© de la imagen La meva maleta

miércoles, 19 de octubre de 2011

Duda razonada


La maestra de mi hijo pequeño es muy partidaria de este nuevo sistema educativo que se está implantando desde edades tempranas. No utilizan ni libros ni materias, sino conceptos y aprendizaje razonado y todo se discute y se consensúa.

Me hace mucha gracia porque a los 5 años todavía se puede hacer, nunca está de más tratar de llegar a un acuerdo y aprender a trabajar en equipo. Además, como de conocimientos mi hijo anda bastante bien, (está leyendo a nivel de segundo de primaria), pues pienso que no se va a quedar rezagado.

Ahora bien, a mí la cosa esta no me acaba de cuadrar. Vamos a ver. Tienen una araña como mascota en la clase, una araña del polvo, y con ella aprenden, por ejemplo, que una hembra se ha comido a otra, que tienen que cazar insectos para alimentarla, su nombre científico, su hábitat.

No me parece nada mal, en absoluto, de hecho, me gusta que el aprendizaje sea bastante "de campo". El otro día entré en el aula y había una araña dibujada en la pizarra, en el encerado (qué palabra tan bonita!),  y una flecha señalaba el cefalotórax.

Esta mañana, mi hormiga atómica, me explicaba que "laz arañaz tienen cefalotorax y abdomen".


Entonces le he señalado su cabeza: céfalo, es cabeza, tórax, es el pecho, le he dicho y el abdomen es "la panxeta".

Y me ha mirado como si fuera un bicho raro. Claro que un niño de 5 años puede aprender palabras de memoria, pero parece lógico que deberíamos enseñarles qué significan.

Tengo en cuarentena mi afecto por el sistema educativo actual y doy gracias a Dios por que los cursos superiores al de Bufón utilizan el sistema clásico.

Ah, porque el actual enseña a leer, primero familiarizándose con tamaños de palabra (¿¿????) y luego cuando ya les "suena" la forma de la palabra, la leen. Y la P, no es la P (dicha sin vocal, para enseñar al niño como suena, sino la pe). Y ya no hay que enseñar que la p con la a, pa, y la p con la e, pe, sino dejarles a ver si caen. Insisto, me siento afortunada por que mi hijo haya aprendido ya a leer, no sé cuánto les costará a sus compañeros.


12 comentarios:

N. dijo...

Espera y verás.....Aún con el sistema tradicional vas a flipar con lo poco que aprenden los niños. Los dictados preparados, la historia sin sentido, pies ni cabeza, la geografía sin orden ni concierto, la repetición hasta la náusea de los mismos temas en cursos consecutivos...En el libro de mi hijo (6º) hay una lección para: el uso de la calculadora...muerta me quedé (por no hablar de cómo se quedó mi hijo que resta, suma, multiplica y divide en su cabeza desde P5, lleva cinco años aburriéndose de la muerte el pobre)

Yo intento no mirar mucho, es una lotería, gira la bolita, a ver que nos toca este curso.


Besos

susana dijo...

Los experimentos educativos suelen terminar mal. En tantos siglos de historia ya deberían haber aprendido que el sistema tradicional es el que funciona. Un beso.

Mariapi dijo...

GRRRRRRRRRRR ...... no expliques estas historias de terror...que me entra mucho miedo... Osea que aún se puede ir a peor ¿no? Hija mía, cada vez entiendo más lo del homeschooling.

Si con el sistema "tradicional" llegan a la Universidad como llegan...¿qué nos depara el futuro?

sunsi dijo...

Me da coraje que los niños sean conejillos de indias. Un sistema nuevo, por muy guay que parezca, requiere un aprendizxaje por parte del docente. Y nunca, jamás, se introduce al 100%. Se puede implantar paulatinamente y observar los resultados para poder dar un volantazo.

Supongo que estarás con cuatro ojos, pesoleta.
Parece que últimamente todas las mentes pensantes que no han agarrado nunca una tiza quieren emular a Heráclito: "Todo fluye... nada permanece..." Ni siquiera lo que sabemos que funciona. ¡Venga ya!

Ana, princesa del guisante dijo...

N. Mi hijo mayor, como tu peque, está en 4º, así que ya me conozco el tema. Muchos proyectos, muchas excursiones y muy poquito trabajo. Afortunadamente en la clase son sólo 15 críos, menos mal! Un beso grande

Susana: mucho iluminado hay en los ministerios de educación...

Mariapi:es obvio: dejamos a una generación incapaz de pensar, y nosotros (los políticos) pensamos por ellos. Ay, qué miedo, brrr ya puedes decirlo.

Sunsi: es duro ser espectador de ésto. Mi generación, hasta la siguiente, la de mi hermana, nacida en el 80 fue la última que se salvó. La LOGSE nos mató y ésto, nos remató. Ay de nosotros.

meloenvuelvepararegalo dijo...

se aprenden las palabras por la largura de ellas??? Alucinante!
pues sí... da un poco de miedo.

Menos mal que también está la educación en casa que compensa.

Ana, princesa del guisante dijo...

Meloenvuelve: sí, en casa compensamos, pero nosotros no somos maestros.

MadreYMas dijo...

Ufff, sabes qué voy a hacer?
Voy a obviar esta entrada tuya... en breve nos toca elegir cole y me entran sudores sólo de pensar en lo que me puedo encontrar...

Ana, princesa del guisante dijo...

MadreYMas: ´bah, no te asustes, si es tan entretenido... Tu al menos no te tienes que enfadar porque les enseñen antes inglés que español, como me pasa a mí en Cataluña

tomae dijo...

...yo prefiero lo de antes, parece que es lo que hacen allá donde van. De todas formas alguna novedad siempre pienso que va bien, y algún experimento de esos también me gusta hacerlos con ellas, probaré los espagetti con cefalotorax de ese (cuando no esté su Madre)

Marta dijo...

Reivindico un papel y un lápiz para dictar bes y uves!
Experimentos para los ratones...
Cuando la peque me dijo "me duele el shoulder" entendí que España iba mal.
Ayyyyyyyyy

Ana, princesa del guisante dijo...

Tomae: yo no sé hasta qué punto pretenden que nuestros hijos no aprendan nada de nada... Los espaghetti con cefalotorax mejoran muchísimo con un poco de salsa de tomate, que te lo digo yo.

Marta: y los dictados "sin preparar" y las hojas de caligrafía, y los hombros-de-toda-la-vida (sin hombreras). Tirita.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.