© de la imagen La meva maleta

lunes, 30 de enero de 2012

A flote


Te contaba el otro día que tengo la permanente sensación de estar metida en un baño de puré de patata, en el cual no puedo dejar de mover los brazos para no ahogarme, pero la densidad del puré tampoco me permite avanzar. Yo ni siquiera tengo la cuarta parte de los problemas que tienes tú, con lo cual tu sensación tiene que ser aún más angustiosa y pegajosa.


Imagen sacada de aquí.

Creo que la clave está en no ceder, en no dejar de remar, porque intuyo que el agotamiento está haciendo mella en ti y en tu humor. Seguro tiene que haber aguas más limpias, más claras,  más templadas. Seguro.
Estoy convencida de que en algún momento, a base de mover los brazos con energía, alcanzaremos esas aguas de suave manantial que merecemos. Yo acabo de sentir un pececillo acariciando mi pie, eso es buena señal.



16 comentarios:

Dámaris dijo...

no desistas, el agua emergir´´a, los pececillos lo auguran.

Ana, princesa del guisante dijo...

Tengo la seguridad de que hay que sobrevivir, es lo único que nos queda.

susana dijo...

Yo también tengo a menudo esa sensación. Un beso.

MadreYMas dijo...

Mmmm, puré de patata? Me ha gustado la metáfora...
Pero tengo una idea: ¿y si en vez de remar nos lo comemos?

Ana, princesa del guisante dijo...

Pues lo siento mucho, es una sensación agotadora. Besos

Ana, princesa del guisante dijo...

Lo he probado pero me han dado retortijones :-(

Dolores Ceballos dijo...

Pues cierra los ojos y piensa que tu puré es un mar en calma color turquesa. Siente las pequeñas olas llegar a la orilla y mojar tus pies descalzos. Agáchate y toca el agua... salada, serena y calentita...
Ahora nada, juega y diviértete. Chapotea y olvídate del puré.!

ana dijo...

Quizá, un pequeño truco, nos haga descansar un rato. Saca toda tu presencia a la superficie, toda horizontal... pachorra, relajada, sin prisas... respira muy hondo dejando todas las fuerzas de tu organismo en el olvido, flota y descansa haciéndote la muerta físicamente pero con el alma a pleno pulmón... sobre ese puré denso. Sé absoluta horizontalidad. Seguro que no te hundes.

Necesitamos parones, no hay otra, Pesoleta.

Un abrazo.

La meva maleta dijo...

Me parece buenísima la metáfora del puré; descriptiva y gráfica como pocas.
Lo peor, es la constante sensación de nadar justo para no ahogarte, sin dirigirte a ningún punto en particular.
Puede que el pececillo, sea un indicio que hay cerca algún lugar, donde nadar, sea más amable y menos peligroso.

Esperaré a ver si la espesura se disipa y la orilla ofrece mejores parajes en los que descansar...

¿No tendrías por ahí ninguna burbujita? ;-)

Petonets guapa.

Marta dijo...

¿Han tirado para colmo queso para gratinar por encima de tu puré???...en el mio sí,está todo tan pringoso!!!!
Besos Pesoleta, tú sigue nadando, compartamos flotador y no permitas que hagan puré de guisante nunnnnnnca!

TC dijo...

Me apunto a lo del pure, creo que muchos nos hemos caído en una marmita llena de pure, y nadar contra corriente siempre supone un esfuerzo extra. Esperemos que lleguemos a buen puerto. Tu sigue moviendo los brazos!

Ana, princesa del guisante dijo...

mmm me gusta la metáfora, pero como que no me sale, eh..

Ana, princesa del guisante dijo...

En ello estoy, aprendiendo cada día. Voy parando, pero cuando miro los resultados de mis esfuerzos, me desespero más. Besines

Ana, princesa del guisante dijo...

Sí, la burbujita bloguera, es lo mejor. Petons grans.

Ana, princesa del guisante dijo...

Ay, Marta, qué espeso está esto. ¿Son guisantes? Tenía que haberlo mejorado. Besos, vuelve, vuelve, te echo de menos.

Ana, princesa del guisante dijo...

nena, sé nos va a quedar un tipazo con tanto ejercicio jajaja

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.