© de la imagen La meva maleta

martes, 31 de agosto de 2010

Compartiendo soledades



Te invito a compartir tu soledad con la mía, en este banco de madera.

El silencio está por volver. Vendrá cuando el verano se marche, y el día sea cada vez más pequeño, y las horas tristes de la noche se adueñen de ti. Yo estaré aquí, navegando en el azul de mi propio silencio, el que se apodera de mí, el que jamás me ha abandonado.

Si acaso, se oculta, entre risas de niños o bajo un manto de música que mana de algún ingenio electrónico. Otras, arropado por el calor del amor, no ha sido más que silencio entre dos.

Pero ahora forma parte de mí. Aprendí a quererlo y a necesitarlo. Sobre sus páginas no escritas dibujo yo el trazo de mi vida.

Trae tu silencio contigo, y toma la mano de mis pensamientos, que hoy, son para ti, y para tu soledad.

11 comentarios:

MadreYMas dijo...

Jopetas, cuando te pones así de melancólica me gusta mucho cómo escribes...

Qué importantes los silencios, verdad? Compartidos, son lo mejor.

Un abrazo.

Ana, princesa del guisante dijo...

*MadreyMas: Los niños son muy ruidosos, su ruido molesta, pero cuando se van a la escuela, el silencio que dejan, a veces es más escandaloso aún. Un abrazo para ti.

sunsi dijo...

¿Dónde están estos bancos con esta sombra tan agradable, pesoleta? ¿Puedo ir, aunque sea con la imaginación y sentarme contigo?

Petons

Ana, princesa del guisante dijo...

*Sunsi: me temo que hay montones de bancos vacíos. Imaginarios, muchos más. Anda siéntate aquí al ladito. Muas

La meva maleta dijo...

Tan necesario como el ruido. Tan frágil y tan ambiguo.
Comparto mi silencio contigo, aunque no prometo aguantar mucho rato...

petonets

Ana, princesa del guisante dijo...

*Mevamaleta: no, mejor no lo prometas... serás el antídoto :-) Petons

Mariapi dijo...

Ana, soledades compartidas, sólo para que dejen de ser soledad-triste.
Porque hay soledades llenas, y esas me gusta disfrutarlas. Del mismo modo que se pueden compartir los silencios. Pero esa soledad negra, con bordes fríos, no. Esa ni para mi ni para nadie.
Un besote.

TC dijo...

me apunto esa invitación al banco, la tendre en cuenta para el futuro, jeje.

a mi me gusta el silencio, suelo disfrutar bastante de el, pero de los silencios felices. Los otros, los tristes, no me gustan tanto, jeje

Ana, princesa del guisante dijo...

*Mariapi: a mí las que me dan más miedo son las que no están bien definidas, las de márgenes que se confunden. Sean como fueren, con sitio para compartir a ratitos. Igual que los silencios. Besos

*TC: síentate, los silencios tristes a veces necesitan compañía de todos modos. Feliz regreso

MiAnestesista dijo...

He procurado sentarme sin hacer ruido. He conseguido disfrutar del banco en silencio. Me he ido sin que nadie se de cuenta. Excepto tú, que me has despedido con la mirada.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Mianestesista: Te has ido, pero queda algo de tu presencia aquí... vuelve cuando quieras, ya eres parte de ese silencio.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.