© de la imagen La meva maleta

miércoles, 3 de octubre de 2012

De Melrose a ayer


No voy a ponerte en el compromiso de decir tu nombre, y menos lo que hiciste por mí. Pero no quería perder la ocasión de agradecerte de alguna forma tu gesto generoso y para ello me tengo que remontar a aquellos tiempos en los que nuestras vidas se cruzaron por primera vez. 

Voy a empezar dejando claro que no hubo nada entre nosotros, ni siquiera intención, porque, si mal no recuerdo, los dos estábamos ya saliendo con nuestras respectivas parejas actuales. Amistad, pues. Sin doblez, sin pedir, dar y recibir, ya sabes. Así que empiezo mi relato.


No recuerdo exactamente si el sobrenombre de "los de Melrous" nos lo pusieron en aquella cafetería -de la cual ya no recuerdo el nombre- en la que nos aguantaban mañana, tarde o noche (siempre no, fuimos buenos estudiantes, también) o nos lo pusimos nosotros mismos, seguidores de la serie. 
La única tele de todos los pisos de estudiantes vecinos estaba en el mío, así que el viernes por la noche las palomitas, los sándwiches y los refrescos desfilaban por las escaleras de vuestros pisos al mío. Venía casi toda la troupe y nos amontonábamos en los sofás alucinando por la maldad de la malísima Amanda. 
Qué bien lo pasé aquel curso, a pesar de todo. Y cuando digo todo, me refiero a las discusiones por la temperatura de la calefacción que las niñas ponían a 30º, a las mañanas de sábado muerta de sueño cuando me había acostado a las tantas, a cuando llegó la escasez de comida, a la traca final, que me llevó a irme de mi piso un mes antes de acabar el curso.
Cómo olvidar aquella fiesta hippy, los bailoteos en Mods, la música que se colaba a todas horas por las delgadas paredes de aquellas construcciones, a las partidas de cartas, a los bollos minicrem que nos traían en cajas familiares y que a las dos horas estaban agotados.

Y si durante aquel curso tuve una conversación seria con alguien, fue contigo.Te recuerdo con precisión porque destacabas sobre los demás por tu seguridad. Tenías tan claro qué y cómo, que estabas, a pesar de tu juventud (¡qué pipiolos éramos!), un paso por delante de ellos. Supongo que nuestras circunstancias se parecían por aquel entonces y nos tocó ser maduros. En aquel invento desastroso de los pisos asistidos nos hicimos un poco adultos, y amigos hasta el final de las consecuencias. 

El día que casi me caigo de culo, con perdón, fue cuando, efectivamente, me metí en aquel mexicano de Barcelona en el que afirmabas que siempre ibas, y nos encontramos ¿recuerdas? ¡¡Han pasado nada más y nada menos que 5 niños y casi tres lustros!!

Sé que vosotros os habéis ido viendo, que habéis ido a las bodas unos de otros. Yo quedé un poco desviada de vuestra unión, porque mis estudios acabaron antes, porque al final, yo sólo era vecina vuestra. Pero siempre me he sentido querida por todos y, hasta ayer, no me había dado cuenta de cuánto.  

Sé que te he tenido acompañándome en el blog estos últimos tres años, siempre he contado con tu presencia silenciosa. Y yo sigo de cerca tus andaduras, porque mi intuición me dice que has dado en la diana con tu invento ese del libro, y me divierte intentar descubrir los recovecos de tu idea.

No sabes cuánto te agradezco también que inundaras de mis abuelitas las estanterías de tu familia. Pero lo de ayer me ha superado. No digo que yo no lo hubiera hecho por ti, porque no puedo saberlo. Pero tu mano tirando de mí hacia arriba... Eres grande, chico, espero que en la vida recojas tanto bien como estás sembrando, porque lo mereces.Y si no me sale bien, te propongo igualmente quedar para celebrarlo, esta vez con familias, me encantaría que nuestra amistad se prolongara en nuestros peques, ¿imaginas?

Iba a ponerte la del
piratacojoconpatadepaloconparcheenelojoconcarademalo, pero me ha parecido más oportuna ésta, que también nos perteneció como himno.


Gracias, gracias, gracias.



17 comentarios:

Ana, princesa del guisante dijo...

Se confirma la lectura por parte del interesado y dice que me he pasado tres pueblos... ¡ja!

Carmen J. dijo...

Hola. Bonito post. Mucho.

MadreYMas dijo...

Qué bonita historia de amistad... pero cuenta, cuenta... qué pasó ayer?

paterfamilias dijo...

Cierto, se ve que estás muy agradecida y así lo demuestras. ¡Bravo!

Ana, princesa del guisante dijo...

Gracias, Carmen. Fue una época bonita, irrepetible.

Ana, princesa del guisante dijo...

Bueno, esa curiosidad... nada, cosas nuestras, pero quería darle las gracias en público y aprovechar para contar la historia de nuestro Melrose.

Ana, princesa del guisante dijo...

A veces es difícil devolver un favor grande, faltan palabras.

Cris dijo...

Buenos años, GRANDES AMIGOS!
Cafetería OBAS? No recuerdo eso de la tele, tan poca falta nos hacia???

Mariapi dijo...

Hay una edad en la que la amistad nace con esqueleto de "parasiempre". Maravillosos años, me alegro por todos, es una gozada sentir esa compañía,¿verdad?

Ana, princesa del guisante dijo...

La tele la trajo Julie, nuestra compañera de piso alemana. Y alguien más trajo un vídeo en VHS, esa maravillosa relíquia de la historia. Grande, Cris.

Ana, princesa del guisante dijo...

Cierto, en aquella época encontré muchos "parasiempres" o , al menos, para los siguientes veinte años. Y he tenido suerte y la vida me ha seguido regalando amistades de esa talla. Casi nada ;-)

aaana dijo...

Esos años de Universidad y piso entre amigos son fantásticos. No sé qué habrá hecho tu amigo por ti, pero es una maravilla ver que al cabo del tiempo siguen estando ahí
Gran idea la de intentar mantener ahora la amistad con toda la familia!

Tita dijo...

Jo, qué hermosura de post, de homenaje, de amigos ¡enhorabuena a todos!

La meva maleta dijo...

Es que hay amigos, que sin saber porqué, aparecen en el momento más oportuno...mientras otros desaparecen, sin más de un día para otro.
Me alegro por este acertado reencuentro.

La canción, acertadísima! Era de esperar que a nuestra Princess, le gustara Queen ;-)

Ana, princesa del guisante dijo...

Sí, es un tiempo irrepetible, como todos. Recién salidos de la adolescencia y metiéndonos de cabeza (algunos de culo) en la adultez.

Ana, princesa del guisante dijo...

Gracias Tita, es un placer reencontrarse y tener esta ventana para agradecer.

Ana, princesa del guisante dijo...

A veces la vida nos quita las amistades mediante estrategias tan simples como la distancia física. Pero nació internet...

Y sobre el tema de la canción.. ¿tú crees que Queen se dejaría llamar "mamá"? jajaja

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.