© de la imagen La meva maleta

jueves, 5 de julio de 2012

Me sorprende

Me las daba de hermética. Nadie, más que yo, podía entrar en lo más azul de mi miedo al rechazo. Nadie podía saber que yo no merecía ser querida, porque así me lo habían hecho saber.

Asi que andaba, por lo visto, rechazando el cariño que me llegaba sin darme cuenta. No, no vi la protección que blindaron para mí, las dos, abriendo su círculo sólo para mí. Ni aproveché el hombro del alma gemela que apareció también lastimada, como yo.




Estaba yo buscando inspiración en la adolescencia narrada en libros para adolescentes, y lo único que necesitaba era un espejo y unas viejas fotografías con niñas de uniforme. Tan fácil...

Veinte años después el reencuentro ha sido sorprendente, el mismo cariño sin reproches. Y ahora ya he aprendido a querer.


16 comentarios:

unaterapeutatemprana dijo...

Pues bienvenido el encuentro y el sentimiento.
Un abrazo.

Dolores Ceballos dijo...

Nunca es tarde para aprender cosas así de buenas,pesoleta.
Bicos

susana dijo...

En la adolescencia la vida es como una selva que hay que explorar. Un beso.

Ana, princesa del guisante dijo...

Bienvenidos sean, aunque a veces nos duela el pasado. Un abrazo

Ana, princesa del guisante dijo...

Lástima de los años perdidos. Besos

Ana, princesa del guisante dijo...

Y ni siquiera sabes que estás en una selva... Besos

Mariapi dijo...

Nada como rebuscar en los rincones del "almario"...claro que para eso hay que tener un buen "fondo de corazón-armario".Seguro que estás empapada de inspiración...Besicos

mOnTy dijo...

mi calcetin!!

aaana dijo...

La adolescencia es una época difícil... para los padres. sin duda, pero también para los adolescentes (o aborrescentes, cómo dice un compañero)
un beso

Ana, princesa del guisante dijo...

Fue sorprendente, ese almario llevaba siglos cerrado y empolvado. Empapadica estoy. Besos

Ana, princesa del guisante dijo...

jeje, no está tu cabeza entre esas, así que si ves tu calcetín es que te lo robaron :_)

Ana, princesa del guisante dijo...

Sí, para mis padres fue dura, para mí, también. Muchas lagunas en mi memoria. Besos

Guillermo dijo...

Resulta muy gratificante mirar hacia atrás, interpretar nuestros propios sentimientos de entonces y traerlos a nuestra realidad y la de nuestros hijos. Tener hijos es una bendición, nos llevan y nos traen a momentos que tuvimos, únicos, como todos. Y dicen que cuando tienes nietos... ya es el acabose.
Felicidad Ana.

Sunsi Estil-les dijo...

Me alegro mucho, Ana. Por todo lo que cuentas y has contado. Te sigo en silencio, te leo. Grande, grande... Maravillosos descubrimientos.

Un beso permanente, pesoleta.

Ana, princesa del guisante dijo...

Bueno, de alguna etapa de mi vida tengo lagunas de memoria, me temo que tenga algo que ver con eso que llaman adolescencia... Pero visto desde lejos, no estuvo tan mal.

Ana, princesa del guisante dijo...

Bueno, echo de menos tus comentarios, pero sé que tú estás mejor, así que bueno sea. Besos grandes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.