos a la guerra. Vinieron a la casa del anciano, pero como vieron al joven con su pierna entablillada, lo dejaron y siguieron de largo.

El joven comprendió entonces que nunca hay que dar ni a la desgracia ni a la fortuna, valores definitivos, sino que siempre hay que darle tiempo al tiempo, para ver si hay algo más...sea esto, malo o bueno.

La moraleja de este antiguo consejo chino es que la vida da tantas vueltas, y es tan paradójico su desarrollo, que lo malo se hace bueno, y lo bueno, malo. Lo mejor es esperar siempre el día de mañana, pero sobre todo confiar en Dios, porque todo sucede con un propósito positivo para nuestras vidas.....y quizás orientado a nuestra misión.

13 comentarios:

Sunsi dijo...

Pesolet. Una historia con moraleja que la has bordado. Sólo vemos la parte trasera del tejido. Michos gurruños e hilos sueltos. Pero el tapiz está quedando precioso. De momento no podemos admirarlo... Verás cómo luce cuando esté acabado. La Esperanza... la confianza...

Te mando todo mi apoyo y mi cariño.

Bona nit, pesolet

Ana del guisante dijo...

*Sunsi: esta historia la conozco desde hace mucho tiempo, y viene a mí a menudo, como si me llamara. Tengo que tomar una decisión que cambiará mi vida. ¿Fácil, eh? Gracias por tu apoyo y cariño, los necesito. Besos

Sunsi dijo...

Pesolet... Me he quedado catatónica.. "una decisión que cambiará mi vida..." Si te sirve la ayuda de una talludita con bastantes baches en el camino... no dudes en lanzar un SOS. Y, por supuesto, TODO mi apoyo, mi cariño y mis oraciones. No es nada fácil tomar decisiones.

Te mando un beso flechado desde Tarraco.

Mariapi dijo...

Ana:

"pero sobre todo confiar en Dios, porque todo sucede con un propósito positivo para nuestras vidas.....y quizás orientado a nuestra misión"...

Pues seguro que no te equivocas. Un besote, ánimo.

Ana del guisante dijo...

*Sunsi: la decisión es de tipo laboral, y tome la que tome, cambiará mi vida. Sólo tengo que confiar en que atino con el camino que elijo.... y aquí enlazo con Mariapi:

*Mariapi: Tengo un nudo tan grande en el estómago que no puedo comer ni dormir, ni con valerianas. Seguro que Dios me ayuda, pero, como decía el chiste aquel de Eugenio "¿¿¿qué hay alguien más???"

Besos a las dos.

Mariapi dijo...

Ana¡claro que hay "alguien más"! Todo el equipo de "blogueras" y un montón de gente que te quiere muchísimo, estoy segura.
Normal que no duermas ni comas...venga, a la piscina de cabeza...y si necesitas algo, a tu disposición.

Ana del guisante dijo...

*Mariapi: Ciertamente, la compañía se nota, pero lo que yo necesito es una solución y eso depende de mí... aquí me tienes, rezándole a la Virgen del Clavo Ardiendo. Menuda letanía.

La meva maleta dijo...

Una história preciosa Ana. La cuentas maravillosamente, ojalà tuvieramos unos dados màgicos que ayudaran un poco en estos momentos!
Ana estoy con Mariapi...claro que hay alguien más, aunque la decisión la tengas que tomar tu sola. Ánimos guapa, todo saldrá bien. Sé valiente y adelante...

Y sobretodo, cree en ti misma, que tú vales mucho!

Un beso muy, muy grande!
Carme.

Ana del guisante dijo...

*Carme: la historia no es mía, pero me sirve mucho en este momento... y lo de valer... ay, qué miedo me da... Besos grandes, y ya nos queda menos...

ana dijo...

eeeeeeeeeeeeeoooooooooooooooooooooooo!!!!!

eeeeeeeeeeeeeeeeeeoooooooooooooooooooo!!!!

(Recuerdas nuestro saludo al llegar a casa, esa imitación a "Tricicle" en la isla aquella?????)


Pues eso:

eeeeeeeeoooooooooo!!!!!

ESTAMOS AQUÍ!!!

Ana del guisante dijo...

*Ana: eeeeeeeeeeeeeeeeeeehhh! (hay que ver qué bruticas eramos-somos jajaja)
Os siento aquí. Cada paso que voy dando se lo cuento a personas que me son desconocidas físicamente, pero con las que me siento querida y protegida. Y contigo, que es como si estos 15 años no hubiesen pasado... si es que casi te oigo gritar al final del pasillo.

Besos grandes

meloenvuelvepararegalo dijo...

La historia china y su moraleja son muy acertadas, suelo seguir esa filosofía la mayoría de las veces: aceptar las cosas como vienen, intentando mirar su parte positiva que seguro que siempre la hay.
La decisión laboral va a ser para bien. Seguro que los nuevos trayectos (desplazamientos o lo que sea que tengas que hacer)te enseñarán algo y te servirán de mucho.
Otro saludo, igual de animoso!

Ana del guisante dijo...

*meloenvuelva: Seguro que sí. Hay que dejarse llevar. Gracias por tu comentario. Un abrazo grande.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.