© de la imagen La meva maleta

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Desde el exilio

Hoy he pasado el día en Zaragoza, la ciudad que tiene la mitad inexacta de mi corazón. Allí está mucha de la gente que necesito para respirar y, a pesar de mis dudas respecto de lo que siento por ella, siempre me recibe con esa hospitalidad incomparable de los aragoneses.

Hoy no necesitaba renovar mi armario, ni habíamos hecho grandes planes, pero me he encontrado con los regalos inesperados de unas nuevas gafas y el regazo de mi padre. en él, mis hijos se sienten respetados e importantes y yo vuelvo a la adolescencia en la que él me compraba perfumes y otros enseres que terminaron por desterrar al patito feo y destaparon a la Princesa que no sabía que había dentro de mí.

Hemos hablado mucho en el trayecto. De por qué nosotros, que somos catalanes, no queremos no ser españoles. De por qué la fecha de hoy, que conmemora la derrota en la guerra de Sucesión, en la que no se quitó ninguna independencia a nadie sino que se determinó que el rey de España no iba a ser un Austria sino un Borbón. De por qué nuestra bandera es la Senyera y no la estelada y que amamos también la rojigualda, pero que no somos libres para ponerla en nuestra casa porque nos dan miedo posibles represalias.

Hemos hablado de qué es la libertad para elegir y de la obligación de aceptar después las consecuencias, esas que a veces se disfrazan de Bien, pero que esconden el mal y viceversa.

Del significado de Democracia y de la Dictadura.

De cómo nos preocupa que se haga una lista con lo que algunos consideran "buenos catalanes", a saber, numérense los que vayan a la cadena catalana, y de cómo se parece eso a las estrellas de David que se pintaban en los escaparates de los judíos en la Alemania nazi.

Y les he enseñado a callar. Les he pedido que se muerdan la lengua cuando su maestra les hable de la corona catalano-aragonesa, que ellos ya saben que el Rey de la Corona de Aragón, y del Comptat de Barcelona, entre otros, era Fernando el Católico pero que tienen que aprenderse de memoria lo que su maestra les diga y mentir en el examen.

Hoy me he llevado a mi familia al exilio. No, no me siento libre. Ni siquiera me siento segura escribiendo estas palabras en mi blog.


44 comentarios:

aaana dijo...

Creo que eres valiente escribiendo esto y que les habéis dado una lección de vida a vuestros hijos... triste pero necesaria.
Espero que al menos el día haya sido agradable, pese al motivo por el que os habéis tenido que exiliar hoy

Mariapi dijo...

Las dos últimas frases de tu post son la verdad más peligrosa. Porque sabemos y comprobamos cada dia más y más de un tiempo a esta parte, que es así. No descarto el exilio, porque no sé si podré vivir mucho en el guetho.
Un abrazo Ana...necesitamos saber que no estamos solos y hoy te agradezco el post más que nunca. Sé lo que está en juego.

Ana, princesa del guisante dijo...

Estoy triste.
No saben el mal que están haciendo. Haciéndose. Buf. Gracias por tu apoyo, un abrazo.

Ana, princesa del guisante dijo...

Creo que se les ha escapado de las manos. Está claro que tengo mucho que perder, pero me niego a seguir callada. Y espero que haya más personas que se harten de tragar quina. Un abrazo desde aquí. Por cierto... Ni un centímetro de la vía catalana ha pasado por tierras de Lleida. Me parece toda una declaración de intenciones. Y éstos son los que despotrican del centralismo... Ja!

oles dijo...

Entiendo tu tristeza, y sobre todo entiendo que no quieras permanecer mas tiempo callada. Desde el sur te mando, os mando, todo mi apoyo. Espero que todo esto tenga una solución pronta y que respete todos vuestros derechos... El de todas las personan que son catalanas y también españolas.
Un beso grande

Marta dijo...

Suponiendo que el exilio tuviera que ser definitivo....dónde trasladarías el castillo????
Propongo la Toscana o a Stgo de Chile...
Corazón partío
Me gusta ser española y catalana y tampoco me siento libre.
Relaxing cup of café con leche??? juas juas...al menos esa nota de humor patético puso sonrisas ayer, día de pijama y películas.
Bss

Ana, princesa del guisante dijo...

No le veo buena soluición, oles. Y el problema es que han creado una gran mentira que muchos han creído a piesjuntillas. A ver ahora cómo salimos de ésta. Besos

Ana, princesa del guisante dijo...

El problema es que no me quiero ir, Marta. Me gustaría no tener que pensar en esto. ¿Qué demonios pretenden?

Lovely besos y abrazos from the Terraferma olvidada.

Yo y mis mini yos dijo...

Wow, todo mi apoyo, me parece una entrada muy valiente :-) de parte de una española de verdad exiliada :-)

paterfamilias dijo...

¡Cómo te entiendo! y cómo comparto tu entrada en su totalidad. Nosotros teníamos previsto un día de playa (para "despedir el verano" y, sobre todo, para huir de todo esto), pero el tiempo no acompañaba y nos quedamos en casa. Suerte que era el cumple de JP y lo pasamos bien.

Me preocupa mucho el tema porque veo similitudes con eso que tú hablas. Ejemplos:

- Tengo un hermano que vive en una población cercana a Girona. Hace unos meses, se le acercó un vecino y le dijo "Veo que no has puesto la bandera en tu casa". No sé, pero a mí eso me recuerda a la policía política de un régimen fascista.

- Si no piensas como la mayoría, automáticamente eres tachado de "facha" y, por ende, anticatalán. ¡Qué manía de inventarse enemigos!

- Lo que más me preocupa es cómo afecta eso a las relaciones con las personas. Yo me siento "discriminado" por ciertas personas que saben cómo pienso. Y lo peor, es que en la familia también se nota. En mi familia política, oficialmente, soy apolítico (para evitar enfrentamientos), aunque algunos ya saben cómo pienso y he notado -de verdad- un distanciamiento.

Siento haberme enrollado tanto.

Un abrazo

Chitin dijo...

Que triste tu entrada, que triste que estar de un lado signifique para otros que estás en contra suya, que triste lo que has tenido que explicar a tus hijos.

Que valiente tu entrada, que valiente tu actitud se seguir viviendo allí, yo no sé si podría...

Eva del Olmo dijo...

comparto tu opinión un beso y tb soy lleidatana!

Ana, princesa del guisante dijo...

¡Espero que la causa de tu exilio sea otra!

Ana, princesa del guisante dijo...

Mira si es así que ya he perdido un seguidor :-)
Un abrazo, Pater.

Ana, princesa del guisante dijo...

Estoy cansada, Chitin. Tengo muy pocas herramientas, más allá de mis palabras en mi blog.

MadreYMas dijo...

Pues olé por ser tan valiente, y eso que soy consciente de lo difícil que debe ser en tu caso.

Lo más triste de todo esto, desde mi punto de vista, el tener que enseñar a mentir a tus hijos. ¿Cómo se come eso?
Vaya mierda tan grande.

Lo siento mucho, Pesoletina.

Ana, princesa del guisante dijo...

Gracias, Eva. Me alegra sentirme acompañada!
Un beso

Ana, princesa del guisante dijo...

Se come mal. Muy mal. Pero fíjate, como le decía a alguien hace un minuto, ya he perdido un seguidor del blog, sólo por explicar que no soy nacionalista separatista, o por decir que me siento española también. ¿Crees que la maestra de mi hijo que ha cambiado su foto en el perfil de whatsapp por una bandera con estrellita le pondría la misma nota a mi hijo si le dijera que él se siente español?

Yo, sinceramente, no.

Gracias por tu cariño y por tu solidaridad.

susana dijo...

Lo siento mucho. Tiene que ser terrible vivir esa situación. Un beso.

Anónimo dijo...

Lamento que te sientas así. Catalunya es Catalunya antes y despues de las manifestaciones abiertas en favor de un estado propio. Si ya vives en ella no tiene porque cambiar nada para tí. ¿Porque te gusta que Catalunya siga perteneciendo a España? ¿Te da alguna seguridad personal por el hecho de tener raices fuera de Catalunya? ¿Es una especie de derecho a la colonia? Te vas a sentir indigna si no eres pura sangre catalana 100% y vives en Catalunya? El problema está en tí, no en tus vecinos que jamás te tacharán de "no catalana" ni extranjera, ni nada por el estilo. Hay mucha gente de orígenes multiples que vive en una tierra que no es la suya pero se la hacen suya y la quiere y la respeta como propia desde el momento en que la pisa. Eres libre de pensar y sentir como te de la gana y si no te sientes bien en tu libertad será porque hay un conflicto en tí misma. No creo que el exilio te haga más feliz.

Ana, princesa del guisante dijo...

no es terrible. Es triste solo. besos

Ana, princesa del guisante dijo...

Si crees que vas a decirme cómo tengo que sentirme, o que tienes derecho a administrar mi libertad porque tú eres separatista, nacionalista y yo no, lo llevas claro.

Apa, i que et moqui la iaia.

Mariapi dijo...

Anónimo:

Por desgracia sé que de nada sirve razonar ni dialogar con gente como tu. Es un tema de visceralidad. Me asusta tu/vuestra prepotencia y totalitarismo. Lo que dices lo hemos oído hace poco en Bosnia, en la Alemania prebélica. Hablas de ¡pureza de sangre!…Te autoproclamas con derecho a decidir cuál es el pensamiento correcto, y cómo hay que sentir para ser buen o mal ciudadano…Y luego dices que nadie en esta Cataluña te tacharán de no catalana o extranjera…Pues yo vivo en Cataluña, desde hace 30 años, me gusta y quiero la ciudad en la que estoy, tengo hijos que han nacido en ella, catalanes y por eso españoles, hablo catalán cuando me da la gana, y sí que me siento discriminada. Cada día más. Pero quien tiene un problema eres tú, que se llama intolerancia.

La meva maleta dijo...

Ana leo con tristeza tu post de ayer.

Y es que, aunque no puedo estar de acuerdo
con tus palabras, no creo que nada de lo que yo diga o haga puedan cambiar tu opinión.

Creo que vivimos en una tierra, que es, ha sido y será, tierra de acogida para todo aquel que decida vivir aquí.
Mi suegra ha "sobrevivido" más de 50 años aquí, sin hablar catalán y ama esta tierra como nadie, precisamente por la tolerancia que en ella se respira.
Como ella, encontraría cientos de miles de personas más, que ratificarían mis palabras.
poner el acento, solo en las personas intolerantes (que las hay en todas partes) me parece injusto.

Es por eso, que cuando leo la palabra "exilio", me parece tan fuerte, que siento que no te estoy leyendo a ti.

Hay días, como el 12 de Octubre para celebrar la Hispanidad...y ayer simplemente, no era ese día.
Respeto, ante todo tu opinión...pero debo decirte que hoy, además de no compartirla, me duele.

Ana, princesa del guisante dijo...

Carme, em sap greu que et sentis ferida per les meves paraules. Jo no em sento representada per aquells que demanen la independència de Catalunya. I em poso en dos supòsits:
- Que no l'aconsegueixin. Quin és el següent pas en la fulla de ruta? Els meus sentiments respecte a voler seguir sent espanyola no canviaran. Ni els meus, ni els de moltes altres persones.

- Que l'aconsegueixin. M'obligaran per llei a deixar de ser espanyola o se'm concedirà la doble nacionalitat? Com es gestionarà aquesta independència?

No veig res clar. Per mi el passat onze de setembre va ser un dia trist, perquè no m'agrada on ens està conduïnt això. I així ho he dit.
I no dubtis que jo seguiré estimant-te i respectante, tot i que pensem diferent.

Driver dijo...

Te conocí en Madrid, en la presentación de un libro en un hotel.
Por aquí no hay costumbre de preguntar de dónde vienes, sino hacia dónde vas.
Y me parece que tú eres de esas mujeres que sabe dónde va; aunque de vez en cuando te asalten dudas en días muy determinados.

Tú vas donde las letras te lleven, donde tu familia y tus amores determinen y por supuesto, donde te de la gana.

Faltaría más !

Driver dijo...

Por cierto, presté tus dos libros a mi hermana, pues ha organizado a un grupo de mujeres para realizar actividades culturales y literarias.
Se llaman, "Mujeres que aman"; y se reúnen para compartir experiencias vitales, comentar libros y luego..., irse a bailar.
A veces veo la realidad como me parece que realmente es.
Me abstraigo de la penosa actualidad y me centro en las personas que conozco, con nombres y apellidos, en un determinado territorio.

Y cuanto más me centro en personas concretas, más cosas interesantes veo.

No te pares.
Tienes mucho territorio por delante.

D dijo...

Todos los meridianos del mundo tienen cuarenta mil kilómetros.
Atraviesan cientos de territorios.
Donde no hay más fronteras que las líneas imaginarias.

Tita dijo...

Me ha dado mucha tristeza leerte...pero como ya imaginaba, no todo el mundo desea ni comparte lo mismo.

Por ello cuando por aquí se dice "que no se compre nada catalán" enfurezco y pienso ¿y la gente que lo fabrica, o lo vende, o lo reparte y no opina así? ¿y aunque así fuera? ¿acaso no importamos otras cosas del extranjero?

Lo lamento si levanto ampollas...pero igual que se usa el fútbol y los toros para anestesiar a la población...creo que se utiliza muchas veces el tema independencia para exaltar y anestesiar a muchos catalanes. Es mi opinión, respetable como todas.

Un abrazo apretao Princesa

Tita dijo...

Me parece increíble lo que estoy leyendo!!

Lo siento!!!

Ana, princesa del guisante dijo...

No tengo muy claro dónde acabaré, pero lo que sí sé es que no me gusta que manejen mis hilos. Gracias, Driver. Sigo más abajo

Ana, princesa del guisante dijo...

Si algo me apasiona de escribir es el proceso creativo, ese que empieza observando a las personas que tengo alrededor. Muchas gracias, por todo!

Ana, princesa del guisante dijo...

Qué manía tienen los políticos de controlar nuestras mentes, leches!

Ana, princesa del guisante dijo...

Yo estoy convencida e que es una manipulación de masas burda, y que no tienen ni idea del jardín en que se han metido.
Un abrazo apretao y triste.

Carmen dijo...

Es una lástima que tengas que enseñar a tus hijos a nadar y saber guardar la ropa, pero el miedo a la exclusión social es tan legítimo como cualquier otro. Una pena.
No debería felicitarte por expresar públicamente tus sentimientos y pensamientos respecto al tema, porque lo has hecho desde el respeto y sobre todo, porque se supone que somos demócratas y tolerantes. Pero como una cosa es la teoría y otra la vida diaria, te felicito y te apoyo. Seguramente sois más los que opináis así y tal vez algún día lleguéis a la conclusión de que la única manera de no ir al exilio es la unión.
Un abrazo

Ana, princesa del guisante dijo...

Carmen, a nadie le gusta ser el que le ponga el cascabel al gato. Y suele pasar que los que más ruido hacen son los que menos razón tienen. Gracias por tu compañía y por tu apoyo.

Anónimo dijo...

Sabes que creo? que te podrías haber quedado allí...
Con el blog vives la vida que nunca has vivido ni vivirás, no recuerdas que hay gente que te conoce y conoce tu historia?
Qué pretendes con tus libros? Limpiar tú concienca?
Mucho cuidar a la abuelita, tú recuerdas que tienes una madre?
Y en el segundo libro que intentas explicar lo excluida que siempre has estado tú, sin amigos...
Vaya por Dios...me das mucha pena, siempre me la diste

Anónimo dijo...

Ser independentista no significa ser gilipollas y menos que no se pueda ser profesional, a qué tipo de colegio llevas a tu hijo?
Creo que la profe de tu hijo ya debe notar lo que se cuece en casa y seguro que tiene respeto.

Ana, princesa del guisante dijo...

Bueno, puesto que parece que me conoces bien, podrías darme tu nombre, o pasarte por mi casa a tomar un café y me dices todas estas cosas a la cara.

Te doy pena, y yo también me la doy a mí misma muchas veces. Cuido de mi madre lo mismito que ella cuida de mí, si tengo un defecto grande es mi sentido de la justicia.

Aquí no me escondo, nunca lo he hecho. Si tu intención era lastimarme, como lo hicieron muchas otras personas antes, lo has conseguido.

Seguiré mi camino. EL MÍO.

Ana, princesa del guisante dijo...

Llevo a mi hijo a un colegio público.
La presidenta de la Comunidad de Aragón ha exigido a Catalunya que se modifiquen los datos inexactos de sus libros de texto en los que se dicen todas esas cosas.
Espero que sí se nos respete, la verdad. Yo también respeto a los demás.

Anónimo dijo...

Me refería a que no creo que una profesora cambie la nota de matemáticas de tu hijo por decirle que el no es independentista.
Tampoco es verdad que en Catalunya se le diga nada a nadie por no poner una estelada o por poner la bandera española, yo vivo en Catalunya y todo eso no es cierto.
En cuanto a la historia....

Anónimo dijo...

Yo vivo tmb en Cataluña, concretamente en Barcelona. El año pasado, el 12 de octubre saque una bandera española y a dos calles de mi casa me gritaron fills de puta (en catalan) desde una moto...

Trabajo en una administracion que depende de Madrid y ya llevo 2 pintadas en el coche que rezan: funcionaris espanyols de merda fora del pais" y "funcionaris espanyols foteu el camp".

Tambien me gusta el futbol y celebro los goles de la Roja. Uno de mis vecinos (no se cual) me tiró un petardo en la terraza durante un partido y me grito "que et fotin", dejandome negra toda la ropa tendida. Yo no he perturbado ni un solo partido del Barça jamas (porque me parece demencial y porque yo tambien miro los partidos y admiro el juego del Barça).

Si esto es una Cataluña plural... Que me lo expliquen. El civismo solo para salir en la tele el dia que toca.... Luego bajo el anonimato o con un casco de moto puesto... Todo cambia. Hay verdadero odio antiespañol. Y si no lo crees, haz la prueba el proximo octubre....

Ana, princesa del guisante dijo...

Y mi pregunta, la de siempre... ¿Hasta dónde quieren llegar? O mejor esta otra, ¿qué pasará cuando los MUCHÍSIMOS que pensamos diferente nos cansemos de mordernos la lengua?

Anónimo dijo...

Que acabaremos a tortas... Ya se estan encargando bien de cocer el odio a fuego lento....
Luego vendran las lamentaciones. Pero será tarde, como siempre.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.