© de la imagen La meva maleta

domingo, 3 de octubre de 2010

Menús familiares

Cuando el calor empieza a despedirse, toca cocinar más.

Decir que me gusta cocinar tal vez sería exagerar. Pero hay que hacerlo. Y variar menús, y sacarle partido a lo que se compra.


Haciendo caso a las señoritas...


POLLO A LA CERVEZA, SIN GUISANTES.

Para 4 personas,

8 jamoncitos de pollo, o 4 cuartos traseros, o un pollo troceado...
4 dientes de ajo
Buen aceite de oliva
Una lata de cerveza. (tener a mano otra, si la cantidad de pollo es mayor)
Romero, tomillo, cebollino, laurel u otras especias al gusto.
Un puñadito de piñones
Tomates secos

Calentar en una sartén grande dos cucharadas de aceite, dar un golpecito a los ajos (no es preciso pelarlos) y freírlos. Sazonar el pollo y freír en el aceite con los ajos. Cuando ya está dorado, añadir las especias, e ir incorporando la cerveza, pero en un par de veces, de forma que no quede el pollo nadando en líquido, sino que se vaya cocinando lentamente. Añadir al cabo de 15 minutos los piñones y los tomates secos, y dejar que se cueza totalmente (no pongo el tiempo, porque eso dependerá del tamaño de los trozos de pollo y de la forma en que se corten). Añadir más cerveza hasta que la coccion finalice. La cerveza y los juguitos que suelta el pollo y las especias se van a reducir hasta formar una salsita.

Que lo disfruteis.

24 comentarios:

La meva maleta dijo...

Oye Ana, me encantan tus vacas reivindicativas...Me uno a la sugerencia!
Sobre la receta: La cerveza, ¿pierde el alcohol durante la cocción? Es decir...es apta la receta para menores?

Si es así, ya tengo resuelto el menú de mañana!
Gracias guapa!
;-)

Ana, princesa del guisante dijo...

*Mevamaleta: apta para todos los públicos. El alcohol se evapora con la cocción. Parece que mañana comemos lo mismo :-) envidriosa

Mari dijo...

Yo los dias de trabajo no como en casa, pero el sabado cocinare yo, y hare pollo a la cerveza. Ya os contare.
Besos
Mari

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE
SALUDOS ANA

ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

José
Ramón...

Marta dijo...

ja,ja ¡adiós pollo reseco!... pensaba que la segunda cerveza era para irla bebiendo y cocinar con más chispa; mejor toda pal pollo, no vaya a ser que acabemos hablando con él de gallinas, huevos y pollitos. Imprimo y cocino. Gracias!

Ana, princesa del guisante dijo...

*Mari: pues ánimo. Lo de los tomates secos es una incorporación estelar de última hora. Sin tomates sale rico también.

*José Ramon: La poesía está fenomenal, aunque me ha resultado
un
poco
complicada
para
leer
:
-
)

Bienvenido al castillo.

*Marta. ¿¿¿pollo reseco???? jamás, ni las pechugas "estopencas". Atención: pechuga en filetes, salar, meter en un bol. Completar con leche hasta cubrir las pechugas. Dejar unas horas en ese adobo en la nevera. Escurrir el caldito resultante. Mezclar pan rallado con orégano. Empanar, freír, comer. Blanditas blanditas.
¡De nada!

Ana, princesa del guisante dijo...

*Marta: que la cerveza, ya sabes que a mí no me va. Pero si cocino el fin de semana y se amanece Marido por ahí, inevitablemente necesito dos cervezas para el pollo...

Mariapi dijo...

Ana, pues yo necesito muchas cervezas, para el pollo en la cazuela y los polluelos que dan vueltas por la cocina..., bueno y gallina-madre y gallo-padre.

Copio y pego. Gracias, besicos.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Mariapi: a mí no me gusta la cerveza, y el resto de alcohol, lo entiendo exclusivamente como algo social, jamás he bebido estando sola en casa. La primera vez que hice el pollo con cerveza y Marido vio la lata, me miró como diciendo "No te conozco. Sal del cuerpo de mi mujer.." jajaja
Te recomiendo que lo pruebes, es sorprendente. Aunque tengas que multiplicar por dos o por tres los ingredientes :-)

MadreYMas dijo...

Qué buena pinta!!!
Yo añadiría una tercera cerveza para ir apurándola mientras cocino... Mmmmm.

Me la imprimo ya!
Esta semana cae!

Lo de las pechugas también me lo apunto... qué interesante. En casa (hasta ahora) sólo entraban filetes de contramuslos de pollo porque odiamos las pechugas resecas!

Besos, Pesoletina.

Ana, princesa del guisante dijo...

*MadreYMas: las pechugas empanadas con leche son uno de los platos favoritos de mis hijos. Acertarás seguro. Un beso, linda.

Madrid Naïf dijo...

Ufff, creía que la segunda cerveza a tener a mano era para darle alegría al momento!! que tampoco estaría mal...
Me apunto el truqui de las pechugas en leche (eso lo hago yo con los filetes de ternera, para qua la peque no pueda decir que se le hacen bola). Otra opción para que las pechugas queden más jugositas y sabrosas es meterlas en huevo batido con sal y especias al gusto (yo le pongo pimienta y romero), y a veces unas gotitas de coñac.

Rhiannon dijo...

Humm qué rico... a mí sí que me gusta la cerveza, y estoy aprendiendo a cocinar con ella.
Precisamente hoy estaba pensando que me apetece comer pollo a la cerveza (aunque mi receta es bastante distinta). Igual me animo y pruebo la tuya.

Un abrazo.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Madrid Naïf: Está bien, también lo del huevo. Yo lo que he hecho muchas veces, en plan dieta, es marinar las pechugas en limón, y luego, pasarlas por la plancha. Mucho más suaves....

*Rhiannon: venga, anímate a contar tu receta :-) yo sólo sé esta.
Un abrazo

Marta dijo...

Pesoleta!!!! mis hijos van a querer conocerte...Sigo aceptando ideas crujientes! y te las agradezco muchísimo. El pollo nada en cerveza...y he dado un sorbo! de la segunda, ummm, huele bien. Ahora echaré los piñones...ya me he comido un puñadito, mujer sin remedio!

Ana, princesa del guisante dijo...

*Marta: porloquemasquieras... no me hables de comida, que me queda más de una hora para comerme mi pollo... aisss. Y feliz aperitivo: cervecita con piñones. Cómo te cuidas :-))

Marta dijo...

Ana Reina del castillo a sus pies!!!! a partir de ahora bautizamos a tu pollo "Pollo pesolet" y eso que no lleva guisantes. Les ha encantado! Gracias

Monty dijo...

Con especias y cerveza... nos encanta.
Al horno chup, chup y unas patatitass a rodajas. Cocinado así vuela el pollo en mi aldea... Petons.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Marta: bien por ti. Has triunfado con tu gente. Pollo pesolet... ¡me gusta!

*Monty: para que todo esté mejor, tienes que tener tus propias hierbas aromáticas, recién recogidas son de lo más :-)

tomae dijo...

...esto, para los Domingos, con prisas, lo del chiste ese...el animal que da mas vueltas después de morir...Besos Princesa!

Marina dijo...

Si claro, mírala ella...¿Y que hago yo con el régimen que me pondrá...NO, que me IMPONDRÁ mañana el médico? Ya le contaré tu receta a ver si me deja hacerla, pero lo que seguro que no me deja es mojar pan. Repito: Mírala ella.

Besos

sunsi dijo...

Pesoleta...Rico. Tiene que estar riquísimo. La cerveza es muy buena compañía para las carnes. Probaré la receta y te digo. Gracias, Princesa, por compartir todos tus secretillos.
Petons

meloenvuelvepararegalo dijo...

Yo mañana también como pollo... pero sin cerveza! Lo acompañan unos champiñoncitos más majos ellos...
Pero otro día le diré a la cerveza si quiere acompañar al pollo!
:)

Ana, princesa del guisante dijo...

*Tomae: pues yo me lo comí el lunes :-)) El mío murió... de coma etílico jajaja

*Marina: para dieta, lo mismo, pero pollo sin piel. Confía en mí, sé de lo que hablo.... y de pan, pues una rebanadica Bsss

*Sunsi: Se confirma. Rico de narices. En lugar de tomatitos está de muerte con unas ciruelitas pasas. Petonets

*Meloenvuelve: ya, lo que tú temes es que los champiñones se tomen la cervecita y te pidan luego unas tapas :-P

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.