© de la imagen La meva maleta

miércoles, 18 de agosto de 2010

Ser buena

Se espera de mí que haga lo que hay que hacer, que calle ante quien tiene más edad, o autoridad moral, aunque no tenga razón.

Que haga como si no viera aquél cuadro que elegí para mí y hoy cuelga en otra pared.

Que aguante cuando critican mi forma de preocuparme cuando mis hijos se lastiman.

Que me resigne, cuando alguien opina sobre lo que ellos consideran que yo tendría que hacer. Siempre los demás creen hacer todo mejor que yo.

Se espera que comprenda la indiferencia hacia mí.



A pesar de todos, he conseguido trabajo que me da de comer, una casa bonita, una familia ejemplar. Mis hijos no van por las calles con las narices llenas de mocos, ni con las rodillas peladas por caerse de la bicicleta. Tienen comida hecha por mí todos los días en sus platos, y ropa planchada en abundancia, tienen más cosas de las que necesitan. Puedo trabajar en dos sitios, hacer labores, escribir, mantener dos blogs, ir bien vestida y arreglada con cuatro duros. Ahorrar para los estudios de los niños, y comprar aquello que necesito. Cuido de la relación con mi marido como de una flor. Visito a mis abuelos tanto como puedo, procuro que mis hijos tengan el cariño de su familia, y que no se sientan menoscabados por nadie. Me siento buena amiga de mis amigos, que, lamentablemente, viven lejos, muy lejos de mí.

Pero siempre hay alguien al otro lado dispuesto a hacer daño. Estoy harta de ser buena.

17 comentarios:

meloenvuelvepararegalo dijo...

No me ha dado nunca la sensación, al leerte, que fueras una chica buena, harta de ser buena, siempre pienso en ti como una "rebelde" -entiéndeme bien- que dice las cosas por su nombre, que no deja sus derechos menoscabados ante nadie y que se hace valer!
Si estás harta de comportarte según las "normas establecidas" que alguien dicta en tu contra, rebélate: es bueno estar a gusto con una misma!! Ser, a veces, un poco egoista!
Por cierto, qué suerte tener gente que te mima y te regala momentos de bienestar!!!
Un saludo en una miniparada vacacional,

Señorita Puri dijo...

Bravo por ti! Muakks! tú no cambies, mejor ser muy buena que mala, así los malos no tienen argumentos contra ti y siemrpe les sacarás un paso por delante.

Anónimo dijo...

Me he sentido tan identificada.... gracias

Ana, princesa del guisante dijo...

*Meloenvuelve: se te echaba de menos por estos lares.... Creo que la que escribe en el blog, en realidad, es un poco más valiente. El frente a frente con las personas desnuda mi espíritu de niña insegura que se sentía siempre en inferioridad de condiciones respecto a las demás. Pero eso, me temo, daría para un blog entero. Un abrazo, y que sigas disfrutando.

*Señorita Puri: Ya, eso de que el tiempo, me dará la razón. O lo del garbanzo que vendrá a la cuchara. No sé qué pensar, hija.

*Anónima: pues espero que a ti te hagan menos daño. Muas.

Anónimo dijo...

Eres genial, no dejes que nadie lo ponga en duda. Yo misma me tengo que callar todos los días 1000 veces en el trabajo, pero en cuanto cruzo la puerta me esperan mis pequeñines y mi marido que son con los que puedo ser yo misma, y eso es lo que vale realmente.
Llevo varios día leyendo tu blog, me encantas. Me siento tan indentificada... yo también tengo dos chicos pequeñines.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Anonima número 2... gracias, y bienvenida al castillo. Cada uno de nosotros tiene su propia parcela, en la que se siente seguro. Cuando alguien traspasa la frontera, la sensación es de invasión. Buf..

Mariapi dijo...

Ana, es verdad que percibir la aceptación de los demás, que entiendan lo que hacemos y valoren el esfuerzo que ponemos haciéndoles las vida agradable, ayuda mucho...muchísimo...pero llega un momento en que hay que hacer las cosas simplemente porque estamos convencidos de que es lo que debemos y queremos hacer...sin importar la reacción o la incomprensión...creo que no se cansa uno de hacer el bien, nunca...
Al ver tu post he buscado una conexión en condiciones...no podía dejar de decirte que no te canses, no puedes ser de otra manera...pero por tí, aunque, entiendo perfectamente que duele la incomprensión, la ceguera, la falta de sensibilidad...en definitiva la incapacidad de amar...Un besote, Princesa.

Isabel Escartín dijo...

Yo no te veo conformista ni resignada a ser buena, al contrario, creo que sabes muy bien lo que quieres y luchas por ello y parece que lo consigues. Siempre duele cuando alguien te critica, pero yo siempre pienso que lo hacen por envidia, así que siéntete afortunada por ser como eres. Desde tu blog ayudas a mucha gente sólo con tus palabras, no quiero imaginar qué sería tenerte como amiga! Muchos besos.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Mariapi: gracias por buscar cómo responderme. En realidad, lo peor que me pasa es que no sé ser de otra manera. A veces, bastaría con que alguien dijera gracias, o qué bien lo estás haciendo.... Un besote, disfruta de tus vacaciones a tope....

*Isabel: cuando me dices que yo ayudo a alguien con lo que digo, me siento privilegiada, y sorprendida. A mí me cuesta mucho decidir, saber qué hacer, y sobre todo, cómo relacionarme con los demás y encontrar mi lugar en el mundo. No sé si voy a conseguir lo que quiero, si es cuestión de trabajo, arremangada estoy :-)) gracias por todo lo bonito que has dicho sobre mí.

Mofletes dijo...

Entiendo lo que dices Ana, te sientes en la "obligación" de hacer siempre lo correcto y te esfuerzas porque sea asi por no dañar a nadie con tus decisiones pero aún asi las criticas te hacen daño porque no son contrucivas sino que llevan maldad.

Asi me siento yo, pero luego hago un balance como el tuyo y las cosas buenas de la vida superan los momentos amargos.

Me siento identificada con cada una de tus palabras cada vez que leo una nueva entrada, y te agradezco infinitamente que lo escribas para poder compartir nuestros sentimientos. Un besazo Ana

Ana, princesa del guisante dijo...

*Mofletes: yo soy siempre consciente de que yo no soy un ejemplar único, y lo que yo padezco lo padece más gente. No lo escribo para ayudar a nadie -aunque me alegra que así sea- más que a mí. Siempre ha sido así, pero verlo por escrito me da otra perspectiva. Besos grandes, y gracias por estar ahí.

sunsi dijo...

Pesoleta. Tengo el blog aparcado ... sigo despeinada. Y el portátil estropeado. Es la tregua que necesito. PERO... hoy no puedo dejar de comentar en esta entrada tuya.
¿Puedo decirte algo que me ha enseñado la experiencia (en nada cumplo 50)? Casi siempre, si haces A opinarán que mejor si hubieras hecho B. Colócate unos buenos tapones; te lo aconsejo vivamente (yo debo de tener cara de tonta y también todo el mundo me dice qué he de hacer)... Escucharás la voz suave de la CONCIENCIA. Esta opinión sí que vale, Princesa.
Lo demás...¡¡¡viento!!!

A mí también me afecta el entorno. Supongo que soy excesivamente sensible y , muchas veces, susceptible. Pero a medida que avanza el tiempo... la conciencia gana enteros. Y también la opinión que Dios tiene de mí.

Tienes arrestos para escribir posts como éste. Felicidades campeona. Un beso fuerte, fuerte...

Ana, princesa del guisante dijo...

*Sunsi: sí que me sirve lo que dices, de hecho, valor para hacer lo que yo considero correcto no me falta... pero el entorno, ay, cuánto daño hacen por acción, y sobre todo, por omisión, y de palabra, ni te cuento. Bendita paciencia, Sun. Sigue en tu exilio, pero vuelve cargadita de pilas, ¿vale?

Anónimo dijo...

Te has comprado una vida y resulta que ahora no te gusta, pues esto no es como redecorar hay que joderse. Si tanto adoras toooooodo no se porque cada vez que te leo solo encuentro quejas.
Los otros, esos que te andan jodiendo y tu poniendo buena cara...
De verdad leer que tus hijos comen y no llevan mocos y cuidas tu matrimonio como una flor, eso no te lo crees ni tu si fuera verdad no tendrias varios blogs para despotricar principalmente que es lo que haces poque cambiar en tu vida y mira que hace dias que te leo no cambias mas que la ropa de invierno por la de verano

Ana, princesa del guisante dijo...

*Anónimo: pues no me leas. Digo lo que quiero porque estoy en mi casa. Bienvenido, y cuando te vayas, cierra la puerta.

Anónimo dijo...

¿Por qué hay tantos que consideran que ser bueno es ser imbécil o un felpudo?

DEJAR QUE ABUSEN DE TI NO ES SER BUENO.

Y perdón por los gritos, pero es que es un error de mentalidad tan grande que hace daño a las meninges, en serio.

DEJAR QUE ABUSEN DE TI NO ES SER BUENA PERSONA.

Las buenas personas no abusan de los demás, ayudan a los demás... y cuando alguien trata de hacerles daño LO IMPIDEN. Primero por las buenas, con diálogo o echando a esa persona de su vida. Si hace falta por las malas, se va a las malas.

Dejar que los cabrones se salgan con la suya NO es de buena persona. Porque hace creer a las malas personas que siempre pueden salirse con la suya.

Las buenas personas no dejan que les hagan daño. Así, enseñan a los malvados que no se puede abusar de las buenas personas. Y enseñan al mundo que bueno NO es igual a imbécil.

Ana, princesa del guisante dijo...

Anónimo: a veces no todo es blanco o negro, cuando se entremezclan los familiares directos, indirectos o circunstanciales. No soy imbécil, tengo que nadar y guardar la ropa. Buf.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.