© de la imagen La meva maleta

viernes, 23 de julio de 2010

Una receta

Ayer por la tarde estuvimos de cocinitas los guisantes y yo. La liamos parda... ¿queréis la receta para tener a los nenes entretenidos una tarde nubosa sin pisicna?

COCA DE VIDRE.

La coca de vidre, traducido como coca de cristal es una masa dulce, más fina que la de la pizza, pero de composición prácticamente igual, y que, como tiene azúcar caramelizado en la superficie, es brillante y quebradiza como el cristal. Es tan buena, que la hago en raciones pequeñas para poder decir basta antes de atiborrarse de ella.

Aquí os dejo la receta.
Aunque no olvidéis, que el secreto está en hacerlas con mucho amor.

Para 500g de harina,
1 paquetito de 25-30g de levadura de panadería (o en Mer...adona, junto a las mantequillas)
50 ml de aceite de oliva para la masa
50 g de azúcar para la masa
225 ml de leche
10 g de sal

Para la superficie:
azúcar
aceite de oliva
licor de anís.


La masa debe reposar casi una hora, así que si vuestra intención es hacerlo con niños, planificad alguna actividad mientras sube la levadura.

En un bol grande, poner la harina, la sal, el aceite, el azúcar, y remover con una cuchara. Disolver la levadura en la leche tibia, tibia, que no caliente, que si está caliente se muere la levadura. Añadir la leche y la levadura con la harina, mezclar bien, y amasar un ratito.


Dejar reposar 45 minutos, en un lugar templado, con un paño limpio en contacto con la masa.


Precalentar el horno a 220º.

Mientras, preparar las cocas.
Estas cocas son fáciles de cortar, más bien, quebrar, y "pellizcar" cachitos. Yo, por mera cuestión de guardar la línea, las hago pequeñas, de unos 18 cm de diámetro. Para que calculéis, eso se hace con una cantidad de masa de 30 gramos, más o menos el tamaño de una nuez. Así, lo que hago es amasar bolitas, y luego con el rodillo, las hago muy muy finitas



Es decir, hay que estirar la masa muchísimo, hasta que quede prácticamente transparente.
Cuando hay niños es conveniente renunciar a un trozo de la masa, para dejar que practiquen con el rodillo.


El otro niño ayuda haciendo bolas de masa, amasando cada bola bien, mientras nosotras, rodillo en mano, con la encimera "limpérrima" y enharinando para que no se nos pegue el rodillo, estiramos la masa bien bien fina. Si nos queda algún pliegue en mitad de la masa, suelen formarse burbujas, que indudablemente son lo mejor de estas cocas.

En la bandeja del horno -yo pongo una lámina antiadherente- colocamos tres o cuatro masas de coca. Con un pincel de cocina, lo untamos con una peliculita de aceite, espolvoreamos con azúcar al gusto (una cucharadita más o menos), y lo horneamos hasta que queda tostadito. El grado de tueste va a gustos. A Marido y a Marlin les gustan blanquitas, a mí tostadísimas, y a Bufón, le gustan todas :-)). Yo tengo calculado que mientras se cuece una hornada, me da tiempo a amasar otra. Con esa cantidad de harina suelen salir unas 20-25 cocas del tamaño que os he dicho

En cuanto las sacamos del horno, en caliente, con otro pincel, pintamos con el anís. El alcohol, con el calor, se evapora en un segundo.


El aspecto final es este



Que las disfrutéis

14 comentarios:

Mariapi dijo...

¡Oh mi adorada Princesa!

Pero qué pintas tiene...me chifla la coca de vidre, en versión dulce o salada. Aunque es peligrosa, un auténtico vicio, empiezas con un pellizquito, y otro, y otro...peor que las cerezas.

No te quejarás con esos pinches tan estupendos¿eh?

Un beso, y gracias por iniciarnos el día tan dulcemente.

MadreYMas dijo...

Pero qué buena pinta!!!!
Me lo apunto para cuando Criatura crezca!
Gracias.

Ana pesolet dijo...

*Mariapi: ays... me adoras! gracias por aumentarme el ego jajaja Mira, si pasas este verano por el castillo, y me avisas un poquito antes, las catas.
Los pinches son divertidísimos... Es lo mejor de la cocina. Y no les dejo probar nada hasta que han recogido todo. Bueno, casi todo. Bueno, me conformo con que recojan algo. Soy una floja :-) Besos

*MadreYMas: Ni te imaginas lo ricas que son. Y viciosillas, como dice la Mater, como las cerezas. Un beso

Lisset dijo...

Que curiosas, se parecen a las tortas de aceite de Inés Rosales, muy famosas aquí en Andalucía, en particular en Castilleja de la cuesta. Me las apunto, gracias!

Ana pesolet dijo...

*Lisset: a mí esas tortas que tú dices me suenan, pero como más hojaldradas. Estas son una masa como de pizza, densa y finísima.
Apunta, y come :-)) besos

TC dijo...

Joe que buena pinta! lastima que estoy a dieta, mierd... pero me guardo la receta para probarlo eh?

Ana pesolet dijo...

*TC: esta es la típica repostería que se puede tomar, en pequeñas cantidades, siempre. Ten en cuenta, que lleva poca grasa, y es aceite de oliva, y poco azúcar. Y si no... guarda la receta para celebrarlo al final :-))

La Pintoreta © dijo...

OHH OHHH OHHH me encanta la coca de vidre ese crec que hace cuando la muerdes, se hace irresistible con su sabor de azúcar...que tarde más divertida no?...muchos besitos rellenitos de pesolets petits...Muak

Marta dijo...

¡Ya tengo la levadura!...me faltaba.
Mañana me lanzo. Gracias!

Ana pesolet dijo...

*Pintoreta: sisisisi es irresistible, se funde en la boca. Besos para ti, con sabor de anís.

*Marta: bien. A por ello. A ver cuánto te cuesta decir basta. Ah, muy importante, resiste la tentación de comerlas en caliente... son más indigestas. besos

Mofletes dijo...

que buena pinta tienen ummmmmm

Ana pesolet dijo...

*Mofletes: tienen tan buen sabor como aspecto :-))

Enebea dijo...

Me encanta la coca de vidre, me encantaaaa, qué rica está.

La lástima es que hace una semana que me he puesto a dieta, y me temo que voy a posponer las recetas riquísimas de la muerte.

No, no vale con hacer las raciones pequeñas. Lo único que valdría sería que alguien me las escondiera (y que no sucumbiera ante mis amenazas, ja ja ja).

Buen provecho a quien las coma, ñammmm.

Ana pesolet dijo...

*Enebea: Bueno, tú haz dieta, que yo me las como. En raciones pequeñas... o no.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.