© de la imagen La meva maleta

lunes, 23 de julio de 2012

Nunca es igual



Nos tomamos unos días de vacaciones. Ellos, de actividades, cuadernillos, horarios y rutinas. Nosotros, de nuestra vida.
No fui tan valiente como para dejarme el teléfono y la conexión con el mundo terrenal, algunas adicciones son demasiado fuertes, pero sí dejé todo lo demás, desde la costura hasta la cocina (benditos precocinados). 
Las vacaciones cobran vida propia. Uno planifica hacer determinadas cosas y la realidad toma las riendas y suele llevarnos por donde le da la gana. Así, yo me llevé dos libros para bucear en ellos. Uno, del que no voy a decir el nombre, se quedó allá por la página 50, abandonado en el apartamento de la playa, a ver si le interesa a alguno de mis cuñados más que a mí. El otro me tiene algo más atada, cuenta una historia algo más interesante. Nada, que yo quería leer apasionadamente, y me aburrí como una ostra.
Otra cosa que no me esperaba es que, a pesar de querer cambiar de actividad, nos tocó hacer bricolages varios y la compra, los niños nos hicieron madrugar y trasnochar sigue sin ser lo nuestro. Y yo sigo encontrando guisantes bajo todas las camas. Al menos, los de la mía los tengo algo más controlados.
Hemos vuelto ya a casa, con la conclusión de que la playa se parece siempre a sí misma, pero que la vida nunca es igual. Ahora me espera lo de siempre: descongelar la nevera y descolgar las cortinas. Nunca es igual, pero se parece.

15 comentarios:

MadreYMas dijo...

Siempre es igual... pero distinto...

Nuestro plan veraniego va a ser el mismo que el tuyo... así que nos tocará también hacer la compra, madrugar con la enana, trasnochar lo justo...

Yo también me llevaré un par de libros, y seguramente vuelva con uno sin empezar...

Mi verano, en definitiva, será igual que el tuyo... pero distinto, al fin y al cabo.

Mariapi dijo...

Aunque sólo sea pasar del aire de llanuras a las olas verdiazules, ya hay cambio de sobras...el suficiente como para que descongelar la nevera o lavar las cortinas vuelvan a ser tareas irresistibles.
Me alegro del descanso.
Besicos.

susana dijo...

El caso es alejarse para luego retomar la actividad con más fuerzas. Un beso.

aaana dijo...

Un cambio de aires siempre es bueno
nuestras vacaciones consisten en ir a visitar a la familia, al Norte... que está muy bien, pero yo echo de menos unos días (tres Dias, aunque sean) en familia: nosotros cuatro solos, cambiando de aires...
todo llegará!

unaterapeutatemprana dijo...

El mío no va a ser mucho más diferente, pero reconozco que es la primera vez en muchos años que necesito ese cambio, aunque sea el de "siempre". Bienvenida y ánimo con la operación cortinas (yo no las tengo precisamente para escaquearme de la misma, jeje).
Un beso.

Ana, princesa del guisante dijo...

Cómo nos parecemos las familias, en el fondo, ¿verdad? El truco está en no trasnochar, para tener las pilas cargadas para cuando ellos amanezcan.

Ana, princesa del guisante dijo...

Hoy he limpiado con ganas. Mañana... mañana igual me voy a la pelu :-)

Besos

Ana, princesa del guisante dijo...

Pues sí, aunque tengo que admitir que a mí lo de descansar se me da bastante mal. Besos

Ana, princesa del guisante dijo...

Bueno, para nosotros es fundamental estar juntos algunos días, pero necesitamos también estar uno o dos días sin niños... Todo llegará :-)

Ana, princesa del guisante dijo...

Bueno, lo estoy haciendo en cómodos plazos, no creas tú que me apasiona el asunto limpieza. Besos

Dolores Ceballos dijo...

Este fin de semana hice un primer acercamiento a la playa para ir cogiendo tono para las vacaciones... y estoy hecha polvo!!!!
Es cierto, todos los veranos son, en el fondo, iguales. Aunque a mi me encanta esa monotonía!!!

Un bico pesoleta

aaana dijo...

Me refiero a que, como vivimos lejos de la familia, las vacaciones sé reducen únicamente a hacer un tour viendo a todos, equilibrando los días en unas casas y otras, y siempre con la sensaciónde estar tres semanas de visita... cuatro o cinco casas distintas, haz y deshaz maletas, cama distinta, la niña levantándose en mitad de la noche y desorientada buscando el baño, acostumbrarte a las costumbres de cada casa... y yo siempre acabo preguntando cuándo tendremos unas vacaciones que podamos elegir: a donde ir, qué comer, qué hacer... de momento la idea de una semana con los tuyos, otra con los míos y otra... ya veremos, no cuaja. pero TODO LLEGARÁ

La meva maleta dijo...

Un cambio de aires, siempre es bueno, ni que sea para cambiar la rutina de siempre, por la rutina de vacaciones :-)
Luego la vuelta a casa, siempre conlleva labores árduas (deshacer maletas es innegablemente odioso) pero una vez superado el bache, en casa...como en ningun otro sitio!

Bienvenida a tu hogar!!!

Ana, princesa del guisante dijo...

Bien... es que yo me tengo que llevar lo mismo para dos días que para una semana... tienes que estar muerta matá (y sin dormir... pobriña)
Besos

Ana, princesa del guisante dijo...

El domingo estuve planchando DOS horas seguidas... casi me da un patatús. Yo es que en casa lo paso muy bien, y sólo hacen que hacerme viajar. Menos mal que he vuelto... un petonet

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.