© de la imagen La meva maleta

viernes, 5 de febrero de 2010

No puede ser más cierto

El señor guisante trajo un regalo para los cachorritos: un palomitero.



No, no lo necesitábamos. Pero ojalá hubiera grabado los grititos y las carcajadas de mis guisantitos cuando empezaron a volar palomitas.

Bueno y no sólo eso; cuando le di la vuelta a la caja, descubrí cuánta sabiduría encerraba el nuevo artilugio



¿QUÉ ES UN HOGAR SIN UNA PRINCESA?

No puedo estar más de acuerdo :-)

Este será el plan para el fin de semana: acabar de pasar nuestros catarros haciéndonos un cine en casa con una piscina de palomitas. Se ha apuntado mi sobrina, que es como una yo en miniatura... 



7 comentarios:

Mariapi dijo...

Ana:
Leo tu blog, al que accedí desde "pensardeoficio". Comparto casi todos los intereses que apuntas en tu perfil, y me gustan mucho los links que has puesto con tus cartas. Enhorabuena.
En tu casa ya tienen su Princesa¿no?

Deduzco que soy más talludica que tu, y tal vez no hayas conocido el "Palomitón Payá". Era un armatoste metálico que nos llenaba de alegría cuando empezaba a estallar el maíz.
Ahra mis hijos recurren al microondas y esas bolsas que se ponen como globos chamuscados, pero las palomitas que no falten.

Y hablando de eslogans en electrodomésticos,¿Qué te parece el de la Thermomix:"Un nuevo amanecer"? A mi me da grima, suena a secta. Eso si, con mi Thermomix al fin del mundo.

Un cariñoso saludo, me encanta tu blog.

Ana dijo...

Mariapi, yo no llegué a ese invento tan maravilloso de tu niñez. Mi madre utilizaba una cacerola con tapa... Y, te parecerá curioso, pero me pateé media ciudad para encontrar palomitas de no-microondas. Al fin la encontré en uno de esos comercios a extinguir, en el que se venden semillas y legumbres a granel y otras cosas para el campo.
Bienvenida a este mi humilde castillito, el café será virtual, pero intentaré llenar tus pupilas de cosas, cuando menos, sorprendentes. Ah, y lo bueno de tener dos hijos varones es que no sólo soy la princesa: soy la reina, la doncella, el ama de llaves, la bruja, el hada...
Un cálido abrazo para ti.

Sunsi dijo...

Ana del guisante... y Mariapi... No les enseño el caharrito a las niñas... porque se morderían los puños de envidia. Yo sí conocí "Palomitón Payá". Lo tenían algunos primos y hacía furor. Ahora, la bolsita y el microondas, como Mariapi.

La Thermomix..... ¿Seré la única en el Planeta que no la tenga? Me quedo pasmada de lo que se puede hacer con ella. Pus igual sí es un nuevo amancer. Te despiertas pensando que la salsa "pouturrú de foie" te saldrá bien, a la primera y con poco tiempo.

Un beso a las dos.

Ana dijo...

*Sunsi: Venga, lo hacemos juntas. "hola, me llamo Ana, y yo tampoco tengo Thermomix" jajaja
Seguro que es un nuevo amanecer, pero estoy con Mariapi, que el eslogan suena a secta :-)
Besos grandes

ana dijo...

Hola, me llamo Ana, soy talludita... y no, tampoco tengo Thermomix, supongo que por eso me pierdo la mayoría de los amaneceres... porque además soy muy dormilona...jajajaja.

Ana... recuerdas que de estudiantes, en nuestras sensiones de cine... también hacíamos palomitas... ejemmm... en una cazuela con tapa... y qué ricasssssssssss... así, saladitas, saladitas...

Un besote.

Sunsi dijo...

Ahhhh. Buenooooo. Una carencia solidaria...Ya puedo dormir tranquila. Pero que conste, Ana del guisante y del hilo que, aunque el slogan suene a secta, la Thermo es un gran invento. Y nos lo estamos perdiendoooo.
Bsssssssssssss

Ana dijo...

*Ana: ¿talludita tú? ni hablar. Si quieres puedo contarte yo eso de los amaneceres, que lo más emocionante que tienen es que todo el mundo duerme, menos tú, y así puedes hacer cosas alucinantes, como ir al baño tranquila. En serio, funciona....
*Sunsi: las penas con pan, son menos penas :-)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.