© de la imagen La meva maleta

martes, 2 de agosto de 2011

Buena reflexión


He pasado por casa Mater y me he quedado enganchada al estupendo post que ha colgado hoy. Una profunda reflexión sobre la felicidad que seguramente no voy a mejorar. Ella la ha bordado con sus palabras de seda y ha sabido sacarle punta como siempre. Yo no voy a parasitarla aquí. Como mucho, me aplicaré el cuento e intentaré ponerme en situación a propósito de mi propia felicidad.

Para ir abriendo boca, os dejo la banda sonora, esta canción de Gospel, de acordes tristones, creo que esos son los colores que vivo.



Creo que soy feliz cuando amo y me siento amada, porque tengo más de lo necesario para vivir, porque los míos tenemos salud. Qué básico... Supongo que si pudiera elevar mi oración y pedir, si se me concediera el don de conseguir algo más no me costaría elegir algo, siempre que se me permitiera conservar lo que tengo. 

Porque lo cierto es que a menudo, la felicidad nace de la mera necesidad de ver los vasos medio llenos. 

Y cierro los ojos y me dejo llevar por la melodía melancólica, y yo también digo

I sing because I'm happy
I sing because I'm free
His eye is on the sparrow

2 comentarios:

mistrucosparaeducar dijo...

A propósito de la felicidad escuché una vez a Elsa Punset un juego buenísimo: cuando te acuestes piensa en diez cosas que te hicieron feliz ese día. Al principio te costará un montón, pero conforme lo vayas poniendo en práctica se te ocurrirán muchísimas.
Parece una tontería, pero funciona, yo lo he puesto en práctica, se lo he enseñado a mis hijos y hemos hecho montón de variantes.

Soy fan de la plasticidad del cerebro!!

Ana, princesa del guisante dijo...

Mistrucos: yo lo puse en práctica hace tiempo, en las fases de más celos entre mis hijos, y lo cierto es que funciona.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.