© de la imagen La meva maleta

domingo, 19 de septiembre de 2010

Demasiadas heridas

Mi vaso está tan colmado de lágrimas, que ya no me caben sonrisas para ti. No estoy dispuesta a recibir más heridas tuyas.



Vienes en aparente son de paz, pero sigues sin respetarme. Tu burla sobre mis sentimientos, tu menoscabo hacia mí, tu decirme que mi bondad es solo un papel que interpreto, ha sido demasiado para volver a perdonarte una vez más.

Ya no tienes lugar aquí. No, no soy una buena persona. No contigo. Ahora la razón es toda tuya.

21 comentarios:

Mari dijo...

uff!!!

Lisset dijo...

Muy bien dicho, hasta aquí llegó la cuerda. No se puede dar amor, cariño a quien no te lo da. No se puede aceptar a quien no te respeta. Adiós, eso es lo mejor que podías decirle a quien te hiere una y otra vez en el mismo sitio, con el mismo cuento. Tonterías las justas, gracias. Ánimo, preciosa, quien sea que te haga daño, se pierde tu presencia, tus dones y ser parte de tu vida. Un abrazo.

Enebea dijo...

Igual que tiramos los trastos viejos, hemos de deshacernos de las relaciones estropeadas.

Hay que hacer limpieza de vez en cuando. La vida es muy corta para perder el tiempo con gentucilla.

Un beso.

tomae dijo...

...Princesa Del,

No sé si rebosa el vaso, o estalla...y lo de contar hasta tres antes de tomar una determinación...me saca de quicio; y pienso que a la otra persona también, entonces cuento, 3 , 33, 333 , 3.333 ... en silencio, por dentro, sin decir nada, SIN DECIRLE NADA.

Y me bebo ese vaso, más tranquilo.
Un beso Princesa.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Mari... sí, hija, buff. :-(

*Lisset: cuesta. Mucho. Un abrazo, y gracias (siento no poder comentar en tu blog, pero tengo una conexión flojita, que me tira cada vez que intento escribir...)

*Enebea: cuando las relaciones estropeadas son con familiares, no puedes tirarlas como trastos viejos. Es imposible, siempre vuelven. Un beso.

*Tomae: no he dicho ni mu. He contado tres, trescientas veces, me he escondido, y he seguido lastimada, por lo extraño de la situación. Gracias por el apoyo. Un abrazo

Lisset dijo...

Cuídate tú y a ese inmenso corazón, que si no estás bien, no podrás darte a otros como siempre haces. Y no te preocupes si puedes visitar un blog o no :) somos vecinas, pasa cuando puedas, que no es obligación, primero, eso, cuídate tú y me parece bien quitar de enmedio lo que te daña, lo que sobra, lo que hace más mal que bien. Besos.

sunsi dijo...

Pesoleta, reina... Acabo de escribirte un comentario y se ha ido no sé dónde... Te decía-resumiendo- que no entiendo a la gente que hace daño y es consciente de ello. Te imagino sujetando la cuerda, con la mano dolorida de tanto tirar. Se ha roto. No la has roto tú. Viento... Lejos... Y no eres mala persona por no remendar la cuerda...

Un beso muy especial, con todo mi cariño, Princesa.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Sunsi: yo creo que algunas personas no hacen daño de forma voluntaria, sino que no se dan cuenta de que se lastima, porque anteponen su yo a todo lo demás. A veces se hace daño por costumbre. Yo solté la cuerda hace años... pero no puedo evitar el sufrimiento. No sé si soy buena o mala en este caso, pero, por lo general, me tengo por una buena persona. Un petonet.

sunsi dijo...

Sí... Quizá he sido muy despiadada juzgando, pesolet. Hacer daño por costumbre.¡Corcho! A veces nos falta un poquito de reflexión y preguntarnos a nosotros mismos si tratamos a las personas como queremos que ellas nos traten. Pero si el ego es tan tan grande posiblemente ni caes...

Gracias por la aclaración. Muy propio de esta pesoleta que es buena gente.

Petonets. Descansa, Princesa.

meloenvuelvepararegalo dijo...

Difícil opinar si no se conoce. Siempre hay más cosas en juego de las que se ven a simple vista.
Pero entiendo que es duro aguantar una relación que te resulta dolorosa, y que no puedes romper.
Desahogarse es una buena manera de sobrellevarlo; sabes que no vale la pena invertir en ello... pero cuesta.
Hay varias cosas que cuestan.
Un beso,

Ana, princesa del guisante dijo...

*Meloenvuelve: poder hablarlo es liberador. Sí que cuesta.... Un beso

La meva maleta dijo...

Hay personas que no se dan cuenta de cuanto daño pueden provocar.
Nuestra inteligencia emocional, debería impedirnos acercarnos a aquellos que nos hieren, como un acto de respeto a nuestro ego.

Ánimos, es admirable saber gritar basta.
Besitos

Ana, princesa del guisante dijo...

*Mevamaleta: me dan mucho más miedo los que hacen daño sin darse cuenta, porque no saben cuándo parar. Son impredecibles. Yo no quisiera haber tenido que gritar, pero fue cuestión de supervivencia. Un petonet

Marta dijo...

Pesoleta! leía tu post anterior con alegría del encuentro que te hizo tan feliz y hoy éste que rezuma dolor. Cuando alguien lleva tanto tiempo dale que te pego haciendo la vida difícil, cortar amarras, tijeretazo por lo sano...ya sé que a veces no es tan simple pero a fuerza de aguantar te vas a consumir y tu vida es tuya... Besos, ¿te presto mis tijeras afiladas?, ánimo, y me lo repito también a mi porque es una asignatura pendiente, Hueso asignatura!

Ana, princesa del guisante dijo...

*Marta: cuando tu estabilidad emocional depende de cortar, ¡tienes que cortar! Por ti, y por los que te quieren. Un beso

Driver ingenuo pero... dijo...

"Siempre hay alguien que te engaña, alguien que intenta conseguir algo de ti, alguien que te utiliza.Alguien que te hace daño.
...
Siempre hay alguien que te da su verdad, alguien que te da algo sin esperar nada a cambio, que te regala un trozo de vida.Que te ama.
...
Y ahí estás tú, jugando con cartas sobre el tapete verde, apoyado en la mesa del día a día, en la habitación de la edad, la tercera planta del edificio de tu vida.Y unas veces vienen buenas cartas, y otras no.
Así que un día, logras coger fuerzas, subes por las escaleras a la cubierta del edificio, te asomas por la barandilla y ves el vacío.
Tienes que decidir.
O te tiras tú o tiras los resentimientos.
Así que coges una bolsa de basura, la llenas con los abandonos, las traiciones, las estafas, los engaños.
Como la bolsa pesa, hay que cogerla con mucha fuerza, voltearla alrededor de tu cuerpo, y con cuidado para que no te arrastre con su peso, tirarla por encima de las protecciones.
Y entonces te quedas apoyado en el pretil, viendo como la enorme bolsa cae al vacío, acabando en el contenedor de los escombros.
Te esperas.
No hay prisa.
Es tu momento de gloria.
Al rato viene el camión de la basura.
Pasa cada día.
Se lleva el contenedor con la enorme bolsa.Y tú te quedas ahí, viendo alejarse el camión, pensando que pasa todos los días.
Miras al horizonte.
Amanece.
Ya no tienes resentimiento.
Ya no tienes dolor.
Sólo un hermoso y a la vez complicado día por delante.
...
Afortunadamente, los camiones de la basura, pasan todos los días.
Los azules y los grises.
Todos los días."

Monty dijo...

SAbia elección Ana.
Si esto es lo que más combie, pues adelante, sin recor! Valiente y fuere.Siauuu.

Ana, princesa del guisante dijo...

*Driver de ingenuidad rectificada sabiamente: a menudo las personas que hieren disfrazan sus palabras con falso amor, afecto, amistad, o las envuelven en regalos. Dan el pego, hasta que te das cuenta. Y entonces cargas con su pesada bolsa de basura, y como un buen vecino (¡¡tirar basura por la ventana es espantoso, señor ciudadano!!) y la tiras al contenedor para que el basurero la recoja.
Y luego, a veces te quedas pensando... ¿era amor? Tapaba la mezquindad con su aspecto rosado y lleno de lacitos. Pero era amor, al fin y al cabo. La pregunta inevitable es ¿hice bien en tirarlo? Y entonces le das otra oportunidad. Ese día se disfraza de regalo. Y el regalo es agradable. Recuerdas vagamente que tras la piel de cordero hay un lobo de afilados colmillos, que te muerde. Lo vuelves a empaquetar. Nada de bolsas, ahora una caja de cartón. Y un sello de correos, y a volar. NO volverán a engañarme, te dices.

Y pasa un tiempo, cambian tus circunstancias, y esta vez aparece el traidor envuelto en un halo de miseria que te hace sentir lástima. Y se la pasas una vez más.

Y te hiere de nuevo.

Errar es humano
Errar, duele.
Herir es humano.
El otro se siente herido, total, vino a traerte amor, regalos, su miseria.

Gracias, Driver...un abrazo

Ana, princesa del guisante dijo...

*Monty: fácil de decir, difícil de hacer . Un abrazo, guapa

TC dijo...

ANA: Siento leerte asi. Siento lo que te ha pasado. Te entiendo perfectamente. Alguna vez, tambien a mi me han hecho demasiado daño. Al final, termino por callarme, hacer cruz y raya, y alejarme. Lo hago inconscientemente, porque el corazon no tiene que porque soportar mas dolor del necesario. Supongo que es un espiritu de supervivencia.

En cualquier caso, creo que el que sale perdiendo es el/ella. Contar con una persona al lado tan maravillosa, generosa, y buena amiga como tu es un tesoro, y esa persona, lo esta dejando pasar.

Se que no te consuela lo que te digo, asi que al menos te mando un superabrazo. Tomatelo como un lameton de un cachorro de perro que te demuestra su cariño desinteresado, y que hace, con ese simple gesto, que uno se sienta mucho mejor en un segundo.

Ana, princesa del guisante dijo...

*TC: por partes... no estoy mal. Ahora no. Lo estuve hace tiempo. No quería terminar así, pero no se puede hacer más. En realidad todos tenemos defectos, y yo, muchos. Aquí solo escribo lo bonito, es algo así como un vídeo de promoción. Pero no todo es tan fácil. En una relación, si sale bien, es gracias a dos, y si sale mal, por culpa de los dos.
Te agradezco muchísimo tu cariño, tu lametón... pero no me idealices, yo no quiero engañar a nadie. Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.