© de la imagen La meva maleta

jueves, 15 de noviembre de 2012

Mimetismos

Llevaba un tiempo fijándome en el cambio que había sufrido su letra que, de repente, había adquirido unas dimensiones tan minúsculas que dificultaban la lectura. Me importa mucho que tengan buena letra porque para hacerse entender uno tiene que hablar alto y claro, tiene que escribir sin retorcimientos y con una letra clara para evitar confusiones. Ir de frente, vamos.

Nada, que erre que erre con escribir así de pequeñito. Cada vez que se lo veía se lo corregía. No entiendo mucho de grafología, pero siempre me ha gustado saber cuáles son los entresijos de la letra de cada cual.
El otro día entendí el origen último del minusculismo de mi hijo: la imitación.
Había faltado a clase por anginas, y su compañero de pupitre me pasó una nota con los deberes pendientes. La nota estaba escrita con una caligrafía bonita, pero pequeña, letra de niño inteligente, ordenado y exigente (¿demasiado?). Y muy pequeña.

En fin, no puedo culpar a Marlin por ello.
Yo, que tampoco tenía buena letra, ni una letra personalísima de aquellas que causan tanta envidia, quise imitar la de mi compañera de clase. Ella, Dolores, tenía una letra feita, pero era peculiar, porque apretaba mucho y se leía en cada renglón su personalida luchadora causada por una luxación congénita de cadera. El conjunto eran páginas y páginas de deberes hechos, no como los míos, que siempre quedaban a medias.
Luego traté de imitar la de Maribel, que era una letra redonda y generosa, como lo era ella misma. E inteligente. Si copiaba su letra, quién sabe si adquiriera sus virtudes.
Y también la de la profesora de química. Bueno, esa la imitábamos varias, recuerdo, por ejemplo a Sonia, que la hacía prácticamente igual que ella.
Tengo que tener una conversación con mi niño grande. Tengo que decirle que no trate de imitar, que se fije en lo que él tiene de bueno dentro de sí, que su creatividad infinita hará que salga de sus manos una letra personal y bonita. Que, seguro, no va a ser muy ordenada, pero chico, ¡la arruga es bella!





16 comentarios:

Nenica dijo...

Ya apenas leemos cosas escritas a mano...
Yo de tanto en tanto tengo la oportunidad de hacerlo... cuando corrijo exámenes! Y me encanta! Dice tanto de las personas!

Mariapi dijo...

Siempre envidié la letra de mis padres: la de ella, clásica inglesa, de internado de los de antes...elegante y preciosa, la de él, una obra de arte, perfecta...y yo una letra desastrosa, que ni aunque me esfuerce...snifff.
Y encima fácilmente imitable, porque hace poco me he enterado que uno de mis "chicos" les hacía a sus hermanos unas falsificaciones-justificante de faltas...que vamos, pluscuamperfectas, ni yo misma las hubiese escrito tan "mías"...

Marlin crecerá...dale tiempo, aún se está midiendo. Y me alegro que lo de la letra pequeña sea por imitación, y no por una preocupación del peque, he empezado a leer un poco alertada...Paciencia, Princesa, un besico para el peque...y para ti otro bien gordo.

susana dijo...

Yo tengo una letra desastrosa. Nunca he podido imitar ninguna. Un beso.

Marta dijo...

Siempre me ha llamado la atención la grafología, no sé hasta qué punto será una ciencia exacta; ya en el cole jugábamos a descubrir las personalidades a través de nuestras erres esbeltas o nuestras íes chatas... Me volví loca intentando darle singularidad a mi firma para acabar rubricando con un simple Marta de lo más corriente, del montón. Es curioso, mis dos hijos varones también tienen una letra diminuta y pulcra. Venga a decirles que así nunca aprobarán a no ser que el profe tenga paciencia y una lupa, pero no hay forma.. Besos Pesoleta! con mi letra pseeee ni fu ni fa.

Ana, princesa del guisante dijo...

Ejem, admito que para escribir la nota a mano me ha costado un buen rato...

Ana, princesa del guisante dijo...

Marlin ha sido precoz, querida, el curso pasado ya falsificó mi firma (¡!). La verdad es que aún está haciendo letra redondilla, supongo que pronto va a soltarla un poco, le cuesta mucho trabajo escribir. Besos para ti también, y gracias por preocuparte por nosotros!

Ana, princesa del guisante dijo...

Qué envidia dan los que lo hacen "de suyo" ¿verdad?

Ana, princesa del guisante dijo...

Sí es curioso. No sé si es ciencia exacta, pero te aseguro que mi firma ha evolucionado. De repente, en un cambio brusco en mi vida, mi firma dio la vuelta totalmente... de PISquiatra...Bss

Marta dijo...

jajaja de psiquiatra...oye pues la mía hubo una época que también sufrió cambios delatores... me autotachaba!!! ya no, ya no!

La otra Madame Popova dijo...

oh! que bonito.. =) yo también adoro escribir a mano. Hice a mano los trabajos de clase hasta que no me dejaron hacerlo más y me obligaron a usar el ordenador ¬¬'
Mi favorito siempre ha sido el boli bic. Soy de las que aprieta cuando escribe jajaja
Escribiré mi próxima entrada a mano XDD

aaana dijo...

Yo estuve condenada a hacer caligrafía hasta primero de bup! Y me rebelé. Pero sigo teniendo mala letra. Tanto, que me suspendieron algebra de primero de Carrera ...

Yo recuerdo intentar imitar letras. Pero solo para librarme de la caligrafía!

Marlin esta creciendo, buscando quien es en este mundo...

MadreYMas dijo...

Ains, sí... siempre hay alguna compi que tiene la letra preciosa, ordenada y redonda. Clara y legible. Y siempre suelen ser de las que aprietan el boli... En mi caso también era la que suministraba los apuntes de la carrera cuando faltábamos...

Me has dejado a cuadros con lo de la falsificación de tu firma... ¿ya? ¿tan pronto?

dolega dijo...

Mi letra era espantosa, pero en la universidad con tantos apuntes empeoró considerablemente así que tengouna letra que ni yo misma entiendo.
Llevo toda mi vida escribiendo a máquina y ahora a ordenador.
Siempre digo que si hubiera vivido en los tiempos en que no había máquinas hubiera sido considerada analfabeta.
Besazo

Anónimo dijo...

me gusta escribir con la pluma. Y tachar y saltarme letras, y dudar con una ortografía y escribir esa letra como mirando a otro lado. A medias entre b y v. Al final, queda mucho más cochino que con el ordenata, pero mucho más humano. Puedo ver mis dudas, mis pasitos p'alante y los que he dado p'atrás. Las palabras que saltaban solas y las que, al final, elegí. Si tenía clara la cosa o estaba en plena confusión. Si me encontraba chuleta o cobardón. Lee entre los garabatos el pedazo de alma de tu hijo que se estaba expresando.
juanpe

La meva maleta dijo...

A ver, que levante la mano quién no haya intentado copiar nunca la letra a alguien!!

Ves? nadie! ;-)

Yo misma, recuerdo la preciosa letra de mi padre, limpia, espléndidamente bien dibujada con alguna floritura aquí y allá, que por desgracia, me resultó imposible copiar, por mucho que odiara la mía propia.
Y es que la mía, me parecía (y me parece todavía) muy vulgar, además de anárquica: de aquí a aquí, escribo en caja alta, hasta que la redondilla, se entromete sin razón aparente y hala! a medio renglón, cambio de tercio!

Pero también te diré, que por incongruente y anárquica que nos parezcan algunos textos escritos a mano, jamás serán mejores que la letra impresa...cada una, con su personalidad implícita, ya sea encubierta, cómo descarada! Excepto en un solo documento: las recetas médicas! en las que uno nunca sabe qué caramba pone...en ese caso, bendito ordenador!

Ana, princesa del guisante dijo...

Un trabajillo extra de estos días me ha impedido responder como Dios manda... Pero os agradezco vuestros comentarios.

Como reza el dicho: "poco a poco, y buena letra".
Será que tenemos todos que ir más despacio para poder mejorar nuestra caligrafía. Tomad nota.

Gracias por venir, por estar, por comentar. Tomaros algo calentito, hoy ha vuelto a despertar con niebla.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.