© de la imagen La meva maleta

martes, 8 de enero de 2013

Ahora que ya no están ellos por todas partes

Está bien.
Si alguien está leyendo este post con un niño pequeño delante, le recomiendo que cambie de pantalla por un momento y que lea un poco más tarde.

No quisiera yo que por mi culpa se desvelara el secreto mejor guardado de estas fechas, ese, que nos trae de cabeza a todos, que nos obliga a salir de casa en momentos extraños, a esconder papeles, cajas, en bolsas de basura en el maletero. Ese, por el cual nos comemos galletas dejando migas en el plato, para que se note. Ese, por el que nos tomamos esa copita de champagne a escondidas en el recibidor, sin ser alcohólicos.

El año pasado nos juramos y rejuramos que no se iba a repetir, que con la cuarta parte de los juguetes nuestros hijos tenían más que suficiente. Que tendrían que vivir cinco vidas para poder jugar con todo ello y que, total, al día siguiente empiezan el cole y ya no tienen tiempo de jugar. Que le iban a pedir a sus suegros-tíos-cuñados-hermanos-vecinos, que no, que no es necesario tanto regalo, que se guarden el dinero.

Y ¿qué pasó en realidad? Pues lo de siempre.


Que uno acaba por tener que tragarse sus palabras con la misma resignación que las galletas del recibidor. Hay que mantener la ilusión de un macaco que ya tiene cuenta de Facebook (no, los míos no la tienen, pero compañeros de la clase de primero de primaria de mi hijo, sí). Para ello, acabas gastando más dinero del que deberías, evitas enfrentarte a toda tu familia -y mucho menos a tu suegra, ¡tu religión te prohibe semejante cosa!- y tu hijo acaba sepultado entre cajas de decepciones, juegos de mesa que le ilusionan en el camino entre salir de la caja y llegar al armario.

Están hartos de todos. El Conector, por ejemplo. Es un juego de aprendizaje que tiene unos cables conectados a una pila, si aciertas se enciende la lucecita. Mis hijos tienen ¡¡8 modelos diferentes!! Y yo no he comprado ninguno. Tienen la Wii y la XBox, total si no les dejo jugar más de tres horas A LA SEMANA. Tienen un ordenador, el Trivial junior y el Trivial Disney, tienen tantos Playmobils que tuve que unir cuatro mesas Lack de la famosa tienda sueca de muebles para que acabaran guardados en cajas de plástico. Y los balones de los últimos mundiales, de la Eurocopa, de baloncesto, de plástico, de goma, de tenis, de playa. Y el domingo me tuve que pelear con ellos porque estaban jugando con un globo molestando a todo quisqui, con las cajas de los juguetes nuevos por abrir. E incluso a veces tienen la desvergüenza de decir que se aburren.

Y luego decimos que los Reyes son los padres... No, señores míos: aquí los Reyes son los hijos, no se equivoquen,.

36 comentarios:

susana dijo...

Por esas mismas razones he pasado años intentando reducir los regalos de Navidad, sin éxito como tú. Finalmente ahora que ya son todos mayores y saben el secreto, es el primer año que no vuelvo a casa cargada de cosas inútiles e innecesarias. Y el dinero que me he ahorrado. Un beso.

susana dijo...

Te copio un texto para que lo veas. Si quieres luego lo borras. Algo más sobre este tema: (copiado de La Farola).
La persona austera vive con serenidad lo que tiene, controla su deseo de poseer y exhibirse y opta por un estilo de vida sobrio tanto en el consumo como en las formas sociales. Sabe que lo fundamental no es tener o aparentar que se tiene mucho, sino sobretodo ser y vivir, disfrutando con moderación de los bienes legítimamente adquiridos por el trabajo y de las relaciones personales enfocadas desde la profundidad y la sinceridad.

paterfamilias dijo...

Eso nos pasa a todos, querida. Pero qué razón tienes. Me ha gustado eso de que los Reyes son los hijos.

MadreYMas dijo...

Ay, Pesoletina... yo también estoy como tú... me sobrepasa el tema... y la cantidad ingente de regalos. No es ni medio normal, pero me consuelo pensando que en unos años ya no será igual... Espero!

La meva maleta dijo...

Buah, cuánto te comprendo, Ana...aunque este año parece que todo a empezado a relajarse todo un poco, en casa;

Pedimos mucho menos y aunque terminamos también, por recibir mucho más...creo que la edad de las niñas y la situación, han hecho que comprendieran, por fin, que no hace falta pedir tanto ni mucho menos, tener todo.

¿mi regalo preferido? un llavero de poco más de 3 euros, que apareció discretamente entre otros regalitos...y que fué cuidadosamente elegido por mis angelitos.
¿se puede pedir más? :-)

Petonets

Bree dijo...

Pues yo este año debí de poner una cara de perro bastante acojonante cuando advertí: Un solo regalo en cada casa por favor!!!
Me han hecho caso...

aaana dijo...

Cuanta razón tienes!

Tita dijo...

Pues sí, toda la razón, punto por punto. La habitación se cae de juguetes. La de la pequeña, igual, todo heredado. Algunas cosas escandalosamente nuevas. Como es pequeña casi no le hemos puesto nada (solo una cocinita) y cuentos. Para que su hermana no sospeche alguna cosa de la grande hemos puesto que eran para las dos...

En fin, tengo tantos juguetes guardados de su hermana y primas que no tendríamos porqué comprar nunca más. En serio.

Mientras pueda y se deje,la regalaremos ropa.

Y a la mayor...pues igual, más de lo mismo. Jugaron con los juguetes la mañana de reyes. Hizo vestidos de un juego de diseño por la tarde y algún rato más (los reyes han estado espabilados)

Pero el gran triunfador, el que ha sido el rey de los juguetes, antes y después de reyes...ha sido una caja gigante que le pedí a su padre para que tuvieran distracción los días de vacaciones de navidad.

Ilusa de mí, los reyes apenas la robaron protagonismo. Ha sido un rancho, un Saloon con sus puertas, chimenea y todo, una cabaña, una casita, y finalmente un castillo con su puente levadizo y todo.

Para que veas.

Mariapi dijo...

Viendo los comentarios me siento afortunada, con algo que pensaba que era negativo. Mis hijos sólo han tenido "reyes" en casa, y algún detalle de mi hermana.Siempre hemos hecho UN regalo, una tontería tipo colores, rotuladores etc y un libro para cada uno. Aún así, por acumulación terminaban sobrando cosas. Este año, el primero con nieto, hemos decidido que también para él, sólo UN regalo...y cómo lo hemos disfrutado. A mi que el 6 de enero los hijos sean los reyes no me preocupa mucho, lo complicado es que lo son también el resto del año. Un besico.

Ana, princesa del guisante dijo...

Susana, cuando no depende de ti, es imposible. Nuestros regalos fueron libros, el conejito. Ni un juguete. Pero luego se complicó, y aparecieron abuelos, tíos, tíos abuelos, y ahí no puedes intervenir, lo intenté, pero ya es tarde.

Ana, princesa del guisante dijo...

pater, como dice mater más abajo... el problema es que no son solo los reyes el día de Reyes, sino siempre. Para que nos lo hagamos mirar.

Ana, princesa del guisante dijo...

En unos años... ¿cómo piensas cambiar la costumbre de Criatura? Ay, nena, lo llevamos mal.

Ana, princesa del guisante dijo...

Lo curioso es lo que ellos pidieron, no lo pudimos encontrar. Pero chica, fácil, a rey muerto, rey puesto. Yo ya no pido nada. Mis regalos son escasos y no siempre son lo que yo hubiera preferido. Las indirectas y los maridos, ya sabes ;-)
Bsss

Ana, princesa del guisante dijo...

Cara de perro. Tomo nota!

Ana, princesa del guisante dijo...

Ya... y con la razón me quedaré, porque me temo que el próximo año sea más de lo mismo.

Ana, princesa del guisante dijo...

Entiendo, cuando dices que mientras puedas le regalarás ropa, que tienes al factor familia controlado...

Ana, princesa del guisante dijo...

¿Negativo? Créeme, a mí me parece muy inteligente.
Y estoy contigo cuando te preocupas por el hecho de que ellos reinen todo el año... Besos

Tita dijo...

Relativamente: mi madre y suegros ofrecen dinero para que compre lo que quiera, así que va en ropa. Las peores, mi hermana y cuñadas.

Claro que si mis sobrinas esperan juguetes ¡como no se lo voy a regalar yo también!!
Ayyyyyyy

Ana, princesa del guisante dijo...

Por este tipo de cosas he llegado a temer las fiestas de Navidad...

dolega dijo...

El tema regalos, lo controlé desde el principiio cuando vi a mis sobrinos asqueados de juguetes y jugando con las cajas.
En casa solo se han regalado tres juguetes por niño en navidad.
En casas familiares los regalos no podían ser juguetes, que se mataran a pensar en ropa libros y etc.
En el cunpleaños un regalo por casa, por casa, no por pariente y el resto del año, terminantemente prohibido juguetitos del vips, chorradas del dia de compras y caprichos abueriles varios.
Siempre les decía que mejor un cuento.
A pesar de todo esto, por acumulación tengo un garaje lleno de juguetes. Imagina si no hubiera puesto coto a ello.
Además creo que se mata lo más preciado de las fiestas, que es la ilusión. al final no disfrutan de nada, porque de puro tener, se aburren enseguida de las cosas.
Besazo

Dolores Ceballos dijo...

Otra que está igual que tú. Que no compro juguetes y mi casa tiene más que alguna pequeña tienda de pueblo!!!.
No sé qué hacer (bueno, sí, regalar a casas de acogida los juguetes que ya no se usan), pero este año fue la repera!.

laura dijo...

A casa meva no es va fercarta als reis ja que anem una mica apretats, total l Emma no ho viu encara i ens queden mooolts reis que si viurem amb la seva il,lusió. Ho vam dir a tota la familia i tots van estar d acord... Desenllaç???Roba per l Emma, tres ninos, un sonall, patitos per la banyera, un mòbil pel bressol i una cadena pel xumet....i encara no te 4 mesos! Telita lo que nos espera!!!

laura dijo...

A casa meva no es va fercarta als reis ja que anem una mica apretats, total l Emma no ho viu encara i ens queden mooolts reis que si viurem amb la seva il,lusió. Ho vam dir a tota la familia i tots van estar d acord... Desenllaç???Roba per l Emma, tres ninos, un sonall, patitos per la banyera, un mòbil pel bressol i una cadena pel xumet....i encara no te 4 mesos! Telita lo que nos espera!!!

lolo dijo...

En casa hay dos fechas en la que los "reyes" reciben regalos: sus cumpleaños y el día 6. En casa de los abuelos uno y uno los padrinos. Durante el resto del año no hay caprichos, ni en ropa ni en lo demás. Parece un punto y final pero... es que a mí me gusta que los Reyes sean espléndidos y asi se lo hago saber desde pequeños. Aunque ellos escriben sus cartas (la pequeña tiene 16) y piden poco, la verdad, cuentan si se han portado bien o regular y precisamente por eso, porque a estas edades son muy conscientes del regular, me parece preciosa las demostración, en este caso material, de lo magnánimo que es Dios con nosotros, de lo magnánimos que fueron los Reyes de Oriente llevando lo mejor que tenían al Portal. Me parece una burrada decirles a los niños que no vendrán los Reyes si no se portan bien. Y aunque de sobra saben que no son ellos los que entran por la ventana, como comprenderás, es una mañana de verdad mágica precisamente porque no están acostumbrados a que se les adelanten en sus deseos y mucho menos a verse regalados como ese día. Creo que ya me esfuerzo bastante en poner límites y en negar, por eso ese día doy vacaciones a la madre estricta y austera que soy y dejo que la magia de la abundancia (dentro de unos límites, claro está) nos sorprenda a todos y que los Reyes Magos hagan su trabajo, que si por mí fuera...

Aún así te comprendo y mucho, Ana. Gracias por dejarme disentir. Y eso que te leo muchas veces, pero espíritu de contradicción...

Ana, princesa del guisante dijo...

En general, creo que el centro de la fiesta se ha convertido en hacer encaje de bolillos para cuadrar visitas a familiares y para conseguir sobrevivir económicamente a esta locura. Besos

Ana, princesa del guisante dijo...

Nosotros damos a la exguardería del peque todo lo que queda en buen estado. A partir de ahora será diferente, sus juguetes ya no sirven para tan pequeños. Es demasiado, siempre termina siendo demasiado. EStoy empachada de todo.

Ana, princesa del guisante dijo...

Laura, si els haguéssin regalat roba, sabates, un llibre, uns llençols, mira, encara estaria contenta. Però regalar més juguets a nens que ho tenen tot... no té sentit!

Ana, princesa del guisante dijo...

Lolo, es que yo no puedo controlar el resto del año. Es siempre demasiado. Tienen todo, varias veces. No tienen deseos porque ya tienen TODO. Es triste, muy triste. Ojalá pudiera hacer lo que haces tú. Y yo no les suelo amenazar con lo de los regalos, porque, entre otras cosas, no sirve de nada.
Tus comentarios son un tesoro, gracias por contradecirme :-)

MadreYMas dijo...

El problema en mi casa no es Criatura, sino mi marido. Le encanta el despilfarro en estas fechas (bueno, en casi todas, no ha vivido nunca la austeridad) y me supondría el divorcio directamente aplicar las reglas que he leído más abajo... así que... o me divorcio, o me aguanto.
Cómo lo ves?

Ana, princesa del guisante dijo...

Hija, si no le mataste por los botines, pues te aguantas. En septiembre es un cumpleaños. Insisto en lo del Erasmus de maridos :-)

Caminem plegats dijo...

Ostres, em sap molt de greu la teva situació. A casa, per sort, no ho vivim així, ja que li donem molta importància a intentar transmetre-li al David que l'important és jugar, fabricar jocs nosaltres mateixos, ser creatius .... Els regals que rebem són " reciclats" de nens més grans que ajuden "els Reis " a fer recollida de joguines i d'altres, pocs, comprats, però el més senzills i educatius possible.
No és una tasca fàcil, però creiem que aquest és el millor regal que li podem fer al David, la vivència de la senzillesa com valor imprescindible per a ser feliç.

Espero que puguis trobar el recolzament necessari per poder actuar tal i com tu desitges, t'animo a fer-ho!!!

Una abraçada des de les Terres de ponent!

laurita purple dijo...

Vaya..yo no tengo hijos, pero entiendo lo que dices. Y si, parece una situación dificil de controlar...

Ana, princesa del guisante dijo...

Bé, cada casa és un món, i en el meu, convivim moltes persones, i tots nosaltres provem de fer el millor per als nostres fills. Res és fàcil, i menys, la convivènica i l'educació. A casa nostra hi ha espai i temps per tot: per reciclar, per estrenar, per jugar, fins i tot, per avorrir-se. El que hi ha és massa juguets, però això no vol dir que els utilitzin tots.

Ana, princesa del guisante dijo...

Bueno, es que yo creo que tampoco es que les estemos dando mucho ejemplo. Cada vez tenemos todos más cosas, nos parece que no podríamos vivir sin ellas, y en realidad...

Pili dijo...

Jo ho vaig tallar "de seguida". Un any per Nadal em vaig esgarrifar en sortir de casa de la sogra amb tot el maleter ple per a un bebè de 5 mesos i una nena de 3 anys recien fets.
A l'any seguent vam fer com l'amic invisible tant per grans com per petits a petició meva.Cadascu havia d'escriure en un paper el seu nom i 3 coses que li feien falta o li agradaria rebre. Cada persona feia un regal i en rebia un altre. Solucionat!! pocs regals i a més a més útils.
Però després arriba l'aniversari i no saps com amb els amiguets de la classe, et trobes amb 3 barbies i 4 conectors.
Ai!! com m'has fet riure amb els conectors a casa en tinc 4 versions per a diferents edats i diferents temàtiques i no hi juguen mai. Jo les entenc perquè realment és un pal!!
Petonets i molta paciència.

meloenvuelvepararegalo dijo...

Ay! princesa cuanta razón tienes... pero tú misma lo has dicho, si es que los adultos cada vez tenemos (acaparamos) más cosas...
enfins, buena reflexión!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.