© de la imagen La meva maleta

viernes, 15 de octubre de 2010

En ruta

Suelo viajar en coche en esta época del año, y muy a menudo me acompaña la suave bruma de algodón de la niebla. La detesto. Si no has vivido donde vivo yo, no puedes imaginar el impacto que produce no poder sentir el calor del sol, ni ver su luz, a veces durante varios meses seguidos.


Hoy me he estrenado. No ha sido, por fortuna, durante todo el tiempo, pero en algunos kilómetros, mi visión de la carretera ha sido esta. Y os aseguro que la foto ha sido benevolente, porque yo no veía tan bien...

Los viajes largos en soledad dan mucho tiempo para pensar. La radio suele fracasar en la lucha desigual contra las montañas, así que poco después de adentrarme en el prepirineo, quedamos a solas mis miedos y yo. Mi soledad y mi serenidad. Los recuerdos dolorosos y las sonrisas.
Hoy me he estrenado en una sensación: la de intentar captar algo bello para contar aquí. Por supuesto he olvidado la cámara de fotos en casa, había pensado en llevarla conmigo para recoger imágenes del día de hoy. Con mi móvil (no sé quién tuvo la idea, pero le deseo una larga y próspera vida), he captado la paz de este pantano, para dejar testimonio en este estraño rincón que he estado echando de menos toda la mañana.


No he podido captar bien su luz, su profundidad, el olor a agua ni el sonido hueco de mis pies junto a la orilla del agua, que tenía a apenas un metro más abajo.

Como casi siempre, lo mejor del día ha sido volver a casa.

12 comentarios:

La meva maleta dijo...

Si la foto no le hace justicia, debía ser un lugar increíble. A mi ya me parece precioso.
Bienvenida al mundo de los que intentan atrapar la realidad con imágenes...lo de las palabras, ya lo tienes superado ;-)

Bienvenida a tu casa, paseante.
;-)

meloenvuelvepararegalo dijo...

Pues tienes buen móvil. La foto transmite una paz...
Para mí también lo mejor del día es volver. Espero que en la balanza de hoy haya habido más sonrisas que recuerdos dolorosos.
Tranquilo fin de semana,
y bss

Monty dijo...

Tus palabras me traen recuerdos,buenos recuerdos de verano, pasados por montañas. Bonitos encuentros con una misma acompañada de Mr.Volante, no?

Aayiiy la Boira, carai que poc m'agrada.
Bon cap de setmana.

ana dijo...

Odio la niebla... rotundamente. Aquí, afortunadamente, no es habitual.

Hoy también ha sido reconfortante llegar a casa... estoy molida!!!

Driver, el breve dijo...

¡Vaya, tocas un tema, el de la carretera, que me afecta directamente!
Todo un simbolo de mi cosmovisión.
Me va a resultar imposible no ponerte algo personal.

EL OLOR DE LA LIBERTAD.

De todos los olores que he conocido a lo largo y ancho de mi vida, hay uno que me vuelve loco. El olor a gasofa.
Esta mezcla de hidrocarburos saturados, motivo de guerras entre grandes potencias, me pone.
Tengo la sensación de que todos somos un poco esclavos de nuestras circunstancias, y que frente a las pequeñas esclavitudes de cada día, defendemos lo poco o mucho que nos queda de nuestra libertad, de la mejor forma que podemos.
Yo, simplemente reposto.
Gasóleo.
En cualquier gasolinera de cualquier carretera secundaria, en uno de los países que recorro con mi Volvo.
Es un extraño momento. Cojo la manguera y reposto.
Sólo soy un camionero repostando en una instalación provisional, entre dos puntos kilométricos.
Mi depósito tarda unos seis minutos en llenarse.
Seis minutos en los que con la mano derecha agarro la manguera, y con la mano izquierda no hago nada.
Pueden ser las cuatro de la mañana en Estocolmo, o las tres de la tarde en Teruel.
Por algún motivo extraño, es mi momento de paz. Mis seis minutos dorados.
Miro alrededor y los veo. Los amaneceres en Dinamarca, las puestas de sol en Villa de Don Fabrique, los reflejos de la nieve en los Alpes italianos.
Y ese inconfundible olor a gasofa, ha quedado grabado en mi cerebro, con la potencia de una marca.
La marca de la libertad.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Mevamaleta: conectada desde una biblioteca pública te cuento que las imágenes, igual que las palabras no son capaces de plasmar la humedad que se cala en los huesos, el olor del agua mezclado con el de la pinaza. Pero se hace lo que se puede. Petonets

*Meloenvuelve: es cierto, había paz. Me cuesta un poco parar y hacer fotos, primero, porque tendría que andar parando todo el rato, porque siempre hay algo que observar, y luego porque me da un poquito de vergüenza :-) Un abrazo

*Monty;: vivo muy cerquita del Segre, que todas las mañanas me recuerda la amenaza de la niebla bien cerquita... ya está aquí, y ésta viene para quedarse. Bufff

*Ana: pues definitivamente tendrás que venir a mi casa a partir de febrero :-))) Besines

*Driver -de duraciones variablemente agradables- Es curioso como el olor de la libertad es distinto para cada uno... el mío huele a piso de estudiantes, a pipas y a película de las de llorar :-) con tres hombretones en la familia eso es realmente difícil. Cada vez que vea a alguien repostando me fijaré en su mano izquierda, y en su mirada.

El Naranjito dijo...

Acuedate, querida Ana, del refrán: "mañanitas de niebla, tardes de paseo". Un paseo es deleitarse con tus escritos.
Besos tu mano Alteza.

tomae dijo...

Princesa...Del! para mí encontrarme con la niebla, fué y es una buena experiencia, me gusta, igual esque me pierde y cosas de esas...aunque también reconozco que tengo la oportunidad de cruzar el umbral de esas puertas y volver a la luz...

Lo del llevar movil con cámara es una buena oportunidad para el bloggeo... esssque cualquier instánea de la vida da mucho juego!!!

un fuerte abrazo!!!

TC dijo...

Que buen movil tienes hija! porque transmiten esas fotos una pazzzzz. Yo, como soy un desastre, hago fotos, pero luego no se como pasarlas al ordenador!! jajaja soy lo peor! lo se. Creo que me falta un cable, cuando lo consiga, será un antes y un despues jeje.

Marta dijo...

¡No te pierdas!
He llegado a pasar miedo por tus carreteras...tú lo cuentas bonito,naciste con ella!.Besos despejados, por aqui hoy hay luz! :)

Lisset dijo...

Me gusta conducir sola, me ayuda también a pensar. Creo que he decidido cosas realmente importantes en mi vida mientras conducía por alguna autopista interminable porque por las carreteras que tienen bonitos paisajes como éstos, soy incapaz de concentrarme y soy sin duda alguna, de las que va deteniéndose para hacer fotos como esas tuyas. Ese lugar es precioso, princesa. No le tengo más miedo a la niebla que el que le tenía Nicole Kidman en "Los otros"... pero no me agrada a menos que sea para estar dentro de casita.. ya sabes, "la casa es nuestra"... Besos cinépatas.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Naranjito: ay, que me parece que eso no es en dónde yo vivo... aquí se nos cala la niebla helada en los huesitos una mañana de octubre, y no se va hasta mitad de enero. O se va, y empieza a llover, o se va,y hace un viento de tres pares de co... codrilos... Los cónsules romanos mandaban a gobernar a Ilerda a los que querían castigar, por el rigor de su clima. Un abrazo

*Tomae: a mí me hace gracia el primer día de niebla... los demás me deprimen, sin sol, no puedo vivir. Estos días, que no tengo internet en casa, por un cambio que estamos haciendo, me doy cuenta de que estoy enganchada al blog... El móvil me guarda los recuerdos cuando no tengo cámara, está genial. Un abrazo

*TC: el paisaje lo hizo todo, te lo aseguro. A veces me gustaría tener el poder de transmitir lo que percibo al instante... hazte con el cable, ya:-). Un abrazo

*Marta: haces bien en tener miedo. La niebla es peligrosa. Pero si sabes mantener el pie en alto, y la cabeza fría, llegas. Un petonet.

*Lisset: yo no veo pelis de miedo... bastante miedo me da la vida :-)) y la niebla jajaja un bss

*

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.