© de la imagen La meva maleta

jueves, 17 de noviembre de 2011

La verdad


-¿Has terminado los deberes?
-Síiii
-¿El cálculo también?
-Upss
-¿Has leído un poco?
-Esteee

-¿Cómo te has roto el pantalón?
-¡No me acuerdo!

Tengo bastante aguante respecto al desorden. Me enfado poco cuando se rompen las cosas. Aguanto estoicamente tener que repetir las cosas un millón de veces. Entiendo las peleas como proceso de aprendizaje.

Pero por lo que no paso es por la mentira. No pienso tolerar las faltas de respeto. En casa no se admiten calificativos como idiota, tonto, capullo.

Ni una mentira más.

Se acabó el crédito. 


Ah, no te lo había dicho... ¡te acabas de quedar sin ir al cine!
Sin preaviso.
Para que no bajes nunca más la guardia.

No he puesto nombre de hijo, porque la norma es aplicable a cualquiera de ellos.

13 comentarios:

susana dijo...

Me parece muy bien tu forma de educar a los niños. Quisiera afirmar que funciona con todos, pero a mí al menos me ha servido con dos de tres. Un beso.

Joel Artigas dijo...

Estoy de acuerdo con la situación que nos publicas. És importante educar sin mentiras, no obstante a veces los castigos nos pueden llevar a la situación que precismanete queríamos evitar. No hay duda que són necesarios, pero siempre si tienen sentido, por eso les tenemos que explicar la razón del castigo.

Salutaciones.

sunsi dijo...

Para mí, lo peor... la falta de confianza, directamente relacionada con la mentira. Con la verdad por delante, casi todo tiene arreglo. Me parece muy bien, Ana. A veces, en temas de educación se llega tarde. Y sin comerlo ni beberlo, te encuentras con un hijo que no sabes cómo ha desarrollado esa capacidad para inventar situaciones... También estoy absolutamente de acuerdo contigo en que haya asuntos que toleres con más facilidad. El NO por sistema generalmente genera un efecto rebote.

Un beso, madraza.

Dámaris dijo...

Estoy contigo, aunque debo admitir que lo de repetir las cosas 10 veces últimamente me puede, pero la mentira y los descalificativos tampoco se toleran en casa.

mistrucosparaeducar dijo...

Estoy contigo, mentiras no!
En casa son se pasa: pegar, insultar y mentir.

CRISTINA dijo...

Estoy contigo le tolero muchas cosas a mi hija pero que sea maleducada y mentirosa no, me puedo. Cris

Mariapi dijo...

Bueno, sin exagerar. Mentir no, por supuesto. Pero también esto hay que aprenderlo, y a veces toca soltar la cuerda, hacerse la tonta, sabiendo que te la están pegando... y más.
Lo principal es tener claro que vayan entendiendo ellos el meollo del tema, que con la mentira vamos minando el eje central del amor, la confianza. Que un error, una equivocación una acción mala, se reparan fácilmente, ahí está el perdón...pero la confianza...a veces es difícil encontrar el "superglú" que la repare.

Besotes... pobrecicos míos...un beso a cada uno en la punta de la nariz.

Ana, princesa del guisante dijo...

Susana: lo primero es dar ejemplo. Procuro decirles la verdad, procuro tratarles con respeto... si no, ni caso!

Joel Artigas: bienvenido al castillo. Sí, ya le expliqué: esta semana te quedas sin ir al cine por no haber dicho la verdad, por habernos faltado al respeto, por gritar al saber las consecuencias de lo que hizo...

Sunsi: hay que buscar el dificilísimo equilibrio entre síes y noes. Casi nada! Un beso agotado.

Dámaris: yo las digo entre tres y cinco según el día. O entre 30 y 50 :-)

MIstrucosparaeducar: Buena norma

Cristina: bienvenida también al castillo. Si no les enseñamos a respetar van a ser monstruos!

Mariapi: ¡tienes razón! hacer la vista gorda entra en la estructura. Achuchados serán de tu parte. Un beso grande.

La meva maleta dijo...

Comparto tus leyes y la forma de impartirlas...porqué cuando en casa hay más de un hermano, la norma debe ser universal y justa.
Sin embargo, la mayoría de veces, ante una súplica de perdón y voluntad de enmienda acabo cediendo y levantando castigos...porque soy una blanda y por supuesto lo saben :-)

Por eso debo tener tan poco pelo...

Besitos a los inculpados...siempre y cuando hayan decidido no volver a caer en el mismo error...jamás! jajaja!

Pili dijo...

Com em sona tot això de no m'en recordo, se m'ha oblidat..... però mentides de moment no en gastem.
Ja tenim molt de guanyat.
Petons

MadreYMas dijo...

Coño, la Sargento Pesoleta ha llegado.
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Fiiiiiiiiiiiiiiiirmes!!!!!!!!!!!!!!
Soldado Bufón: Nada de escaquearse de las mates o no irás al cine.
Soldado Marlin: Como vuelvas a insultar te quedas sin mermelada.

Algo así, ¿verdad?

Mi madre hacía lo mismo conmigo. Toleraba todo, menos la mentira... y al fin y al cabo no he salido tan mal...

Ana, princesa del guisante dijo...

MadreyMas: te lo digo bajito, no vaya a arruinar mi reputación de sargento: me cuesta muchísimo mantener el castigo... soy una débil. Ay. Ayyy

Ana, princesa del guisante dijo...

Mevamaleta, Pili, la vostra resposta ha desaparegut, repeteixo, d'acord?

Mevamaleta: decidido en eso estamos también mimetizadas: blandas blanduchas, blandurrias, blanduzcas.... ay. Y ellos LO SABEN. Un beso a ti y a tus chicas en edad de merecer... lo que sea jajaja

Pili: mira, jo trobo que això és el millor, es pot perdonar gairebé tot, però la mentida, ai com costa!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.