© de la imagen La meva maleta

viernes, 2 de noviembre de 2012

Carnaza

Dedicado al gilipollas de turno que sacó la bengala.



Voy a relatarte alguna de las cosas que pasaron la noche de Halloween, aunque sé que tú no eres de los que leen blogs de marujas como yo, y mucho menos periódicos. Y si los lees, a tí que te importa, prototipo de necio de la generación nini.

La noche de Halloween los padres de muchos chicos jóvenes se quedaron viendo la tele hasta las tantas, esperando que el niño o la niña volviera a casa. Algunos de ellos no les volverán a esperar jamás. Porque un capullo como tú sacó una bengala que provocó una estampida.

La víspera de Todos los Santos, tres padres no sabían que pronto irían al cementerio a enterrar a sus hijas porque un capullo sacó una bengala.

El día 1 de noviembre, los periódicos de todos tipos y colores, la televisión, la radio, y todo aquello que da noticias explicaban que un capullo sacó una bengala.

Así, con el fuego fatuo de tu bengala, la que indirectamente segó la vida de tres niñas, como habrían podido ser treinta, en lugar de hablar de lo de cada día, de la crisis, de lo malo que es el gobierno, de lo ladrones que son todos los que roban pero que no se les obliga a devolver el dinero, de independencias dependientes de la pasta, de todo aquello que vomitan a diario. Bueno, sí, volverán a hablar de política.

Porque ahora toca la carnaza:

-Que por qué siguió la fiesta (¿nadie se ha imaginado la escena? Un DJ de esos diciendo por el altavoz: "Amosaver, chicos y chicas alterados, no os vayáis a poner nerviosos, ni a salir gritando ni nada, pero es que voy a parar la fiesta porque, por lo visto, ha habido una estampida, y ha habido muertos. Poneos en fila, dadle la mano al compañero de al lado e id saliendo de forma ordenada"). Y el periódico pedirá la cabeza de un político.

-Que por qué se permitió la entrada sin revisar mochilas (cómo se le ocurre a un CAPULLO llevar una bengala en una sala repleta). Y el noticiero pedirá la cabeza de un político.

-El chico que fue a la fiesta, que entró y pagó, que vio que estaba "petado de gente" -literal- pero que se quedó. Y pedirá la cabeza de un político.

-Que las puertas de salida estaban cerradas. Y la radio dirá que a ver si dimite el político.

-Que por qué se permitió aumentar el aforo. Y la televisión del político dirá que había la mitad de gente de la que dice la televisión contraria al político.

Y mañana los políticos con cara compungida pedirán la cabeza de los que organizan la fiesta.

Y nadie, salvo yo, pedirá tu cabeza, capullo, hijodeputa de la bengala.




26 comentarios:

MadreYMas dijo...

Joder, Pesoletina...

Pues yo también pienso que el hijodeputa de la bengala, en su conciencia lleva la penitencia...
No creo que pueda volver a dormir bien en su puta vida.

Se me encoge el corazón cuando pienso en esos padres...

Anónimo dijo...

Yo sólo puede rezar por ellas, el año pasado estudiaban en el colegio donde van mis hijas............ ¡Estas fiestas no tienen sentido!,

Ana, princesa del guisante dijo...

Lo que me pone más triste de todo es que no creo siquiera que se sienta responsable de nada, conciencia cero. Así les han no-educado. Qué triste todo.

Ana, princesa del guisante dijo...

No, no tienen sentido... no entiendo nada. Gracias por comentar, y por rezar.

dolega dijo...

Suma una más a pedir la cabeza de ese hijo de puta.
En este pais cada vez más tenemos la costumbre de buscar culpables opr todas partes, que no niego que lo sean ¡ojo! pero no incidimos en el principal culpable, que es quién comete el acto delictivo.
Los demás, ok también, pero primero él. El descerebrado que tiró la bengala.
Besazo
PD: Oye, que me suscribo al blog, porque yo también soy maruja, ¡que le vamos a hacer! :D

Marta dijo...

Tres de mis blogs favoritos tocáis el mismo tema de entrada, cada una con su estilo pero con el mismo fondo de dolor e impotencia. ¿Dormirá tranquilo el HijoPutaBengala? Hoy los tacos están justificadísimos, casi son necesarios y terapeúticos para no reventar de dolor por dentro.
Gracias y besitos también!

Marta dijo...

PD: creo que he solucionado mi cuenta hotmail...de momento no han vuelto a pasar cosas raras :)

Anónimo dijo...

la anulación de la mierda. No nos quieren personas. Sólo ceporros restregando cuerpos "colocaos", asintiendo con la cabeza con un "tubo" en la mano, en el centro del estruendo y deslumbrados por ráfagas de focos. Es la locura a la que hemos llegado. Y el bengalero hijoputademierda, otro más. El más gracioso.
Y los que mandan, y yo, padre y abuelo, todos a la mierda. Están criados en la compensación inmediata y, leer un libro, es de frikis. Tardas horas en llegar a la recompensa del desenlace. Te admiro, maruja y suplico al universo volverme marujo y educar a marujas y marujos que no quieran ser ovejos imbéciles. Seria feliz si supiese enseñarles a ser felices contándose recetas de magdalenas y hablando, pero aunque fuese de Bakunin.
juanpe

Ana, princesa del guisante dijo...

Ay, Dolega, un culpable... Dios. Él eligió a esas tres niñas, de entre 10.000. Todos los que se metieron a pesar de darse cuenta que estaban llenos, los que siguieron vendiendo entradas, después de ver que la gente se amontonaba. Y el tontodelbote de las bengalas, por irresponsable.
Gracias, y bienvenida. Tómate un chocolate calentito y seguimos contándonos.

Ana, princesa del guisante dijo...

Marta, arriba le planteaba a Dolega que nuestra supervivencia, incluso la de tu amiga Ana, están supeditadas a la voluntad divina. Sí, los hombres con su acción pueden acelerar el tiempo de la muerte, amontonando criaturas de 17 años en salas repletas de ignorantes, o alargarla con tratamientos médicos que dan vida, pero la última palabra...
Lo siento, tu dolor es el mío. Besos

Ana, princesa del guisante dijo...

Menos mal!

Ana, princesa del guisante dijo...

Juanpe, no sé... me has hecho recordar cómo era yo a aquella edad. Yo era bastante normalita. Vivía en un pueblo grande con una discoteca desproporcionadamente grande, y una discoteca de chavalines. Edad de entrada, los 16.
Empecé a fumar con 14, mangándole dos Camel a mi padre. A esa edad, empecé a ir a la discoteca de chavalines, que costaba la entrada trescientas pesetas con consumición. Siempre, alcohólica, un vodka con limón o algo así. Si había presupuesto, te tomabas dos. Suficiente garrafa como para rebentarte el hígado. Nos amontonábamos, no sabíamos dónde estaba la puerta de salida, estaba todo tapizado con moquetas, para amortiguar el sonido. Nunca pasó nada.
A los 15 ya empecé a ir a la grande. Iba con la pandilla de mi hermano, de 20 años. Los chicos tenían coche, e íbamos a todas partes. La droga de turno para nosotros era el alcohol. Más de uno acabó bastante estropeado alguna noche. Nos amontonábamos y acabábamos con los oídos zumbando por el volumen de la música. Años después hubo una pelea y falleció un chico, cundió el pánico y llegaron a cerrar la discoteca.
Y me hice mujer de bien...
En mi tiempo había gente que era más cortada, y gente que se pasaba tres pueblos más. Como ahora, niñatos con dinero que van hasta el culo de todo, chicos de origen humilde que extorsionan a sus padres y se colocan hasta más allá, y chicos que no beben ni se drogan, que estudian, que son muy válidos fuera de esas fiesta y que acuden a ellas llamados por el mogollón.
No sé Juanpe, sueles pedir mi punto de vista, creo que es difícil encontrar el punto medio.

Inma dijo...

Hoy he hablado con ellos con mis hijos, de edades similares a las tres chicas muertas. Una de ellas de mi pueblo aunque no la conocíamos personalmente. Me dicen que el de la béngala ni siquiera sabe que es él, y si lo sospecha encontrara argumentos que justifiquen/disculpen/ su conciencia. Que probablemente estaba borracho o drogado y que a día de hoy no debe saber que es el culpable de este horror.
No puedo imaginar que esto quede sin castigo, aunque sea el que le dé su propia conciencia
Ah yo también soy maruja, y cada vez soy más feliz de serlo

aaana dijo...

Descansen en par esas pobres niñas. Que sus familias lo resistan lo mejor q puedan
Y que haya justicia.,y el gilipollas de la bengala sea consciente de lo q ha hecho

Y q nosotros seamos capaces de educar personas conscientes q ante una situación de riesgo sepan reaccionar :yéndose de la discoteca, no subiendo a ese coche,no tomando esa copa o esa pastilla ...
Yo tb empecé a fumar a los catorce, mi primera cogorza a los quince... y también me converti en mujer de bien, o eso quiero creer...

Carmen J. dijo...

El gilipollas de la bengala no es la primera bengala que tira. La diferencia es que las enciende en medio de la calle, y ahí no pasa nada. Es una imprudencia, criminal, como también lo es llenar un recinto hasta los topes y meter a la gente por un tubo donde una bengala o un simple grito de FUEGO provoca una catástrofe.

Tienes toda la razón y no te lo discuto. Pero también es cierto que para una mierdi-manifestación de 6.000 personas hace unas semanas había 1.000 policías, y en cualquier partido de fútbol hay orden público. Aquí había 12 polis municipales.

Es todo un despropósito, pero ha tenido que pasar esta pena para que se pongan en marcha y comprendan que hay cosas que se pueden evitar. Hasta el hijoputa de la bengala.

Dolores Ceballos dijo...

Siendo madre no te digo lo que haría yo con ese gilipollas.
Un bico pesoleta.

Dolores Ceballos dijo...

Y es que no escarmentamos

susana dijo...

Ahora toca culpar a todos menos al culpable. Y sobretodo no cambiar la forma de divertirse de los jóvenes que está en la raiz del problema. Un beso.

tomae dijo...

yo tengo problemas con mi cuenta bloguer ¿sale esto?

Ana, princesa del guisante dijo...

Gracias, Inma. Lo cierto es que yo no comprendo la forma de divertirse de estos chicos, como mi padre no entendía la mía ni mi abuelo la de su hijo. Procuro ser abierta a la música de mis hijos, pero habrá que enseñarles a divertirse de formas saludables, porque dentro de nada entrarán en la adolescencia, y lo que no hayamos hecho antes de ese momento, ya será tarde.

Ana, princesa del guisante dijo...

No, no va a ser consciente, el de la bengala, digo. Justito serán conscientes del peligro que corrieron los que se quedaron atrapados en la avalancha, y lo grabaron en vídeo. Creo que en esa fiesta hubo mucho mucho más que un tonto del culo con bengala, aunque a ese no lo olvido.

Ana, princesa del guisante dijo...

Estoy de acuerdo contigo. Hubo demasiados descuidos, demasiada gente, demasiado descontrol. Y el de la bengala sólo es uno de los que se metieron en la boca de ese lobo sin saber por dónde se salía, amontonándose sobre los montones (por lo visto, mientras las niñas se morían intentando salir un grupo de desgraciados pugnaba por entrar).

Ana, princesa del guisante dijo...

Qué duro para todos, ahora. Bicos

Ana, princesa del guisante dijo...

Esa es la clave, Susana, darles un fundamento a los jovenes para que entiendan qué significa divertirse... Besos

Guillermo dijo...

Suscribo TODO lo que dices, sensata profesionalmujermadre.

Ana, princesa del guisante dijo...

Gracias, Guillermo. Ojalá la sensatez se pusiera de moda...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.