© de la imagen La meva maleta

viernes, 11 de noviembre de 2011

Llegas tan tarde...

Mencioné por casualidad que hacía últimamente no nos veíamos demasiado. Y ese mensajero te pasó el parte que yo no pedí que pasara.
Desde entonces llamas a diario. Y yo no sé qué decirte, porque sé que no te interesa nada de lo que digo.
Me mandas correos todo el rato sobre cosas que sabes que no me gustan, por darte el gusto. Y me pides que te mande cosas. Y yo no sé qué decirte, porque todo lo que diga puede ser utilizado en mi contra.
Me pides intimidad y yo no estoy dispuesta a dártela, porque siempre que has tenido acceso a ella la has utilizado para herirme.

Lo siento, la puerta está cerrada. Llegas demasiado tarde.



¿Será una casualidad que haya buscado una imagen con una puerta cerrada y ésta se llame "Puerta del perdón"?

12 comentarios:

Annie dijo...

El perdón es, la mayoría de las veces una convencion social, queda feo no perdonar. yo he llegado a un punto de mi vida en el que ni olvido, ni perdono, ni permito que esté en mi vida quien puede herirme de esa manera que dices tú. Y no me arrepiento, porque ellos no se arrepienten. Serían otras acciones, que demuestren mas sintonía contigo y tus emociones, y que muestren que entienden lo que dices y lo comparten, las que merecen perdón. Por la cara, ni de coña. Un abrazo!

MadreYMas dijo...

El perdón es liberador... pero, ojo! Siempre que no te dañe a ti ni a los tuyos...

Un abrazo.

mistrucosparaeducr dijo...

Me encanta saber perdonar, pero a veces no se puede olvidar y es mejor cerrar la puerta a tiempo antes de no poder perdonar.

Dámaris dijo...

Creo que se confunde el perdonar con ser imprudente. Realmetne creo que el rencor (la opción de no perdonar) es como beberse un veneno y esperar que se muera otro. El perdón es vital para uno mismo, para no vivir amargado, para poder mirar hacia delante. Otra cosa es uqe se sea prudente y, con el corazón sin amargura, se le diga a la otra persona que no va a consentir que se repita más veces y por lo tanto crear una distancia. Sin rencor, pero con cabeza.

susana dijo...

No se trata tanto de no perdonar, sino de no querer repetir los mismos errores. No creo que se te pueda reprochar. Un beso.

Mariapi dijo...

Decimos que perdonamos como sinónimo de no guardar rencor. eso es salud mental. Pero "perdonar", en sentido estricto, necesita más acciones para tener efecto reparador, para restaurar la unión perdida. Entre otras, pedir perdón, no en abstracto, si no en concreto, dolíéndonos de lo que hemos hecho y que ha herido, con ánimo de no querer repetir la ofensa. Entonces empieza a actuar el amor, que va curando, con el tiempo. Lo demás son florituras, el perdón, como el amor son concretos.

Besicos. No sabes cuánto te comprendo, hoy, sobre todo hoy.

Ana, princesa del guisante dijo...

Annie: me parece interesante tu punto de vista. ES verdad que hay quien pretende el perdón "gratis", y eso es injusto. Besos

MadreYMas: es todo tan sutil... porque yo me incluyo en "los míos"... yo no quiero que nadie me hiera a mí! Un abrazo

mistrucosparaeducar: es algo así como poner la venda antes de la herida, pero ya se sabe que es mejor prevenir que curar, ¿no?

Dámaris: creo que mi principal problema es la incapacidad para el rencor; como se me olvida, me vuelven a hacer daño.


Susana: bueno, me alegra que me hayas comprendido, sí es eso.

Mariapi: me gusta mucho tu enfoque sobre la concreción del amor y del perdón. Cierto. No se puede perdonar a quien no reconoce su error. Besos grandes

tomae dijo...

...pues determinadas puertas de "emergencia" no deberían estar cerradas, sobre todo si realmente lo son...

sunsi dijo...

La intimidad es sagrada, pesoleta. Nadie puede forzar esa puerta. Es una situación muy incómoda cuando deliberadamente alguien la empuja con fuerza... Tampoco creo que se pueda forzar una amistad. El perdón... esto es otro asunto. Yo sí creo que uno puede borrar agravios con actos precisos y concretos. Y cuando ha habido una unión es reconciliación.

No sé si este es el caso. Supongo que desde fuera, sin conocer detalles, es difícil emitir un juicio. Lo que sí sé es que cuando han pretendido invadir mi intimidad, siempre ha acabado como el rosario de la aurora.

Un petonet, Ana.
¿Te lee?

Tita dijo...

Ay, Princesa...en estos casos creo que esta permitido nadar y guardar la ropa: se puede perdonar y mantener la distancia prudencial para no ser herida de nuevo. Esta bien querer, pero primero queriendose a uno mismo, y no dejandose dañar.

Un abrazo apretao

Ana, princesa del guisante dijo...

Tomae: sí, pero para salir corriendo... no estoy dispuesta a estar en el disparadero ni un sólo segundo. Un abrazo (espero que ayer bailarais hasta el amanecer :-)

Sunsi: pues no estoy segura de si me lee... no cambiaría mis sentimientos pero sé que su ego quedaría muy mancillado. Es difícil, muy difícil.
PEtons

Tita: gracias por ese apretón, me hacía falta. Un beso, guapa

anatirandodelhilo dijo...

... yo creo que a esa persona, esto no le pilla de sorpresa. Todos podemos intuir cuándo hemos fallado. Y bueno... se cierran las puertas. Es inevitable.

Un abrazo Pesoleta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.