© de la imagen La meva maleta

domingo, 22 de enero de 2012

Soledades soleadas

Refugiadas por el buen clima y por tener que hacer frente a la decisión tomada. Cambio de casa, de entorno, de amigos, de estructura familiar, por las circunstancias y por elección. El instinto o el azar os han llevado a la costa, a los agradables paseos por la playa, a la suavidad del tiempo, a la languidez del decaer de la tarde.
No dejan de ser dos soledades soleadas, tan difíciles de llenar. Os observaré desde nuestra niebla, desde el frío de la calle pero desde el calor y el ruido de nuestro hogar, y no podré evitar sentir un poco de lástima por el camino que habéis querido tomar.



Hoy os habéis encontrado y quizá podáis haceros compañía, no soy capaz de ponerme en vuestro lugar, pero os vendrá bien ver una cara conocida en mitad de esa nada.

14 comentarios:

Tita dijo...

Siempre pensando en los demás...eres toda una princesa.

susana dijo...

El clima ayuda pero tampoco lo es todo si falta compañía. Un beso.

Ana, princesa del guisante dijo...

Gracias, Tita. No sé si siempre pienso en los demás, pero procuro ponerme en su piel a menudo, si no, sería muy pequeñita.

Ana, princesa del guisante dijo...

Sí, es cierto, pero la verdad es que si el clima fuera húmedo y frío y que invitara a encerrarse en casa, sería peor, supongo. Besos

Dolores Ceballos dijo...

Me da la sensación de que no te gusta mucho que paseen su soledad de esa forma. No sé, tú sabrás, mucho mejor que nosotros, a qué te refieres...

Biquiños pesoleta...

El sol no siempre calienta con su resplandor, por mucho que nos empeñemos en querer verlo así...

La meva maleta dijo...

He visto muchas veces que una soledad prolongada acaba instalándose en uno (a veces para siempre) y que dos soledades juntas, con el tiempo no tienen porqué convertirse en buena compañía obligatoriamente, aunque, depende de tantas cosas...no creo que sea más fácil ni con sol ni sin él :-)

Mariapi dijo...

Es muy difícil dar una opinión de algo tan íntimo estando tan fuera de la situación. Cada vez estoy más convencida que el final de nuestras vidas(a eso me suena el post) es muchas veces el punto buscado. Somos los viejos que elegimos ser. Quien elige ser soledad soleada, probablemente ha querido serlo desde su juventud, aún sin saberlo conscientemente...

besos, y no te preocupes, a lo mejor lo que para ti es doloroso, para otros es lo que quieren y no les hace sufrir.

Ana, princesa del guisante dijo...

No, simplemente me entristece su soledad, justo por lo que dices, no es bastante el sol para abrigar al alma. Besos

Ana, princesa del guisante dijo...

Bueno, en este caso no lo buscaron, no fue una soledad buscada, sino que la soledad es consecuencia de su vida. El sol sí lo han buscado como acompañante, pero creo que les servirá de poco. Procuro no preocuparme por lo que no podré resolver, pero sí me entristece. Qué penica, Mariapi. Un besote

Ana, princesa del guisante dijo...

Eso es justo lo que yo quería decir: no creo que la suma de sus soledades sea una solución, y el sol, tampoco, aunque les favorezca el poder salir a la calle en busca de compañía. Petonetes

Mariacininha dijo...

Adoraria ser sua companhia (ou um rosto familiar) em um lugar lindo como este.

PILAR T dijo...

Elección de soledad, o la vida que les ha llevado, a veces sin saber en qué punto se equivocaron. Pero no sirve mirar atrás.

Y, sin saber lo que son para tí, nunca podrás dejar de preocuparte, de acompañarles en la lejanía. Los problemas se marchan con uno, no importa si buscas sol o encuentras frío. Si no se han resuleto, te acompañan. Siento tu dolor casi como mío. Un abrazo

Ana, princesa del guisante dijo...

Estaría encantada! Un buen paseo y compartir experiencias, una maravilla.

Ana, princesa del guisante dijo...

Eso es verdad, no se puede huír de uno mismo, porque al final, los problemas nos persiguen. Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.