© de la imagen La meva maleta

domingo, 15 de enero de 2012

Hoy es tu día



Tienes que dar el gran Sí
No volverás la vista atrás, nunca leerás estas palabras. 
Has tomado una decisión impactante, valiente, difícil, única.

Anoche hablé con tu madre y quise llorar con ella.
No sé explicarte qué se debe sentir cuando tu única hija toma los hábitos. Pero hoy me siento mucho más cercana a tu madre que a ti. Ojalá no viviésemos tan lejos, me gustaría poder acompañarte. 
Lo haré desde la oración. Pediré ayuda para poder comprenderte, para entender cómo se puede renunciar con 38 años a volver a ver el mar, a sentir las calles de la ciudad, a ver escaparates, a contemplar obras de arte, a leer una novela de amor. No tengo ni la más remota idea de cómo vivirás sin dar un paseo hasta perderte, sin poder dormir a pierna suelta hasta las tantas después de haber estado en una cena con amigos, sin sentir el calor de un beso. Ya, ya, ya me sé lo del Amor, lo de la Mano de Dios, lo de la Palabra. Pero no estoy segura de que todo eso pertenezca al mundo de los vivos. Porque tu cuerpo está aquí, y tú has decidido pasar el resto de tu vida encerrada en una cárcel por Él. Necesito más Luz, hoy no la tengo.

26 comentarios:

tomae dijo...

...pertenece tanto al mundo de los vivos como lo que quieres a tus guisantes Princesa Del.

Me ha alegrado la noticia de tu Sor amiga.

laura dijo...

Realment és difícil d entendre aquest pas. I de renunciar a tantes tantísimes coses que no puc imaginar. Una elecció molt personal. Esperem que es senti molt realitzada i trobi la felicitat on jo mai la buscaria.
Realment em quedo reflexionan sobre el tema...

laura dijo...

Realment és difícil d entendre aquest pas. I de renunciar a tantes tantísimes coses que no puc imaginar. Una elecció molt personal. Esperem que es senti molt realitzada i trobi la felicitat on jo mai la buscaria.
Realment em quedo reflexionan sobre el tema...

Ana, princesa del guisante dijo...

Ya, ya lo sé, pero hoy no quiero creérmelo. Un convento de clausura no es la casa que tú imaginas para tus hijas, ¿verdad? Yo me alegro por ella, pero ella es también su padre de 80 años, y su madre de algunos menos. Y todos los demás. Difícil, muy difícil, Tomae.

Ana, princesa del guisante dijo...

Laura, jo fa molts i molts dies que hi penso, i em fa molta por posar-me en el seu lloc. No crec que ella ho senti com una recerca de felicitat sino com un deure. No podem jutjar-la, no podem entendre-la.

El Naranjito dijo...

Su Serenisima Alteza: permita usted que resuma en estas torpes letras mi larga ausencia por el castillo en el que vos habita y nos abre de par en par.
A pesar que no le tocó la lotería; a pesar que me gusta el café negro y calentito (el chiste lo dejo para el otro blog que vos manteneis); a pesar que os tengo que mandar la receta del "Güailey" un sucedaneo del Baileys con el que mi sufridora esposa nos obsequia de vez en cuando, a pesar de todo eso, el premio por tus 500 entradas ya lo tenemos tu fieles seguidores.
El Sr. Guisante de vuestro mullido colchón es el protector y vigilante de tus sueños. Permiteme, perdón, permitame que llene vuestras páginas de garabatos mios en forma de comentarios, para poder decirle a Vuestra Alteza que tengo un amigo que trabaja en la ONCE que es el tío que vé las cosas con más claridad del mundo. Bajo ese paraguas de la foto, el Quillo, que no es otro que el gato de mi mujer y de mis hijos, se para para ver como se disipa la ingrata niebla cuando visitas la humilde Bodeguita de este tu seguidor.
Y sobre esta última entrada, si vuestra Alteza me lo permite, le contestaré cuando me pasee por la calle Santa Paula de Sevilla, donde está el Monasterio del mismo nombre y escuche sus rezos a la hora de maitines.
Perdonome mi querida Alteza por lo extenso de mi comentario, pero pasar tantos días sin visitar vuestro castillo es lo que tiene, que tengo tanto que decirle y tan poca inspiración.
Una verdadera reverencia mi Señora.

Ana, princesa del guisante dijo...

Naranjito, el día que mis pies me lleven a esa Sevilla tan curiosa, ten por seguro que voy a pasarme por tu bodeguita a tomarme un café sin-cloney, contigo, que es mucho mejor. Te agradezco tu cariño y tu sentido común, distinguido caballero.

Tita dijo...

Buffffffff ¡gran sacrificio!

Para ella...y para los que la rodean

Abrazos princesa

susana dijo...

No te preocupes. También se puede renunciar a los hábitos y, si ve que no le hace feliz esa vida, siempre estará a tiempo de dejarla. Un beso.

La meva maleta dijo...

A mi, también me impresiona que en estos tiempos, todavía haya quién sienta de una manera tan rotunda una vocación cómo esta y acepte sin condiciones todas las renuncias que supone.
Pero cuando vi el programa en el que se mostraba un momento de la vida de Teresa Forcades en el Monasterio de Montserrat, en el que hablaba de su decisión de hacerse monja y su visión de las cosas, lo entendí un poco mejor.

Quizás lo hayas visto ya, pero por si acaso aquí te dejo el enlace

http://www.tv3.cat/videos/3702710

Petonets

MadreYMas dijo...

Pesoletina, pues no. Yo tampoco lo entiendo. Y no, no me gustaría que mi hija tomara esa decisión...
Efectivamente es una decisión personal y lo importante es que ella sea feliz, pero me imagino que sus padres no deben entenderlo...
Seguramente nuestro punto de vista sea egoísta... por eso no comprendemos una entrega tan desinteresada...

PD: Criatura, a mi vera, opina que el dibujo en el que apareces hablando por la radio es un Rey Mago y que el fondo de tu blog son burbujitas... toma ya. No la veo viviendo en un monasterio de clausura...

Annie dijo...

Me parece muy cobarde. Es demasiado fácil encerrarse a que otros decidan por ti. Jesús mandó a sus apóstoles por el mundo, a luchar, a hablar, a quedarse en las casa que les acogieran. Cómo se puede amar a otro a kilómetros del prójimo? Desde luego, no me cuadra, "honrarás padre y madre"... El mensaje se desvirtúa... Una palmada en el hombro y mis simpatías para tí y los allegados de esta muchacha.

Ana, princesa del guisante dijo...

Ni siquiera sé qué decir, es duro. Un besito

Ana, princesa del guisante dijo...

Si toma los hábitos se supone que lo hace para siempre, no creo que se lo haya tomado a la ligera... aunque yo también pienso que cuando se dé cuenta de dónde se ha metido no podrá aguantarlo. besos

Ana, princesa del guisante dijo...

no he podido abrir ese vídeo, no funciona el enlace, pero lo buscaré. Necesito entenderlo, me cuesta, me cuesta. Un petó.

Ana, princesa del guisante dijo...

No pude hablar mucho tiempo con la madre, me hubiera gustado no estar a mil kilómetros de distancia y estar con ellas un ratito, con las dos.

Lo de reina maga, se nota que tu hija es lista, lista :-) Aunque lo de las burbujas, a lo mejor no es cierto del todo, eh.

Ana, princesa del guisante dijo...

Chica, no sé mi marido también dice que es egoísta, que no ha pensado en nadie, ni en sus padres. Los padres de mi amiga le dieron la vida para que ella la utilizara como mejor supiera, no creo que su hija deba renunciar a su vida por los padres, ay, qué difícil, Annie, la virtud del punto medio, la libertad en las decisiones...

Mariapi dijo...

Sabiendo que mi camino es otro, entiendo y admiro a tu amiga. Su decisión no es de huída. Ella desde su encierro libre hará más por nosotros que otros en medio de la vorágine de la acción. Creo que es difícil de entender, sí...agradezco a Dios la Fe. Y me pongo en el lugar de la madre...tampoco veo tanta diferencia entre lo que puede sentir ella y lo que se siente cuando una hija se casa, por ejemplo...y se va a vivir muy lejos, o cerca, vete tu a saber. Creo que yo estaría feliz, sobre todo porque toma la decisión con 38 años con una madurez plena.

Me uniré a ti, y rezaré por ellas.
Besicos.

Ana, princesa del guisante dijo...

Mariapi, si me permites, lo único que admiro de su decisión es su libertad. Creo que es la única decisión que ha tomado de forma absolutamente libre en toda su vida, y eso ya es un buen principio. Un beso, gracias por tu oración.

sunsi dijo...

Qué complicado es escribir un comentario a tu post, Princesa.

Me viene a la memoria el pasaje del Evangelio de Marta y María... "Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada"... También ese "dejarás padre y madre"...

Desde luego, sin la luz de la Fe es imposible entenderlo; incluso con la Fe cuesta asimilarlo... o asumirlo. Tengo experiencia cercana de dos chicas jóvenes, una de ellas está en Ávila y es Carmelita descalza. El dolor de la familia me pareció como un paralelismo del dolor de la Virgen, que sabía que su Hijo cumplía con la voluntad del Padre pero por ella pasó todo el sufrimiento de una madre. Igual el ejemplo no es acertado.

Lo más importante: ¿Ella es feliz? ¿Su espíritu está en Paz? ¿La elección ha sido libérrima?...

No sé qué haría si me tocara a mí... así que no soy nadie para juzgar la actitud de la madre... Supongo que me pondría "de rodillas";-) con las manos abiertas para recibir de Dios toda la fuerza de la que carezco.

Un beso, Ana. Menudo tema. Me quedo rumiando...

Annie dijo...

Mira, si en vez de un convento, se pirase a México, con un moreno macizorro y les dijera a sus padres "Oyes, que no os llamo más, ahí os quedáis, majetes!", qué dirías? Es eso... es que nos lavan el cerebro para pensar que si es por la Iglesia, está bien. Y no es así, la Iglesia (y yo pertenezco a ella) no tiene derechos ilimitados sobre todo lo humano y divino (como cuando investigan e inscriben propiedades a su nombre). A VER SI ME EXPLICO: Se puede ser española y no estar de acuerdo con como se está gobernando el país.
En cualquier otra circunstancia, a todos nos hubiera horrorizado, vamos... digo yo. Un beso Pesoleta...

Ana, princesa del guisante dijo...

No sé, si yo hubiera tomado cualquiera de las dos decisiones que expones, habría esperado que los demás las respetaran. Y espero que mis hijos tomen las suyas prescindiendo de mi opinión, aunque me cueste horrores entenderlas. Es difícilísimo, Annie.

Ana, princesa del guisante dijo...

Bueno, yo sigo buscando respuestas, pero empiezo a pensar que no podré entenderlo nunca, así que tendré que aceptarlo. Un beso

Yaneth dijo...

Es difícil de entender para mi también, no has podido expresarlo mejor. Buceando he llegado a tu blog y me has recordado este tema al que llevo mucho tiempo dándole vueltas por no llegar nunca a una explicación que realmente me convenza. Sigo tu mismo razonamiento. Un Saludo ;)

Ana, princesa del guisante dijo...

Bienvenida al castillo, Yaneth. Supongo que es necesario sentir una fe muy profunda para llegar hasta este punto y, sólo desde esa fe, entenderlo. Saludos

Anónimo dijo...

Hola, creo q conozco a la chica de la que hablas. Este domingo estuve en su entrada. Soy su amigo y me pasa como a ti...la echo mucho de menos y me cuesta pero al mismo tiempo soy consciente de todo lo demás: valiente, feliz y libre q ha sido. Ya t escribiré mas pues llevo toda la semana masticando esto

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.