© de la imagen La meva maleta

domingo, 14 de febrero de 2010

Grata sorpresa

Sobre el escenario, sin telón, una especie de cuartucho, hogar de un viejo payaso de pantalón de cuadros que está sentado, como viendo pasar la vida. Sube al escenario, desde la platea, otro anciano payaso, cargado con algo escondido bajo una manta; le llama "¡Anselmo! ¡Anselmo!"



Una voz en off, emula el veredicto cruel de un doctor, anunciando que su amigo sufre pérdida de memoria. Que sólo necesita muchos besos. Fausto, que ese es el nombre del payaso recién llegado, le da un besito. Que necesitará que alguien le ayude a saber lo que sucede. Le muestra un periódico. “¿Qué día es hoy, Anselmo?” Anselmo lee la fecha, día 35. “¡No, hombre, eso es la página!” Leen la fecha correcta, y Fausto le recuerda que es su cumpleaños.


La voz del médico receta cariño… y Fausto le muestra su regalo: una pequeña carreta de circo tirada por un caballo también de madera. ¿Recuerdas? Se ilumina el rostro del payaso ausente, y sí, recuerda. Empieza a recordar la historia. Aparecen en escena los dos payasos rejuvenecidos mostrando varias escenas de lo que fue su circo, le Cirque Déjà vu. Se alternan el tiempo presente y el pasado. En el presente, un gigante, Fausto, regalándole pequeños tesoros relacionados con aquel circo para ayudarle a recordar, y el pasado, un divertido y tierno espectáculo de circo con delicado aroma demodé, en el que ambos eran los protagonistas.

Yo iba preparada para ver una obra para niños de la Cia de Comediants la Baldufa, Cirque déjà vu. No esperaba encontrar tanta ternura, tanta tristeza, tanta alegría, tanto amor. He podido compartir estos sentimientos con mis hijos, que tal vez sólo hayan captado los momentos de travesura de aquel par de payasos, pero seguro, seguro, que habrán entendido que Fausto era un buen amigo. El mejor.

5 comentarios:

ana dijo...

Qué entrañable!

Me encanta que lleves a tus peques a cosas así, tan... infinitas. Está uno de Disney... Los niños lo captan todo. Y sí... les vas abriendo el camino. Todo sale después.

Un beso enorme, princesa.

Princesa dijo...

*Ana: La Xarxa es una agrupación que nos ofrece obras de teatro infantil, cada dos semanas, más o menos, desde octubre hasta febrero, además a precios populares (3,5€/persona). Son obras de calidad, y algunas, como estas, excepcionales. Mi hijo mayor queda embebido por lo que ve, sé que le alimenta como un vaso de leche. Al peque, nos conformamos con que se siente un 20% del tiempo, pero ¡vamos progreasando! Tú predica, que algo queda...

Ana del guisante dijo...

Lo que me faltaba... desdoblamiento de personalidad. Buff. Esa Princesa, soy yo también.

Mariapi dijo...

Ana:
Qué ternura y qué sabiduría tienen esos payasos. Mi madre tiene Alzheimer, y es cierto. Que sólo necesita muchos besos. Gracias.

Ana del guisante dijo...

*Mariapi: después del besito del principio me quedé con la lagrimilla en el ojo el resto de la función, y había ratos en que lo cómico era bestial (un fakir con espadas que acababan en desatascadores de WC). Les he mandado un correo para felicitarles, está bien que las obras de teatro para niños tengan algo de fundamento. Besos grandes, hoy también para tu madre.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.