© de la imagen La meva maleta

miércoles, 14 de abril de 2010

Lección aprendida

Insisto mucho en explicarles a los niños que lo que nos venden en la tele no es siempre cierto. Los niños no vuelan, los perros no hablan. No, cariño, no podemos comprar la picadora de daditos de verduras, aunque nos regalen una igual, porque no la necesitamos. (Pero mami, se puede lavar en el lavaplatos, eh...)

Mi hijo, desde bien pequeño, se ha dejado engatusar por casi todo lo que ve en televisión, todo lo que le ofrecen en la teletienda le parece interesante. Y yo, por aquello del "tú predica, que algo queda", aprovecho de vez en cuando para recordar que no todo lo que sale en la pequeña pantalla es cierto.

Hace algún tiempo, cuando él tendría unos 6 años, mi hijo empezó a burlarse de su hermano pequeño, no sé exactamente qué le diría, pero yo le recordé:

- Hijo, ¿recuerdas lo que decía Tambor? "Si al hablar no has de agradar, te será mejor callar".

Él se quedó un segundo pensando, y luego me dijo:

- Pero mamá, tú dices que no es verdad todo lo que sale en la tele, eh...


Son más listos que el hambre...

16 comentarios:

La meva maleta dijo...

Menuda estocada! para que luego digamos que no escuchan...
;-p

Petonets...

Ana del guisante dijo...

*Mevamaleta: sigo intentando tragarme la bola que se me quedó... sí que escuchan, sí, ¡lo que les interesa!. Besicos

Mariapi dijo...

Pero Ana, ¿no te das cuenta de que es una clara manifestación de inteligencia relacional? Lo ha entendido perfectamente... Un besico de mi parte.

Ana del guisante dijo...

*Mariapi: eso, eso es lo que me asusta, lo BIEN que lo ha entendido jajaja Besos acalóricos : -)

Miguel Baquero dijo...

Anda que se le había olvidado, eh. Bueno, míralo por el lado bueno, eso es señal de que se le quedan las cosas que le enseñas. Una vez mi hija llegó y tiró el bocadillo que le había preparado; cuando la regañé me dijo, toda asombrada de mi enfado, que lo había tirado a la papelera y no en medio de la calle, como yo siempre le digo.

Ana del guisante dijo...

*Miguel: qué escrupuloso hay que ser cuando se les da indicaciones, ¿has visto? jajaja

ana dijo...

Nos pillan en todas... todo lo asimilan... lo enlazan... aunque parezca que están en la luna.

Un beso.

Ana del guisante dijo...

*Ana: en la luna... ¡Ja! y vas tú y te lo crees jajaj Besos a la niña de la luna y a su madre.

blanche dijo...

como una vez dije hace muchos blogs;pero que cachorrillos más listos tienes!yo ahora tengo a la pequeña en fase mandona(si alguien me puede decir cuanto durará)con 2 años y cuatro meses me dice en el coche:No cantes mamaaaa,canto yooo!!Su hermano nunca me a anulado de tal manera.

blanche dijo...

Dios mio;me he comido la H.estoy dormida!

Ana del guisante dijo...

*Blanche... eso te pasa por tener niñas, se pasan el día compitiendo con la madre jajaja Besos a todos

ana dijo...

Blanche... no es por desanimarte... esa competitividad dura lo suyo... no me hago la misma pregunta... ¿hasta cuando este empeño?... jajajajaja. Así son las niñas.

Ahora, dale la vuelta a esa competitividad, mira la otra cara de la moneda: en el fondo es admiración!!! Les gustaría ser como mamá. O mejor (pero mejor no hay nadie, para ellas).

Un beso.

ana dijo...

Pesolet... pero qué bien se te ve al lado de tus príncipes sin tener que luchar todo el santo día pro seguir siendo la princesa!!!

Se te ve pero que muyyyyy biennnnn!

Ana del guisante dijo...

*Ana: para qué te voy a negar que es cómodo. Aunque ya dije un día que además de ser la princesa única y exclusiva, soy también la asistenta, la enfermera, la bruja, el hada, la maga, y muchas otras AS... Disfruto como una enanA jajaja
Besos

Marta dijo...

Lo pillan todo...y lo interpretan a su conveniencia= doble inteligencia!!!! Besos

Ana del guisante dijo...

*Marta: muy muy listines :-)besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.