© de la imagen La meva maleta

viernes, 25 de marzo de 2011

Sobre las maestras

Me hice el propósito de no hablar de las maestras de mis hijos, por si alguna de ellas leía este blog. Hoy voy a utilizar, precisamente esta herramienta para conseguir, con un poco de suerte, que alguna de ellas sepa qué pensamos los padres respecto a algo que han hecho mal.

Vaya por delante que respeto la autoridad de las profesoras de mis hijos porque ellas quieren, en principio, lo mismo que yo, que es que mis hijos aprendan. Además, yo provengo de una familia de maestros: mi abuela, mi tío, mis primos, la cuñada de mi marido (como él dice, no es mi cuñada, es mi concuñada). Yo misma habría estudiado Magisterio de haber sido un poco más lista.

Bien. Me sé todos sus argumentos y estrategias para justificar su injustificable jornada laboral y sus eternas vacaciones.

Voy a relatar, para que vosotros mismos juzguéis, cuál ha sido el plan de este último mes.

Después de las vacaciones de Navidad, que acabaron -gracias a Dios- el 7 de enero, fueron las fiestas del patrón del pueblo. Como caían en jueves, a final de enero, hicimos puente el viernes. Cuando volvimos a tener a los niños centrados, cuando ya habíamos conseguido hacer entender que dos horas diarias de deberes eran injustas, que había que trabajar en clase, y trabajábamos bien, llegó la semana blanca de los cogotes (y no es la palabra que estoy buscando).

Fiesta del 28 de febrero al 6 de marzo. Tenemos que comprender que ellas ya hicieron el esfuerzo y el sacrificio de empezar una semana antes las clases, como si nos lo regalaran.

Luego empezamos a trabajar una semanita más. Porque luego, la semana pasada, que en mi pueblo se celebra el Carnaval (ya sé que es a mitad de Cuaresma, pero dudo que aquí nadie sepa qué significa eso) tocó realizar el proyecto interdisciplinario, que este año se dedica a algo tan intenso y loable como la sonrisa.

Señoras maestras. Si algo sabe hacer un niño de forma espontánea y natural, es sonreír. Es más, si ustedes supieran algo, sabrían que incluso los niños ciegos de nacimiento sonríen de forma espontánea y natural. Bueno, pues pasamos toda la santísima semana sin hacer nada en clase. No se llevaban ni la mochila. Prepararon disfraces, contaban chistes, y cosas por el estilo.

Parecía que la presente semana ya podríamos arrancar. Pues no. El jueves, excursión. Es decir, que no pegamos sello en toda la semana por la emoción del asunto. Incluso nos cambiaron el examen de Medio del viernes.

En resumen UN MES SIN PEGAR SELLO. Luego se quejan de que no son capaces de recordar las tablas de multiplicar, y volverán a ponernos dos horas de deberes diarias. Y digo ponernos, porque a un niño que ha tenido seis horas de clase no lo sientas de forma voluntaria en una silla a trabajar. Y entiéndanme bien: mi queja es estrictamente lectiva, porque soy muy afortunada y tengo a la familia que puede cubrir todas las inagotables fiestas de que ellos disponen.

Estos chicos han perdido prácticamente todo el trimestre. Luego nos lamentaremos de los resultados de las encuestas sobre educación. Si queremos formar ciudadanos competentes, éste no es el camino correcto.

17 comentarios:

sunsi dijo...

Pesoleta... Solo un inciso. La Semana Blanca es decisión de la Conselleria d'Educació. Las fiestas... no pueden superar el nº permitido y hay algunas que las coloca cada escuela cuando cree pertinente: son las de libre disposición. Los maestros responsables, que los hay, no están a favor de la Semana Blanca por los motivos que tú has expuesto. Otra vez a romper el ritmo.

En cuanto al tema excursiones... también es una forma de aprender, siempre y cuando el maestro tenga objetivos marcados (también valores...) en este tipo de salidas.

En cuanto al Taller de la sonrisa...ahí sí no digo nada porque ni idea de cómo lo han enfocado.

En el fondo, pesoleta, el tema sigue siendo el de siempre. El mundo cambia, las formas de vida y de aprendizaje también. Pero lo que no hay forma humana de que modifiquen porque hay que PONERSE e investigar...es darle el enfoque adecuado a los deberes y al sistema de evaluación. Ahí le duele. Y en esto te doy toda la razón.

Un beso, Princesa

Lidia dijo...

Pues yo estoy deacuerdo contigo al 100% está claro que no son las maestras las que deciden los días de festivos ni las vacaciones pero hay quien no tiene ganas de sacar partido a los laborables y prefieren que los niños hagan en casa lo que no han hecho en el cole. ¿no son suficientes 5 horas diarias de clase? Si se esforzasen en sacar partido a ese tiempo creo wue seria suficiente, y que los niños al salir del cole tienen que descansar y jugar y leer y practicar deporte si eso les gusta.

MadreYMas dijo...

Pesoletina... semana blanca de los webs. O directamente semana blanca de los cojones (SBDLC) que me he quedado con ganas de decirlo... y como soy una comentarista... no ensuciamos la entrada principal, te parece?

Estoy de acuerdo con tu planteamiento, pero no entiendo por qué hablas de las maestras, en lugar de del Ministerio de Educación... no me queda claro cuál es la queja hacia las maestras... no son ellas las responsables del espantoso calendario lectivo, no?

Por cierto, y si mi familia catalana me lo ha explicado bien, parece que el áño que viene os libran de la SBDLC, no?

Ana, princesa del guisante dijo...

*Sunsi: ya, ya me sé lo del Departament. Pero lo otro no lo han sabido manejar, con la excusa del proyecto y de las excursiones, perdemos semanas enteras. Sí, en este caso concreto la culpa la tienen ellas. En un curso con 16 niños de tercero no se puede consentir que no se sepan las tablas de multiplicar como loros, por ejemplo. Y lo de los deberes... creo que pensamos igual. Un petonet

*Lidia: yo creo que algo de deberes no es malo. Una lectura, un par de ejercicios de lo que van más flojos, o si me apuras, los niños que van más flojos. A mi hijo le encanta leer y ¡no tiene tiempo! Yo no reniego del trabajo de los niños, me quejo de que pierdan horas de forma absurda en la escuela. Un abrazo

*MadreYmas: sí, el año que viene no hay SBDLC, pero tú tranquila que ya se buscarán la forma de no dar palo al agua en todo el curso.De eso me quejo. Si tienes un calendario escolar, el que sea, tu trabajo es hacer que no se pierda el tiempo. De todas formas, los políticos, que son los que dan los calendarios, temen la presión del colectivo de maestros con las huelgas. ¿O ves normal que en 2011 las jornadas laborales de maestros tengan tres meses largos de vacaciones cuando el resto de los mortales tenemos uno? Su jornada laboral es mucho más corta que las de los demás trabajadores, ¡y no se te ocurra tocar nada!.
Fíjate, en mi escuela además de las consabidas vacaciones, hacían jornada intensiva, es decir de 9 a 1, durante tres semanas de junio. Desde Educación les dijeron que nada de eso. Las maestras amenazaron, como medida de presión, con no llevarse a los nenes de excursión una jornada entera (se supone que con esas horas de junio compensaban las de las excursiones). Presionaron, y ganaron. Premio: perdemos todas las tardes de junio, y además, más pérdida de tiempo de aprender con excursiones.
Ay

Dolores Ceballos dijo...

Bufff!!! tema polémico Princesa...
Estamos en sus manos y yo rezo porque mis hijos tengan una profe que sea profe de vocación, y no porque le guste disfrutar de tantas vacaciones.
Sí que es verdad que tienen jornadas y horarios privilegiados y vacaciones que saben a vacaciones, pero supongo que parte del tiempo libre que tienen lo dedican a preparar el curso, las actividades, conocer a sus alumnos, estar en el colegio... o eso creo (ignorante que es una).
Conozco a muchos profes, y en su mayoría se rascan bastante las bolas y luchan por tener menos horas de las pocas que ya tienen, en fin...
Lo que no veo bien es que, dp de perder medio trimestre, perjudiquen a los chavales dándoles trabajo extra. Los críos no tienen culpa de sus recortes de clases, así que no pueden forzarlos a aprender en una semana loq ue deberían haber estado haciendo durante un mes. Que supongo es de lo que te quejas.
Si saben de antemano cómo va a ser el curso en cuanto a horas lectivas, su responsabilidad y trabajo es planificarlas de una forma óptima.
Bueno, que no entiendo mucho del tema, pero no deberían enseñar en una semana lo que no hicieron en todo el trimestre, sea de quien sea la culpa de tanto día libre.
Bicos

Tita dijo...

Te leo, aunque casi siempre "en compañía" y solo tengo una mano para escribir.

Besos

Mariapi dijo...

Ana, te comprendo muy mucho, pero no tienen TODA la culpa las maestras en concreto. El sistema educativo en nuestro país es nefasto desde su inicio hasta el último máster o postgrado. Lo digo con conocimiento directo del tema...
Una de las profesiones más importantes para nuestro futuro, como es la de maestro, está devaluada, y lo de maestros con vocación docente es rarísimo.
Por otro lado los planes de estudio son absurdos. En lugar de trabajar destrezas básicas, (es decir que sepan leer y entender lo que leen, que sepan hablar y redactar y lo que toda la vida han sido las cuatro reglas matemáticas), se pasan el día con chorradas tipo lo de la sonrisa... y la maestra que quiere hacer otra cosa, es rechazada por el claustro y padres, y tachada de retrógrada...ya ni te digo de la que pretende ensañar algo de disciplina. Mi hermana es maestra y no sabes lo que sufre...eso sí, tiene vacaciones. Y cuando me meto con ella, me dice que ...me haga maestra...
bueno, Ana, que para ser sábado ya te he dejado un buen rollo. Besicos.

Lidia dijo...

Es posible que no me haya expresado bien; yo me quejo de que pasen una semana entera ocupando el tiempo de clase en hacer un mural ( los niños) para decorar el pasillo con bolitas de papel de colores, que les ha quedado muy bonito, pero digo yo que con 12 años podian ocupar el tiempo en algo más útil, luego llegan a cas y tienen tanta tarea que no le da la tarde para hacer otra cosa. A mi hijo tb le gusta mucho leer y solo puede hacerlo despues de la cena, 15 minutos antes de dormir,y de deporte ni hablar entre semana, no tiene tiempo.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Dolores.mientras no entendamos que la base de la sociedad del presente es la familia,y que los niños son la sociedad del futuro y hay que prepararlos bien, no hay NADA que hacer. Los niños ya saben jugar, y aprender jugando. Lo que tienen que hacer es aprender a esforzarse. Porque les tocará hacerlo sí, o sí, y no sabrán. Cuando llegues, leeré tus posts :-( bicos, linda

*Tita: así me gusta, que tu hija sepa qué es bloguear desde la teta. Ya volverás, cuéntanos cómo es de bonita.Besos

*Mariapi: eso es lo que yo pienso. El desprestigio ganado a pulso: durante algunas generaciones, eran pocos los que escogían el Magisterio por vocación, la mayoría entraban por falta de nota en cualquier otro sitio... Luego, la podredumbre del sistema en conjunto, la incompatibilidad de los horarios laborales de las familias que han cambiado tantísimo con los horarios de las escuelas. Y la mentalidad del esfuerzo. Tendremos generaciones de "sopa, pégame a la boca".
Qué penica... Besos

*Lidia: no, no te había entendido bien... estoy de acuerdo con lo que dices, lo suscribo.

Anónimo dijo...

Como profesional de la educación me siento en la obligación de escribir. En general, me parece muy injusto reducir la educación al mero hecho de impartir conocimientos.
La sociedad ha cambiado, la educación tambien ( es educación y no enseñanza o instrucción) pero creanme los padres tambien han cambiado mucho cuando creen que la educación de sus hijos es del colegio. La vida familiar no tiene peso, y nos encontramos con unos niños que demandan cariño, con problemas en habilidades sociales porque en casa su amigo es la DS y wii. En la actividad que habla del carnaval su hijo no ha repasado las tablas de multiplicar, pero ha aprendido proporcionalidad cuando hace el mural,(matematicas)Mejora de la expresion oral y escrita, cuano redacta o cuando cuenta lo que ha hecho(lengua) Conocimiento del entorno que le rodea, cuando escribe sobre tradiciones( Conocimiento del Medio).
Por otro lado, creame que los parones son necesarios. Trabajamos con mentes que responden a una curva de fatiga. Podemos repetir 100 veces lo mismo y si el niño está agotado no va a servir de nada. El entorno familiar y el cambiar de espacios también es una forma de aprender. Otra cosa, es cuando nos llegan al aula y nos dicen que su Semana blanca, ha sido guay porque ha estado todo el día con la DS. Pero estás cosas no se pueden criticar,porque no vaya a ser que la maestra le esté diciendo como tiene que poner usted las lentejas en su casa, aunque en cambio tengamos que leer cosas como estas....
PD: He leido que dejan a sus hijos en nuestras manos, me gustaría saber si usted cuestiona cuando lo lleva al pediatra que tenga o no vocación en profesional oportuno.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Anónimo: agradezco tu opinión, aunque no estoy de acuerdo con tu respuesta, porque lo que dices está sesgado. Si lees mi blog verás que no delego la educación únicamente en los maestros de mis hijos. No espero que sean ellos quienes los eduquen, porque no es su obligación, la madre soy yo.
Deben enseñar conocimientos en las materias que les corresponde y, si bien jamás cuestiono la metodología (yo enseño a multiplicar con moldes de magdalena), sí entiendo que para que haya consecución de objetivos hay que seguir un plan, y que no se puede desorientar al niño cada dos por tres.

No, no es lo que decía, léelo bien. Gracias por tu comentario, seguro que a muchos niños les falta la sonrisa, pero a los que yo conozco, en el ámbito de la escuela de mi hijo (son 102 niños, los conozco a casi todos), son felices, sonríen, y una pandillita de gandules que no trabajarían jamás.

porfinyomisma dijo...

Mi hijo de 8 años trae este fin de semana:
- una "lectura para crecer" con sus 4 páginas de actividades (lo del librito este de "lecturas para crecer" me tiene ojiplática, mi hijo q está en primero (6 años) tiene otro y te aseguro que los 2 lo están haciendo entero en casa y eso q trae un montón de actividades de esas de "comenta con tus compañeros...¿?)
- ejercicios de conocimiento del medio
- ejercicios de matemáticas
- 2 páginas del cuadernillo de ortografía
- study vocabulary lesson5
- un examen de cono para el lunes (temas 7 y 8)
¿q hacen en las 5 horas de clase? Si me dijeran q han estado toda la semana con
Luego te dicen que es q van atrasados con el temario. Claro, q es q hay aquí el mes q se pasan de jarana está aún por llegar (toda la semana santa+ otra semanita de fiestas colegiales en las que no hacen ni el huevo) así que hay que apretar las tuercas y ponerles jornadas maratonianas de deberes...pero para casa, eso sí.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Porfinyomisma: me consuela saber que no soy la única, aunque me temo que eso no resolverá nuestros deberes...

Dámaris dijo...

no opino, porque estoy taaaan enfadada con el colegio que igual pongo cosas que no pienso realmente,así qeu bueno. Mi apoyomoral de madreacbreada,ejjeje.

Itsaso dijo...

Hola Ana... los mios todavía son pequeños... pero tiemblo solo de pensar en ello... estoy contigo. Un beso.

Loulou y Cia dijo...

Mi niño todavía no va al cole porque es muy chiquitín, pero de mi propia experiencia, recuerdo el curso de segundo de EGB. Nos pasamos el curso entero aprendiendo... canciones. Hoy todavía las recuerdo con cariño y se las canto a mi hijo.

Creo que no deberíamos olvidar que los niños son sólo niños, que el cole también está para educarnos como personas, para divertirse, jugar, hacer amigos y no sólo para aprender las tablas de multiplicar. Un beso.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Dámaris: ojalá bastara con cabrearse....

*Itsaso: puedes temblar a gusto, el sistema educativo es... ¿curioso?

*Loulou y Cia: no me parece mal que canten, y jueguen, pero tiene que aprender, eso es la escuela. Y si los atormentan a deberes, también les quitan tiempo de jugar.


Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.