© de la imagen La meva maleta

miércoles, 12 de febrero de 2014

Puñetazo en la mesa

Siempre le resultó más cómodo que otros decidieran por él, no tanto por pereza como por no buscar un enfrentamiento. 
Nunca dijo que su boca era suya porque temió que los demás le confirmaran que había elegido mal, o que no había sido capaz, o que había luchado en vano. 
Y lo único que los demás podían echarle en cara es que nunca se atreviera a dar un puñetazo en la mesa. 
A lo mejor creía de veras que a nadie, más que a él, le cuesta tomar decisiones, pero tras cada uno de los aciertos de una persona existe un rosario de caminos equivocados, de puertas que se cerraron sin haberse asomado lo suficiente, de fracasos superados.  
Le faltó valor para pararle los pies a ella. Y cometerá el mismo error, de nuevo, por lo mismo: exceso de amor. Tal vez ahora sí, haría bien en dar ese golpe de timón y empezar a gobernar su vida. 
Haber fallado no sirve para justificar un ataque de ira o hundirse en el desánimo, sino para aprender cuál ha sido el error y empezar a construir de nuevo. Y se empieza por abajo, comprendiendo cuáles son los cimientos, y eso implica valor. Ahora sí, no le queda otra. 

10 comentarios:

jordim dijo...

El valor es un valor a la baja, y a veces lo deciden los demás por uno, complicado

susana dijo...

Es más duro enfrentarse a alguien que amas. Un beso.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Perdona pero yo creo que en el amor nunca se peca por "exceso", aunque entiendo la idea.
Mil gracias, Alteza
A

Ana, princesa del guisante dijo...

A muchos nos toca ser valientes a la fuerza, qué demonios.

Ana, princesa del guisante dijo...

SI no hay amor, enfrentarses es un paseo- besos

Ana, princesa del guisante dijo...

Umm. No sé, a lo mejor tendría que haber dicho amar mal. Igual sí. Gracias, Asun

juanpe garbayo dijo...

¿se puede llegar a depender del desprecio, aunque te desasosiegue, de tu diosa? El respeto inmutable a unos principios, aunque éstos sean amorales, hacen la vida sencilla: al uno por la comodidad de la inercia. Al otro, por la sencillo manejo de los previsibles.

Ana, princesa del guisante dijo...

Si funciona para los dos, no deja de ser un negocio. Nunca puede estar uno dando sin recibir, aunque lo que reciba sea impalpable para el resto.

Mariapi dijo...

¿Y no será comodidad a lo que llama amor?

(a ver si por fin me dejas comentar...Besicos)

Mariapi dijo...

¡lo he conseguidooooooo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.