© de la imagen La meva maleta

jueves, 24 de noviembre de 2011

La liguilla de fútbol

Hoy has salido del colegio llorando a mares, porque habíais perdido la liguilla de fútbol de tu clase por algo que ha hecho la maestra. Entre tus sollozos he tratado de descifrar lo sucedido.
Tu clase se dividió en tres equipos para hacer una liguilla de fútbol. A ti no te gusta el fútbol y, por primera vez, lograste divertirte jugando al deporte patrio. Todos estábamos felices. Además, tu equipo estaba clasificado para la final, no podías darnos mejor noticia.



Hoy has llegado a clase y la maestra ha anunciado un cambio: habría dos partidos más, alargando la liguilla. La decepción ha sido grande, tanto, que intuyo tu nerviosismo cuando se te han escapado dos balones y tus propios compañeros te han abucheado.
Habéis perdido. Os han perdido. 

A buenas, eres bueno, a malas, tienes genio (a Dios gracias), así que has intentado defenderte y entre lágrimas, las primeras de la tarde, has expuesto tu opinión a tu maestra. Ella ha actuado desde su punto de vista docente y, para rematar, os ha mandado una redacción: "Aprender a perder" 
Hay que jod.rse.

Venga, Marlin, yo te doy la idea, y tú se la dices con tus palabras. El resultado final, traducido:

A mi no me gusta perder, pero como soy muy malo no soy muy bueno en gimnasia, ya estoy acostumbrado.
Hoy lo que me ha enfadado ha sido la injusticia de cambiar las normas a mitad de juego. Nuestro equipo pasaba a la final, pero por esta liga "sorpresa" de entre medio, nos ha hecho perder.Yo me había enfadado, no por perder, sino por esta injusticia. Es posible que no lo haya entendido bien... Y luego, después de esto, de castigo, ¡una redacción!

Lecciones aprendidas:
-Aunque quien se equivoque sea un superior, hay que decírselo, con educación.
-Tienes que hacer valer tus derechos.
-No tienes que llorar cuando quieras hacer que te entiendan.
-No se pueden cambiar las normas a mitad del juego, no es justo.
-El equipo ganador, en justicia, para mí, es el tuyo, te felicito por haberlo hecho lo mejor que has podido. 

Eres grande, niño.

14 comentarios:

Pili dijo...

Pesoleta, et recomano un vídeo:
http://www.youtube.com/watch?v=90ogCAH3shE

Petonets pel Marlin.

Ana, princesa del guisante dijo...

Pili: l'equip petit ja va tenir una entrada en aquest bloc... fins i tot el vaig enviar a aquesta mestra. Ja no hi ha res més a fer, noia. Una abraçada

aaana dijo...

Pobrecito... Qué cosa más injusta, no se cambian las reglas a mitad de juego, no señor!

Anónimo dijo...

El dolor de un hijo nos duele mucho, tanto que podemos perder también la objetividad.

Quizás otros niños lloraban porque era injusto que no participaran ellos también en la liguilla y eso podría ser otra injusticia.

Y el equipo perdedor puede que no fuera lo suficientemente bueno.

Y puede que simplemente tuvieran mala suerte.

Tampoco los compañeros han sido justos con su compañero de equipo.

La vida no es justa.
Y tambien tienen que aprenderlo (por desgracia).

Lo que hay que enseñar es a levantar la cabeza cuando se cae y en esforzarse mas la próxima vez. Y que una derrota, muchas veces nos hace mas fuertes que una victoria.

Pero.....¡Duele tanto!

Fdo: Una seguidora fiel

Ana, princesa del guisante dijo...

aaana: lo malo es cuando las normas las cambia la profesora. Injusto total
´

Seguidora fiel: Por supuesto aprendimos a manejar ese dolor, pero sigue siendo injusto. Marlin sabe perder, está hartito de saber perder porque no es un niño ni hábil ni ágil. Precisamente por eso, por una vez que su equipo ganaba de forma justa, no está bien que se alargue el período de juego sin previo aviso. Toca lamerse las heridas, pero también es una lección de vida levantar la voz cuando estás siendo pisado.

Nenica dijo...

Me ha encantado, seguro que Marlin se habrá sentido muy bien después de hacer la redacción, y la profe habrá aprendido también una lección importante.

Leles dijo...

Yo también pienso que este grande, rey.
Biquiños para el infante...

La meva maleta dijo...

Anava a recomanar-te aquell vídeo que ja vas penjar, però la Pili ja ho ha fet per a mi.

Gran lliçó, la que per desgràcia ha rebut tan d'hora...segur que no l'oblidarà mai.

Un abraçada gran per ell :-)

Dámaris dijo...

Sí que es injusto y estoy 100% de acuerdo contigo. Y déjame añadir que con injusticias así se hace más difícil motivarles para el deporte. Se merecen la liguilla, y tanto. Un beso.

Mariapi dijo...

Ana, estoy muy en la línea de tu anónima "seguidora fiel". Ha sido una buena oportunidad para aprender algo MUY difícil de sobrellevar, el mandato que nos parece injusto, por parte de quien es autoridad para nosotros. ¿Cómo enseñar sinceridad y valentía sin cargarnos la necesaria confianza en ésa autoridad? ¿Cómo conjugar justicia, libertad y obediencia? Hoy es la maestra, pero mañana seremos nosotros, lo padres, quienes haremos cosas que les parecerán injustas, y a lo mejor lo serán.
Creo que es importante alentar a decir las cosas con serenidad y sinceridad, pero una vez dichas aceptar también que el otro ha podido tener razones que desconocemos, que tampoco siempre tenemos que entender todo , y sobre todo a pasar página rápido.
Te entiendo muy bien. Si te sirve de algo mi experiencia, he soportado MUCHOS castigos injustos de los profesores a alguno de mis hijos, y he procurado que la autoridad del maestro no quedase en entredicho ante el niño. La necesitaba para aprender. Después, claro, se lo he dicho al profesor, y cuando ha sido mayor le he confesado a mi hijo cuánto me costó hacerle cumplir aquello.
A mi me fue bien.

Un besote especial a Marlin. Seguro que es para bien, Princesa.

Ana, princesa del guisante dijo...

Nenica: Vamos improvisando, en realidad, cuando les ves muy tocados cuesta mucho tomar decisiones justas.

Leles: gracias, los biquiños serán debidamente administrados

Mevamaleta:, una lliço és una lliçó, per bé i per mal. L'hem aprofitat per repassar molts conceptes que li seran, de ben segur, útils. Un petó enorme

Dámaris: bueno, en la vida encontrará injusticias, eso también se aprende a tolerar.

Mariapi: sí, yo también estoy de acuerdo en lo sustancial. Nunca escucho del todo a nadie sin haber escuchado a la otra parte. De hecho, el mensaje que le dimos a Marlin fue que seguramente no lo había entendido bien. Hoy a la hora del patio se han reunido los niños afectados y han ido a hablar con la maestra, que se ha justificado diciendo que era la vuelta (sin preaviso) de la liguilla... Lo cual demuestra que la lección ha sido más que útil para los valientes chavales y que la maestra ha sabido improvisar una respuesta más o menos convincente, y que, con un poco de suerte, no se lo volverá a hacer. Ojalá. Ha sido para bien, a pesar del llanto, también es una buena forma de aprender. BEsos

tomae dijo...

...Princesa Del, tienes que comprobar el asunto de los "maletines" , en este deporte suele ocurrir en todos los campeonatos, ligas, y liguillas, al final de los mismos siempre hay algún "maletin" "sobre" o puede que una "mochila" que hace que la organización cambie las reglas. No sé si es el momento de que expliques a tu hijo las corrupciones del "sistema" ...

bss!

ana dijo...

La vida está llena de liguillas...

... el otro día, le he explicado a Diminuta, que muchas veces, la mejor victoria es una retirada a tiempo... y no me entiende! ajajajaja.

Ánimo para todas las liguillas que os quedan por lidiar!!!

Bueno... que nos quedan!!!

jajajaja

Besos!!!!

Ana, princesa del guisante dijo...

Tomae: eso, eso, que aprendan, que la vida es así, y el fúrbo es fúrbo....

Un abrazo, joven.

Ana: Bueno, se podría decir que entre las batallas hijo-madre y las batallas alumno-alumno, y las mamá profe, y las mamá escuela, y las papá idem de ídem, una acaba bien, bien curtida jajaja
Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.