© de la imagen La meva maleta

domingo, 1 de mayo de 2011

Homenaje

Mandé esta carta para concursar en Es amor. Lo hice de forma anónima, porque dolía demasiado. Hoy, día de la madre, la lanzo al aire, al lugar donde habitan las criaturas que jamás pudieron ser, y que hoy día únicamente existen en mi recuerdo. A ellos, mis cuatro niños perdidos, y a los dos que sí llegaron a ser, y que hoy han llenado mi regazo de papeles con corazones y soles, y mis oídos de la música celestial de sus voces.

La cicatriz

Volvimos a casa juntos y abatidos. Ya no éramos tres, sólo quedábamos tú y yo. Y ese maldito vacío. Y una dolorosa cicatriz que dibujaba un sonrisa estúpida en mi vientre. Había sido todo tan rápido: mi malestar de los días de antes. Aquel dolor punzante, como un cuchillo clavado en un costado. La primera noticia del embarazo, las cuentas. Nacería en verano... 

Pero no encontraban al embrión. No estaba en su sitio. Y empezaron las prisas. Se olvidaron del niño, porque no podría llegar a ser nada, y era primordial salvar mi vida. Olvidaron que yo ya lo quería, era tuyo, y mío. Mi bebé, mi niño, nuestro hijo. Tanto tiempo esperando por él,  y ahora me lo arrebataban. Yo, que tenía su nombre, -el tuyo-, y sabanitas de hilo bordadas, y planes para nosotros, cruzaría el umbral con un arrullo vacío. Temía las miradas de lástima de los otros; pensarían de mí, de esa niña patosa que siempre había sido, que tampoco valía para ser madre.

Me acosté a tu lado, con los ojos cansados de llorar. Y bendije la suerte de seguir viva. Y como en un intento desesperado por conservar las dos vidas, la de ese niño perdido, y la de nuestro amor, nos quisimos entre sollozos. Besaste mi cuerpo magullado, aprendiéndolo de nuevo, y yo te amé más que nunca. No nos devolvió al niño, pero blindó por siempre nuestro amor. 

Ahora, cuando vemos a los niños en sus camitas, dormidos, desde el umbral de la puerta de su habitación,  pienso que no habrían podido ser otros, sino éstos, nuestros hijos. Ellos, los que ese destino caprichoso tenía reservados para ti y para mí. Y te invito a hacer el amor, sabiendo que nunca será como aquella vez, en que celebramos que no tuviste que entrar sólo en la casa.


Feliz día



19 comentarios:

Mariacininha dijo...

Muito muito bonito, Ana.

Mari dijo...

no hace falta que te diga que estoy llorando como una niña pequeña.
No me importa.
Solo darte las GRACIAS!!!! y esta vez con mayusculas.
un beso y felicidades por esos angelitos que te hacen la vida mejor.
Mari

Tita dijo...

Por mis dos tambien....

Abrazos y felicidad, Ana

Anónimo dijo...

Princesa, aún sabiendo lo doloroso de la pérdida y entendiendo los momentos de choque y el vacío físico, tienes a tu lado mucho amor, personalizado en alguien al que le regalas lo mas grande del universo. El amor.
El pianista esnamorado.

Itsaso dijo...

La carta es preciosa, no puedo imaginarme lo duro que tiene que ser pasar por eso. Feliz día de la madre Ana. Un beso.

Laura dijo...

Ana, cuanto dolor y cuanto amor ...
te envío un abrazo fuerte !

Dolores Ceballos dijo...

El cielo está lleno de niños "perdidos", niños a los que entregamos nuestra sangre y nuestro corazón y jamás pudimos dormir ni acurrucar en nuestro regazo. Niños que forman parte de nuestras familias, bebés que nunca vieron la luz pero que fueron engendrados con todo el amor que una persona puede dar. Hijos que no son, pero que siempre serán.

Biquiños Pesoleta.
Biquiños bebés.

Ana, princesa del guisante dijo...

Mariacininha: obrigado. Beijos


Mari: Gracias a ti. Uno no puede comprender el sentido último de lo que sucede hasta que mira hacia atrás con la perspectiva suficiente. Un beso


Tita: cuánto les necesitamos, ¿verdad? Un beso

Pianista: son heridas cerradas, de vez en cuando hay que acariciar la cicatriz para no olvidar cuál fue el camino. Un abrazo, bienvenido al castillo.


Itsaso: no hace falta que te lo imagines, te aseguro que es una sensación desagradable. Feliz día a ti también, porque hoy también es el día de las madres.

Laura: a partes iguales. Si no amas, no duele. Un abrazo, guapa.

Dolores: No hay que olvidar el camino que nos lleva al lugar a donde estamos. Eso no quiere decir que haya que andar llorando por las esquinas, pero sí tener un recuerdo. Bicos

La meva maleta dijo...

Qué bonita carta Ana.
Es imposible olvidar una pérdida tan grande como ésta.

Por suerte no te faltan soles ni corazones, con los que aliviar la herida.

Un beso grande guapa

Anónimo dijo...

Muy bonita la carta, y me alegro muchísimo que por fin tengas a tus dos "soles" contigo. El camino en algunas ocasiones es muy largo, muy duro y muy incomprendido. Yo no se de donde sacamos la fuerza para luchar aunque aparentemente se nos ve como mujeres frágiles, creo que somos auténticas superwoman.
Por eso yo me siento madre, aunque mi pequeña Lola no esté conmigo fisicamente, pero si en mis pensamientos.
FELIZ DÍA DE A MADRE!!!

Rosa dijo...

la carta es preciosa. tengo la piel de gallina y los ojos llenitos de lágrimas.
tengo una amiga que ha tenido tres perdidas en los últimos tiempos y le voy a imprimir la carta para q la tenga, creo q le puede venir muy bien sentirse reflejada, comprendida por alguien q lo ha pasado

te mando un abrazo fuerte, fuerte, y un felicidades tardío por el día de la madre.

bestes

Dámaris dijo...

:**(

El Naranjito dijo...

Querida Ana, me dirijo a tí como Ana, la madre y no como Su Alteza Real La princesa del guisante. Te lo digo en sério, se me han caido dos lagrimones como bellotas. En serio una carta llena de sentimientos como solo las MADRES tenéis y sabeis expresar.
Felicidades, que hoy 2 de Mayo tambien es el dia de las Madres, y mañana y pasadomañana, que os lo mereceis.

Ana, princesa del guisante dijo...

Mevamaleta: cuesta encontrar el equilibrio entre olvidarlo para que no duela, y no olvidarlo porque es tu historia. Los niños supieron darme un buen día, aunque con algún pulso de los suyos :-)Petonets

Anónimo: La fuerza la tienes que sacar de dónde sea. No puedes no vivir tú. Su destino era no existir, como el mío era tener dos chicos, éstos, y no otros. En fin, un abrazo de corazón y una oración por Lola.

Rosa: tuve la carta encallada en el alma durante años. Y el día que la escribí me conmocionó. Removió en mí sentimientos que tenía mal cicatrizados... Hay que mirar siempre hacia adelante. Un beso, y otro para tu amiga.

Dámaris: ((((gracias))))

ElNaranjito: se me hace un nudo... Gracias, caballero.

Mariapi dijo...

Ana, preciosa carta. Esos amores ausentes ayudan, (al menos a mi me han ayudado), a entender y valorar más el regalo de la maternidad. Un besico.

meloenvuelvepararegalo dijo...

Oh! qué emotiva esta carta...
Me quedo con un comentario donde precisamente haces referencia a que nuestro pasado es el que nos hace estar en este nuestro presente y es el que hemos de disfrutar. El recuerdo por supuesto, mantenerlo.
Ay, princesa,

Marta dijo...

Qué carta tan dura, Ana, y tan bonita a la vez, triste... pero alegre por lo que tienes hoy, por esos pequeñajos que hoy llenan tu vida de soles y pulsos, por tu compañero de vida que te llena de comprensión. Me has emocionado por la sonceridad con la que abres tu corazón, aunque debe ser mejor así y te felicito porque sabes hacerlo.
Un beso muy grande, princesa ;O)

Marta dijo...

Te sigo !
Ptonts ;O)

Ana, princesa del guisante dijo...

Mariapi. sí, no queremos que pase, pero si nos pasa, tenemos que sacar la lección de ello. Un abrazo

Meloenvuelve: hay gente que prefiere no mirar al pasado, pero a veces el pasado es tozudo y se empeña en volver...

Marta: Bienvenida al castillo. Me viene bien escribir para analizarme, para encontrar sentido a lo que no comprendo. Siempre se ve diferente. Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.