© de la imagen La meva maleta

martes, 23 de noviembre de 2010

Ropa de invierno/Ropa de verano

La recuerdo en la penumbra de su habitación. Yo la aguardaba metida dentro de sus sábanas, de crujiente algodón secado al sol. Ella, con delicadeza y pudor se quitaba la bata fresca que había vestido todo el día, y se ponía el camisón. Sólo entonces, dejaba caer su combinación, que caía arrugada a sus pies.
La luz de la luna que entraba por la ventana recortaba sus silueta de abuela, aunque su cuerpo sólo tendría 50 años. La esperaba para dormirme a su lado. "Ani, ¿has tirado el chicle?". Y yo estiraba mi mano, disimulando bajo la fina colcha de verano, hacia la mesilla, y lo dejaba ahí, para mañana (el que esté libre de pecado que tire la primera piedra :-)

-Jesusito de mi vida, venga.
-que eres niño como yo (pero yo soy una niña, eh, pensaba)
- por eso te quiero tanto
-que te doy mi 'corasón'
-Tómalo
- tuyo es
- mío no
- (¿como era ?) Virgen 'bendida'
- ven a mi cama
- dame un abrazo (esta es la que más me gusta)
- y ¡hasta mañana!

La seguridad de esas palabras me arropaban toda la noche. No había habido abrazo ni besito, pero estaba ella, con la presencia de su cuerpo durmiendo a mi lado, en una cama con cabecero de estilo Thonet.

De ella aprendí a guardar la ropa cuando cambiaba la estación. Con un innegable sentido práctico escribía en una caja, con su pulcra letra de maestra: ROPA DE INVIERNO/ ROPA DE VERANO. 


Era, como acabo de decir, maestra. De lengua castellana, de latín y religión. Presumía de haber empezado a leer con cuatro años, como yo, y como Bufón. Así que no es de extrañar que escribiera muy bien, y para gran envidia mía, era una magnífica rapsoda.

Todos sus nietos aprobamos, sin estudiar apenas, latín. En una hora de clase magistral privada, nos explicaba todas las conjugaciones y los verbos. Y nos inculcó el amor por la lectura y de sus manos me llegaban los mejores libros, y aún hoy, llegan los mejores libros para mis hijos de las manos de mi abuela, y de las de mi madre.

Este fin de semana quiero ir a llevarle el libro que he escrito. No lo sabe, ni lo sospecha. Por cuestiones de salud, y por su propia voluntad, vive en una residencia de ancianos a algunos kilómetros de mi casa, y no puedo ir a verla tan a menudo como quisiera. 

Tendré que salir llorada de casa, porque en cuanto sus ojos, que casi no ven,se inunden de lágrimas al ver mi nombre en la portada de un libro, sé que no podré soportar la emoción.  Jesusito de mi vida....

14 comentarios:

La meva maleta dijo...

Ana, si no te sale la voz, no hace falta que te diga, lo que le tienes que dar:
Muchos besitos. Y entre tus muchos, con gran cariño, éste mío :-)

MadreYMas dijo...

Sabrá que es la primera resposable de ese libro... y seguramente, ni siquiera la sorprenda... porque es muy probable, que ella supiera, antes que tú, que esto terminaría pasando.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Mevamaleta: No me saldrá la voz, lo doy por hecho. Los besos le llegarán a pares, y espero que algún día la conozcas, y el besito, se lo das tú. Un beso para ti, ahora.

*MadreYMas: la edad ha hecho mella en ella, y no es muy mayor, tiene 80 años, seguro, seguro que no se lo espera. Un beso

Mariapi dijo...

Ana tienes la virtud de tocar el corazón con las palabras...ya estoy con el lagrimeo, sólo de imaginarme la escena. Muchos besitos para tu abuela. Un abrazo para ti.

Dolores Ceballos dijo...

Por muchas lágrimas que llores... me parece que no serán las suficientes. Déjate llevar por la emoción, ¡no quedamos en que somos unas lloronas!!!

Mar dijo...

¡Qué bonito! Se sentirá orgulosísima de ti, como todos los que te quieren, seguro. Ahora solo falta pensar en la dedicatoria que le vas a poner.

espía Monsieur "C" dijo...

...pegdongne usted Madame Princesá...le infogmo que he hechó mis pesquisás y el "paquete" no ha llegadó a la librgegiâ Gustosamente le magntendre infomagdo Cher Princes, Aure Vouire...

PS Bonito lo del Jesusito Como Yo, me digegon que los de "Pocoyo" salió de una interpgetacinó del hijo de los autoges... ;)
PS (VIP ) Pssst... Mon Dieu pogfavog no gevele mi identida Cherrgi Prgincesá.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Espia Monsieur C: has sido un fiel escudero, por lo que paso a nombrarte caballero espiante. ¿lo has encargado? ¿te han dado alguna fecha?
Gracias mil.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Mariapi: bueno, cuando vaya intentaré acordarme de tu entereza en la boda de tu hija. No quiero que las lágrimas sean tristes, porque a veces la vejez, lo es. Un beso, y gracias....


*Dolores: ¡¡¡es verdad!!! Hola, me llamo princesa del guisante, y soy una llorona... y lo estoy dejando jajaja

*Mar; hoy he escrito dos dedicatorias, y lo he tenido que dejar, porque lloraba tanto que los niños se han asustado jajaja

Julia dijo...

Hija¡¡ si me estoy emocionado de leerte y más de imaginarmelo...mi abuela, y ahora mi suegro han tenido que estar en residencia,...y como aumentó en mi el sentimiento de cariño hacia ellos¡¡ Felicidades por tu libro y que sorpresa que la ilustradora sea Carme Sala, de la meuamaleta. En cuanto lo localice en Alicante, lo compro y lo llevo a la sesión de cuentacuentos del cole. bsss y que bonito regalo a tu abuela.

Dolores Ceballos dijo...

Y cómo puedo hacer yo para que me lo dediques???

Ana, princesa del guisante dijo...

*Julia: Te recomiendo que lo encargues en la librería, porque no puedo conseguir informarme de los lugares a los que va a ser distribuido (ya sabes, las cosas de palacio :-) Gracias por tu cariño, y me parece fenomenal para un cuentacuentos, porque los abuelos nunca tienen suficientes besitos.


*Dolores: ay, se me ocurre que me invites a Galicia a comer marisco, pero eso es mucho morro jajaja No sé querida, vamos a pensarlo, ¿vale? Biquiños

meloenvuelvepararegalo dijo...

Un beso para tu abuela, de mi parte, ya que ahora yo no se los puedo dar a las mías.
Disfrútala, de la manera que sea (aunque sea llorando) mientras está la puedes ir a ver, tocar, oír, hablar, oler, besar...
Seguiremos pendientes de las noticias,

Ana, princesa del guisante dijo...

*Meloenvuelve: cuando veo lo que son ahora mis abuelos, yo que puedo recordar lo mucho que fueron, me despiertan ternura y tristeza a partes iguales. Ya les echo de menos, y todavía les tengo. La dedicatoria me ha quedado de pañuelico... para empezar. Un beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.