© de la imagen La meva maleta

martes, 5 de abril de 2011

El duelo

(M, habla de ti, así que siéntate, y léetelo con calma)

Hemos tenido que hacer un esfuerzo por no llorar las dos. Si no hubieras podido retener la primera lágrima, habríamos acabado a moco tendido, y llorar así en una tienda no está bien, porque cualquier atisbo liberador producido por el llanto, te hace sentir mal, por estar en un sitio público.

Hoy has podido admitir, con un hilito de voz, lo que yo intuía, que aún estás tan triste por la muerte de tu padre. ¿Cómo quieres estar? Si se fue hace apenas 5 meses...


Te quería contar, justo cuando ha entrado esa señora, que hay que dejar tiempo a sanar las cicatrices del alma. Se parecen mucho a las del cuerpo. Si no se cierran, dan problemas. Si se cierran en falso, tarde o temprano tienes que abrirlas, hurgar y limpiar bien, y esperar a que cierren, y siempre queda una cicatriz más fea. A menudo cierran de forma silenciosa, y un día triste de lluvia o exceso de viento se nos despiertan con un picor, para que sepamos que siguen ahí.

Las cicatrices tienen, a mi entender, una utilidad, más allá de ser un mero cerramiento de la herida que fue: también está para recordarnos que somos vulnerables. Igual que nos mareamos cuando vemos sangre, por un mecanismo fisiológico que intenta preservar nuestra integridad física, intentando que no nos desangremos sin enterarnos, el simple hecho de ver una cicatriz nos hace recordar cuánto sufrimos.

En tu caso, el dolor espiritual que te producirá cada vez que sientas la ausencia de tu padre irá disminuyendo hasta un punto de aceptación. Sí, sé que te sabes la teoría, porque la pasaste cuando perdiste a tu madre demasiado pronto.

Pero ahora tendrás que hacer un esfuerzo doble por no dejarte caer en el dolor por el dolor. La función del dolor, como la del mareo en la visión de la sangre, es protegernos de una agresión. La agresión se llama ahora Muerte. Irreversible e inevitable. No podrás volver a la perfecta y deseable situación anterior. No. Pero no puedes dejar de mirar hacia el futuro, aunque éste no se parezca al que habías soñado, o al que tenías derecho.

Tienes que armarte de ganas de vivir, tienes que saber que estarás mejor. No, no dejes de llorarle todos los días un poquito, tienes derecho a estar triste, tienes derecho a recordarle. Pero que ese poquito no sea un llanto de desesperación por su ausencia, sino de emoción por su recuerdo. Tienes muchas personas a tu alrededor que merecen tu alegría, aférrate a ellas, y utilízalas como excusa para seguir adelante. Y no pierdas la ocasión de contarle todo lo que te pasa a tu padre como si le rezaras, porque estoy convencida de que él te escucha de alguna manera, seguro que preferiría verte feliz. Y si me necesitas, silba.

19 comentarios:

Tita dijo...

Hazle caso, M. Qué suerte tener una amiga como la Princesa.

A mí ya se me cerraron bien las cicatrices, y sé de lo que habla.

Abrazos

Itsaso dijo...

Qué bonito y qué triste al mismo tiempo... me he emocionado. Un beso a las dos.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Tita: M es una nueva amistad. Cuando pueda llegar al fondo de su alma estoy segura de que me sorprenderá. Y yo... soy un pequeño desastre, porque he tenido que esperar todo este tiempo, porque hasta ahora no había sabido qué decirle. Un beso

*Itsaso: cuando he hablado con ella y la he visto tan frágil hubiera llorado, pero así no se ayuda, ¿no? Un beso

maría dijo...

que bueno poder aliviar a amigos, aunque es verdaderamente dificil segun el caso...
qué hacer cuando a unos amigos les arrebatan un niño de dos añitos?
pero hay que estar ahí...para lo que sea, para ayudar, para reir, para llorar osimplemente estar.
un beso

Marta dijo...

Ana, muchas gracias por estas palabras tan bonitas y reconfortantes, aunque me estén haciendo llorar, eres una persona realmente especial, pero que muy especial, me encantas porque eres muy positiva, alegre y muy realista y sabes hablar, aunque digas que dices las cosas tal como te salen y que hay a gente que le molesta, a mí me hace de todo menos molestar, y una cosa te digo,te tienes que llamar Ana porque eres especial, y seguro que llegaremos a ser unas muy buenas amigas, en Bcn una de mis amigas de las de verdad se llama Ana, aqui ya sabes a que Ana tengo y ahora sumaré una mas a mi lista,3 Anas tengo en mi vida y muy especiales para mi todas!!!

TC dijo...

M, mucho ánimo, se por lo que estas pasando por experiencia propia. El tiempo será tu gran aliado, te lo prometo, pero mientras tanto, no deja de ser duro que mientras llega ese momento en el que las cosas se hacen un poco más llevaderas, el día a día hay que pasarlo, y no es fácil.

Ana, tienes una forma de hablar que reconforta. Estoy segura que a M. le ayudarán tus palabras. Muchas veces, no hace falta más, solo saber que la gente te apoya, te comprende y se solidariza con tu situación. Eso, ayuda a coger fuerzas para seguir adelante. Gracias por ser tan especial.

ALMUDENA dijo...

Hola Ana soy la hermana pequeña de M y me ha enviado el enlance que panzon de llorar y eso que a mi me cuesta,pero tus palabras son muy bonitas y dices unas gran verdades, nos esta costando mucho a todos remontar de lo de mi padre pero sobre todo a M, pero con amigas como tu que le hablas asi seguro que poco a poco se ira encontrando un poquito mejor, muchas gracias por ser su amiga, cuidala mucho que vale la pena.besos.

Ana, princesa del guisante dijo...

*María: No creo que haya consuelo alguno para la pérdida de un hijo. Lo único que se puede hacer es acompañar, y ser lo más fuerte posible para estar en condiciones de ayudar, como tú dices, para reír, o llorar, o simplemente estar a su lado y dar la mano. Bienvenida al castillo, un beso.

*Marta: cuando me dices estas cosas me pones la piel de gallina, porque yo me considero una persona más bien normalita, lo que pasa es que me ha tocado luchar muchas veces, y me sé el camino. Puedes dar por hecho que si puedo ayudarte, aunque sólo sea con una sonrisa, así va a ser. Lo de llamarse Ana, veo que es una ventaja para llegar a ser tu amiga :-) pero te advierto que somos legión. Un beso grande.

*TC: Supongo que no es más que capacidad de empatía, de ponerse en la piel del que sufre, y comprender el sufrimiento ajeno. Agradezco a Dios todos los días mi capacidad de alegría, porque ayuda a salir a flote, y ahora me doy cuenta de que no sólo a mí. Un beso grande.


*Almudena: imagino el sufrimiento que habéis pasado, y sé cuánta falta le hacéis a Marteta. Espero que podamos llenar su corazón. Un beso

Dolores Ceballos dijo...

Princesa, hasta cuando dura ese duelo?.
Lo peor es la soledad, saber que estás rodeada de gente que te quiere y ser incapaz de valorarlo porque piensas sólo en el que te falta.

Ana, Princesa, pareces una gran amiga de tus amigas. Verás cómo se recuperará de su duelo, y con tu ayuda, mucho mejor.
Biquiños

Ana, princesa del guisante dijo...

*Dolres: Ay, hija, me parece que el duelo no tiene fecha de cadducidad. Mi abuelo falleció hace 25 años, y yo sigo triste por eso. En cuanto a la amistad, como con todo, hago lo mejor que puedo. Bicos

Mariapi dijo...

El sufrimiento necesita tiempo y cariño para pasar a ser "sólo" dolor...y eso ya es un gran paso.
M, soy una desconocida que rezaré por tí, para que pase pronto el duelo. Un beso.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Mariapi: no tengo la menor duda de que así será. Porque eres una gran persona, capaz de ponerte en la piel del otro, y sufrir con él. Un beso mujer sol.

La meva maleta dijo...

No sabes cuánto me gusta tu comparación de las cicatrices del alma con las del cuerpo, por cierta y también por bella.

La cicatrización de las del alma es lenta, es cierto, pero cuando llega deja una sensación de paz que nos permite recordar a quienes se fueron sin ahogarnos en la pena.

Espero que M lo logre pronto...creo que tiene suerte de tenerte cerca.

Besos

Laura dijo...

Hola Princesa !
Mis heridas aún sangran, pero quiero que sepas que leer tu mensaje a M, me ha hecho bien, el mismo bien que espero le haga a ella.

Muchas gracias Ana.
Un besito !

Anna Pujabet dijo...

Mi querida princesita, sigue poniendo tiritas de palabras dulces en tantas cicatrices como encuentres.. leyéndote, no solo ella se beneficia de eso.
Petonets.

mOnTy dijo...

Una tirita suave, la que tu le has puesto, Ana.
¡Un abrazo!

Ana, princesa del guisante dijo...

*Mevamaleta: Seguro que a M le viene bien el tironcito hacia arriba que le estamos dando entre todos. Un beso grande.

*Laura: Poco a poco. Dar tiempo a que se cure siempre es mejor que dejar que se cure mal. Me alegro que te haya reconfortado a ti también, Un beso.

*Anna Pujabet: siempre que se siembra, alguna semillita es robada por el pico de un ave, y también así se hace bien. Un petó

*Monty. siempre que se pueda hay que echar una mano, aunque sea con palabras. un abrazo

Ana dijo...

Por Dios, vosotras habéis contenidos las lagrimas porque estabais en un lugar publico, y que se supone que he de hacer yo ahora? estoy en el mismo lugar, leo todo lo que habéis escrito pero... no tengo la misma fuerzas que vosotras...
Les tengo mucho aprecio y mucho que agradecerles por estar cerca. M. ánimos lo iremos superando juntas.
Un abrazo a las dos!

Ana, princesa del guisante dijo...

*Ana: pues lloramos. Tengo por norma no dejar que nadie llore sólo en mi presencia.

Nosotras tenemos suerte de tenerte a ti. Eres un ejemplo para mí en más cosas de las que crees. Besos grandes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.