© de la imagen La meva maleta

miércoles, 27 de octubre de 2010

Cinco años

Algunas fechas importantes pasan desapercebidas por la mayoría. Pero yo tengo una memoria bastante buena para los aniversarios y las efemérides familiares. Recuerdo los días de cosas buenas, principalmente, y tengo un  vago recuerdo para las malas. Nunca me regodeo en el dolor de hundirme cuando es el día que hace años pasó algo malo, prefiero celebrar lo bueno.

Hace 5 años y un día estuve en un curso en Madrid. Quedamos unas compañeras y yo en ir a ver el musical Mamma Mía. Y tenía una certeza que no podía comprobar, porque hacía a penas 26 días desde el principio de mi ciclo. Recuerdo que ya le hablé, le pedí disculpas por meterle en un lugar tan ruidoso, a él, tan pequeño. Nadie sabía que estaba dentro de mí, pero había algo me decía que ya vivía.

Un día después, por la mañana, una tímida rayita rosa confirmó mi intuición. Y mi pequeño Bufón pasó a ser una realidad. Un milagro.



Sólo su padre y yo entendemos la grandeza de ese día. Me empeñé en darle un hermano a nuestro primogénito, sabía que nuestra familia no estaba completa. Pero mis antecedentes recomendaban muchísima prudencia en un embarazo. Luchamos por su existencia por encima del miedo. Quedaba más de un mes de angustia por saber de su continuidad y la preocupación por que estuviera bien ucado en el útero, y no en algún lugar perdido dentro de mi cuerpo.

Aposté por él, y ganamos todos. Hoy, ese cascabelito que anidó en mí, es la alegría de nuestro hogar. Sus bracitos nos abrazan todas las mañanas, y su sonrisa es capaz de iluminar un edificio de 20 plantas. Es inteligente, movido, curioso, y gracioso. Es travieso, pero con buenos sentimientos. Es trabajador, constante, terco y dulce. Esta mañana, cuando sus ojitos estaban abiertos, pero su corazón seguía dormido, he besado su pelo y le he susurrado: "Felicidades, bebé".
Soplo las velas de esta tarta imaginaria y le pido a Dios que su vida sea plena y dichosa.

18 comentarios:

Mariapi dijo...

Felicidades, Ana. Nos acostumbramos, pero la concepción es un milagro. Y tienes la sensibilidad de percibirlo y aberlo explicar.
Me he emocionado. Un abrazo.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Mariapi: sus tiempos se nos escapan constantemente de las manos. Me gusta parar, y aspirar el aire de lo que fueron para sentir su olor... su olor. Seguro que recuerdas cómo olían cuando nacieron :-) Un beso, guapa.

MadreYMas dijo...

Como dice Mariapi, es un verdadero milagro concebir.
Jo, la verdad que la emoción inicial, ese subidón, esas dudas al saber si todo irá bien, esa dulce espera...
Y ese olor cuando nacen... Guau.
No hay nada que lo supere.

Enhorabuena por haber sido terca. Como HU te diré que seguramente Marlin te lo agradezca a diario.

Besos y felicidades!

Lisset dijo...

Muchas felicidades, princesa. La vida sigue siendo lo más preciado y precioso que tenemos y sí, es un verdadero milagro. Yo tengo un solo milagro y lo es además de verdad, después de sufrir muchas pérdidas. Son una maravilla y sí, recuerdo tan bien su olor, como a caramelo, no sé, que rico! Besos.

Ana, princesa del guisante dijo...

*MadreYMas: Marlin lo pasó muy mal. Muy mal. O peor. No puedes imaginar lo duro que es cuando el mayor, viendo fotos de pequeñito, te dice "Mami, mira qué contentos estábamos cuando no estaba Bufón". Ahora ya le quiere, y ya no recuerda el tiempo sin él. Y siempre, siempre, ha merecido la pena. Un besito a ti (y espero con emoción que nos dés una buena noticia)

*Lisset: Yo hubiera querido que mis hijos se llevasen dos o tres años. Se llevan 4, porque tuvo que ser así. Yo hubiera querido que Bufón fuese una niña. Y es un hombrecito al que no cambiaría por nada del mundo. Si él no hubiese llegado, habría tenido que cambiar la composición mental de familia que me había hecho. Al fin y al cabo, ¿quiénes somos para exigir los regalos de la vida? A lo mejor el sino de tu hija consiste en no tener hermanos... Un beso

ana dijo...

Son un verdadero milagro... eso mismo me dije hoy cuando diminuta, no tan diminuta, se ha despedido y ha entrado en el cole.

Y bien dices, no somos quiénes para exigir regalos... pero sí quiénes para agradecer todo lo recibido.

Un abrazo.

La meva maleta dijo...

Una y mil veces felicidades, Ana...estaba escrito que tenía que venir. Quizás antes de que nacieras tú.

Y no te obsesiones, por la rotundidad de las afirmaciones de Marlin, la célebre frase, se oye en todas las casas dónde hay más de un hijo. En la mía también, por supuesto.

Muchos besos
;-)

Ana, princesa del guisante dijo...

*Ana: sí, un milagro. Fruto del amor, o no. Una vida (o varias)vidas nuevas a partir de otras dos. Con cosas que se nos parecen, y otras distintas... qué grande. Un beso, guapa.


*Mevamaleta: es verdad, su vida tenía que ser. Y lo que nos dará. Es un buen individuo para todos, especialmente para su hermano. Petons.

TC dijo...

Precioso aniversario Ana. Felicidades a ti y a tu marido por esa templanza para ir contra viento y marea para conseguir un hermanito para el primogénito, a pesar de los riesgos.

Me has emocionado al leerte, debo llevar unos días tontorrona. Ojala pronto te pueda contar una historia parecida, aunque me conformo con que ocurra el milagro una vez.

Mari dijo...

ENHORABUENA!!!!!
Y con mayusculas, felicidades por este precioso momento y por los anteriores.
Mari

Mari dijo...

TCN,ojala............!!!
Yo tambien lo añoro, por que ya no es un deseo, es una añoranza

tomae dijo...

...Princesa...Del! yo recuerdo...jajaja lo que yo recuerde poco tiene que ver con todos tus/vuestros recuerdos, poco poco poco...(seguro eso no lo olvidaré nunca), pero lo de la rayita esa roja, que me enseñaron por primera vez...cuando vi la rayita esa aprendí, en directo el significado de SIEMPRE, nunca lo olvidaré...

Felicidades a Bufón! Me has hecho pensar en nuestra L. también de 5 (he ido a darle un beso)...Bona nit!

meloenvuelvepararegalo dijo...

La vida a veces te da esos regalos.
Hay que disfrutarlos, sorprenderse y aprender de ello.
Felicidades a los progenitores! por la criatura que tuvisteis.
un beso a repartir,

Ana, princesa del guisante dijo...

*TC: me recuerdo a mí misma por aquel tiempo con unas orejeras de burro que me impedían mirar hacia otro lado.

*Mari: gracias bonita. Ese recuerdo que vive en nosotros ahora ya forma parte de los demás, es otra sensación increíble

*Tomae: siempre... qué palabra más grande, eh. Un abrazo, chico

*Meloenvuelve: es un regalo, sí señora. Y respecto a lo del beso a repartir, yo lo distribuyo :-) uno entero para ti.

La Pintoreta © dijo...

Ohhhh princesa, avui despres de les vacances, no he pogut resitrme a llegir el teu fantàstic post....espero algun dia poder sentir aquestes sensacions úniques....molts petonets i felicita al teu princep amb un petó d'estrella de sucre..muak

Ana, princesa del guisante dijo...

*Pintoreta: benvinguda, guapa. El meu petitó agrairà el petonet, és un gormant :-) Una abraçada de panellet.

Madrid Naïf dijo...

Enhorabuena por ser tan valiente!!
Yo tuve muchos problemas en el embarazo y mi hija nació muy prematura y con problemas de salud que la hicieron pasar por quirófano con menos de 900 gr (de vida, como digo yo). Tuvimos mucha suerte, hoy está sana y casi recuperada. Me encantaría darle algún hermanito, pero no tengo la valentía necesaria para pasar por todo aquello otra vez. Si tan sólo me aseguraran un final tan feliz como el primero...
Besos

Ana, princesa del guisante dijo...

*Madrid Naïf: verle crecer justifica absolutamente todo: los tratamientos, las intervenciones quirúrgicas... Y te digo también que conozco a una chica que tras muchísimos problemas de salud con el primer embarazo, adoptó al segundo niño. Y no pueden ser más felices. Un beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.