© de la imagen La meva maleta

jueves, 5 de agosto de 2010

Lectura imprescindible

Recibí un regalo precioso: un libro. Un libro para niños que habla de la pobreza. Sin demagogias. Sin rodeos. Un niño que mira a los ojos de nuestros privilegiadísimos hijos y les dice que ellos lloran por no tener un televisor en su cuarto, y él, por dormir en una caja de cartón.



Además, cada una de las ilustraciones podría ser enmarcada como un cuadro. Son del estilo de la portada, y os aseguro que son maravillosas.

Nuestros hijos tienen que leer este libro. Para que sepan que son muy afortunados. Y nosotros también, para darnos cuenta de cuánto tenemos.


Café dulce, café amargo.

Anna Obiols
Ilustrado por Subi

Edita Proteus. Proteus es una editorial especializada en libros de divulgación de ética. Su colección HELENA, a la que pertenece Café dulce, café amargo está destinada al público infantil. Ética para niños... bonita combinación, ¿verdad?

Os recomiendo esta lectura de todo corazón. Estoy convencida de que os gustará.

3 comentarios:

La meva maleta dijo...

Pocos cuentos hay que agiten la conciencia como éste. Sin caer en la exageración, ni en el victimismo.
Un cuento bellísimo, que me encantó, de las ilustraciones al mensaje que transmite.

Como tú dices, imprescindible.

Un abrazo.

gg dijo...

¡¡ Hola Ana !! me anoto ahora mismo los datos del libro para encargarlo, me parecen geniales los libros que no solo entretienen si no que hacen pensar y recapacitar, seguramente más a nosotros que a nuestros niños que al fin y al cabo son las "victimas" de nuestro consumismo.

Besotes

Ana, princesa del guisante dijo...

*Mevamaleta: es lo más bonito, que no cae en victimismos, pero abre una brecha en el alma... Abrazos múltiples.

*gg: no te arrepentirás de tu compra, me gustará saber tu opinión cuando lo leas. Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.