© de la imagen La meva maleta

viernes, 8 de marzo de 2013

Superpoderes

Queridos hijos,
Quiero confesaros algo: yo no soy como la madre esa del anuncio de atún. No tengo superoído ni telepatía. No puedo crear un escudo protector contra los virus  ni contra la ignorancia. No puedo evitar vuestro sufrimiento ni preveniros contra aquello que será vuestra experiencia. No puedo acolchar el mundo para que no os lastiméis.

Yo pertenezco a una generación curiosa en la que las mujeres nos pasamos la vida luchando por ser totalmente perfectas en todo. No basta con hacer magdalenas, hay que ser unas expertas en cupcakes, fondant y galletas glaseadas. No nos conformamos en bajar dobladillos y coser rodilleras, sino que tenemos que ser doctas en patchwork, bordado lagarterano y encaje de bolillos.

No es suficiente con trabajar una jornada laboral fuera de casa y cuidar de vosotros. Nosotras tenemos que supervisar vuestros deberes y controlar absolutamente todos los aspectos de vuestras vidas 
Y además tener un blog, tener buenas relaciones sociales, saber bailar, aguantar las juergas como si el mañana no existiera, vestir de forma estupenda, con cuatro perras, que la vida está muy dura, pero estar al día de las últimas novedades de la moda y de la decoración de las más exquisitas revistas de actualidad.



Ingerir y preparar en casa (¡faltaría!) variadísima comida saludable basada en la dieta mediterránea y hacer nuestro propio pan. Tener en la despensa cantidades ingentes de productos de delicatessen que no podemos ni probar, porque la operación bikini acecha a la vuelta de la esquina.

Como no, tenemos que estar al tanto de todas las novedades literarias del momento, haber leído las Sombras del señor Grey ese que arrasa en las librerías y en las boutiques eróticas y a ser posible querer ponerlas en práctica. También conocer a todos los que salen en las noticias, el desarrollo de todas las series y haber visto los últimos estrenos del cine y ser habilidosas con todas las nuevas tecnologías.

Las mujeres tenemos que ser dialogantes pero convincentes, sinceras pero discretas, saber escuchar siempre y expeler palabras en la precisa medida, ser dulces pero no pacatas, ser valientes pero no marimachos, maquillarnos como si no estuvieramos maquilladas y envejecer sin que se note.
Y todo ello, hacerlo de forma estoica, sin mostrarnos cansadas. Y ser humildes, asumir que todo eso ya lo hacían nuestras madres. Porque ellas también lo hacían. Y lo harán vuestras hijas.

No, hijos, no soy perfecta. Me equivoco cada día cien veces. No puedo evitar mirar como se me escapa vuestro tiempo de las manos, y asumir que dentro de nada abandonaréis el cobijo de mi ala y dejaréis de verme como MAMÁ y empezaré a ser gran parte de vuestros problemas, la que pone límites, la que no os comprende, quien os ate a esa infancia que necesitáis abandonar. Mientras, me comprometo a seguir haciéndolo tan bien como pueda, a darme todos los días a vosotros y a vuestro padre, porque con cada fragmento que entrego, recibo una montaña. Doy gracias a Dios por haberme hecho mujer, aunque eso suponga esfuerzo y sacrificio.


18 comentarios:

Mariapi dijo...

Ana, igual un día muy lejano creí que se esperaba todo eso de mi. Igual lo intenté y todo...debe hacer tanto tiempo que ni me acuerdo...Ahora sé que lo único que necesitan-esperan-quiero, es que los quiera, lo mejor que sé, esforzándome en quererlos como ellos necesitan.Y eso va cambiando a temporadas.
A través de cosas sencillas y concretas. Equivocándome muchas veces, no importa.
Y estoy ENCANTADA de ser mujer, y madre. Le doy gracias a dios todos los días.
Y te felicito a ti por serlo, y hacerlo tan bien.

Besoncios

N. dijo...

Yo en bordado lagartearon no voy bien, lo reconozco, pero en el resto estoy a la última 😆
Ninguna somos perfectas Ana, gracias a Dios, sino sería todo muy aburrido. Tu para mi rozas la perfección, que lo sepas. Si yo hiciese la mitad de las cosas que tú andaría hinchada como un pavo...te envidio 😊

N. dijo...

Por cierto si eso de las fotos son pa cremat hecho por ti.....quiero la receta ya!!!!

susana dijo...

Me parece que he suspendido en la mayoría de las asignaturas. Me temo que me van a quitar el título de mujer.:) Un beso.

De titanio y porcelana dijo...

No sé por qué casi todas tenemos esa sensación. Nos imaginamos un listón demasiado alto, inalcanzable... Así que ¡qué suene la música y a pasarlo por debajo!
Lo importante es darles ese amor que les haga sentirse únicos en nuestro regazo.

Ana, princesa del guisante dijo...

Bueno, yo entiendo que (afortunadamente!) no son mis hijos quienes esperan todas esas cosas. Y la mayoría de ellas, pues tendrán que seguir en modo de espera, porque no estoy por la labor. Tienes tanta razón... que los queramos en cada momento como ellos necesitan es lo único que podemos darles. Sin dejar de ser mujeres, sin dejar de ser madres. Feliz día, y felicidades con el ¿Comemos? Te auguro un gran éxito. Besos

Ana, princesa del guisante dijo...

Se me han subido todos los colores. N, no tengo ni idea de si lo hago bien o mal. Yo suspendí Lagarterano, cero patatero en "Maquillarse sin parecer maquillada" (te diría que aprobé pelao en "maquillarse y no parecer una pepona"). Y no, no me he leído las 50 sombras de Grey, aunque lo compré, aconsejada por la de la librería. En fin, no hago más que trabajar duro. Gracias por tu cariño, y gracias por venir de vez en cuando....

Ana, princesa del guisante dijo...

... y no, no son pa cremat. Muchísimo peor: son bollos suizos, adictivos, fáciles de hacer. La receta, pues mira, a lo mejor hago un post dentro de unos días, pero te diré que la saqué de un paquete de harina de fuerza.

Ana, princesa del guisante dijo...

¿Y entonces? ¿serás hombre o hijo? jajaja un beso

Ana, princesa del guisante dijo...

¡¡qué lista!!! ¡¡¡por debajo!!! (mira que no haberlo pensado antes...)

sunsi dijo...

No te has dejado NADA, Ana. Un repaso que quita el aliento. Madre mía qué capacidad para recopilar lo que se espera de una mujer. Creo que este es el gran PERO de la sociedad en la que vivimos. Se espera demasiado. Los hijos no, pobres... Las presiones llegan desde fuera. En la época escolar es el remate: mamá-profe a unas hora que tocaría un poco de relax con ellos. Un post trepidante y buenísimo. Me alivia que las contertulias esté de acuerdo en que lo básico es quererlos. Si eso, todo lo demás es accesorio.

Un beso, pesoleta.

aaana dijo...

Me ha encantado tu post. Plas, Plas plas, sin más que añadir...
Besos muy grandes

tomae dijo...

...yo doy gracias a Dios, por haber sido hombre ¡solo leer dos líneas de esas tareas ya me pierdo!

bss Princesa Del!!!

Tita dijo...

¡Ay qué cansancio me ha dado leerte!

Y yo con la ropa por planchar, y aquí en el internés ¡no se te olvide que también tenemos que saber premiarnos!

Que nosotras lo valemos, y muy mucho ¿eh?

CRISTA dijo...

Sin palabras... tu lo has dicho todo.
Un abrazo.

juanpe garbayo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Chitin dijo...

Me has leido la mente para escribirlo...pero te ha quedado mil veces o un millón de veces mejor que si lo hubiera escrito yo...

Nos han vendido la liberación femenina, y realmente lo que hemos comprado es la esclavitud, nos quieren hacer esclavas de la moda, la dieta, la cocina, la tecnología, el trabajo, la casa............

Me apunto a tu blog!

Ana, princesa del guisante dijo...

Perdonadme todos, no pude responder en su momento y luego se me pasó.

Os agradezco mucho vuestros comentarios, y le doy la bienvenida a Chitin.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.