© de la imagen La meva maleta

domingo, 13 de noviembre de 2011

Recuperando pasados

Está irreconocible. Nada queda de aquella tela azul sintética, nada del forro desgastado y ajado. Nada. 
En cambio, en cuanto mi abuela lo vio, lo reconoció como suyo, a pesar de haberle nacido una flor. Por supuesto, ahora pasa a ser una joya familiar que podremos disfrutar todas cuando queramos vestir elegantes. Me hubiera gustado leer su corazón cuando sus ojos recorrieron las esquinas de la preciosa asa de nácar, pero me temo que estaba pensando en qué poquito peso tienen ya sus decisiones, que nadie le pidió permiso para alcanzarlo, para mudarlo, para usarlo. Ya es tarde para autorizaciones, pero no dejaré de mirarlo complacida por el resultado del trabajo y, a pesar del sentimiento de mi abuela, yo estoy totalmente convencida de que habría sido un error dejarlo morir en el fondo de un armario. Empieza su nueva vida.


10 comentarios:

ana dijo...

Te veo metida del todo en la pasión vintage, sobretodo si encima las cosas tienen "corazón". :)

Y por cierto, el otro día me enteré que exactamente se llama "vintage" a cualquier ropa o accesorio que pertenezca a una década que la persona no haya vivido.

Bueno Pesoleta, te deseo una estupenda semana. Y... ¿sabes?, cotilla como soy, me he fijado en el armario que hay detrás del bolso, ya ves... y he imaginado lo ordenado que tendrás todo, las tazas, los platos, los botes...
;)

Ana, princesa del guisante dijo...

Ana: bueno, no soy una ultrafan, pero algunos detalles me gustan, especialmente los que pertenecen a mi familia, el no tener la casa de mis padres me hace buscar macetitas donde echar mis raíces.
Ah, en cuanto al armario de atrás, si eso te va a hacer más feliz, lo abro y le saco algunas fotos, aunque lo mejor, lo mejor, es que vinieras a verlo en persona... Besos

La meva maleta dijo...

Has hecho un excelente trabajo Ana, hubiese sido una pena dejar que acabara olvidado por completo en aquel armario;

Le has dado vida, con una acertadísima tela de terciopelo verde inglés que me pareció preciosa...seguro que a tu abuela, le encanta que le hayas que lo hayas resucitado...porque aunque sólo sea un poquito, diría que ya empiezo a conocerla...

¡Un beso guapa, no me imagino una ocasión mejor para reestrenar esta bonita pieza!

Tita dijo...

Una preciosidad ¡cuantos recuerdos debió traerle al verlo!

Leles dijo...

Precioso, un tesoro muy muy valioso.

Biquiños

Mariapi dijo...

Precioso.
Me pirra el reciclaje, es un modo de dar vida a la belleza...o al revés, belleza a la vida. Estoy segura de que tu abuela estará feliz...Ahora que vuelven los 70 y los 80, me encanta que mis niñas saquen algún bolso, un pañuelo o cinturón de las "cajas del olvido" y les den nuevos bríos.
Besicos.

MadreYMas dijo...

Jo, pues es precioso... te ha faltado la foto del "antes" para comparar... pero como siempre, has hecho un estupendo trabajo.

Ana, princesa del guisante dijo...

Mevamaleta: llevando el bolso en la mano me sentía hecha historia :-) Un petonet

Tita: pues no sé si recordó mucho, me habría gustado preguntarle cuándo lo compró, o dónde... en cuanto pueda, lo averiguaré.

Leles: cuando lo vi por primera vez y me di cuenta de que sólo la tela estaba mal, me alegré un montón.... bicos


Mariapi: tiene que ser un gusto ver que ellas quieren lo que tú has sido :-) Un beso grande

MadreYmas: sí, la foto la puedes ver en el enlace, era de una tela espumosa de colora azul soso... mucho mejor ahora, te lo aseguro.

meloenvuelvepararegalo dijo...

Desde luego el resultado que vemos es espectacular! Porque no tengo ninguna boda a corto o medio plazo, que sino te lo pedía.
Me gusta eso de dar nueva vida a los objetos que han compartido momentos con otras personas, además de que en este caso tiene el lazo familiar...
Lúcelo muy a gusto!

Ana, princesa del guisante dijo...

Meloenvuelve: revivir es también una forma de regalo, ¿verdad?.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.