© de la imagen La meva maleta

miércoles, 25 de julio de 2012

El mundo que trato de explicarles

Hoy me he puesto en modo Dayketing, porque tengo un incorregible espíritu de amor hacia el olimpismo. Hay que ver, que con lo poco deportista que soy... Bien, hoy hace 20 años que se inauguraron los JJOO de Barcelona 92, y cómo no, he querido compartirlo con mis hijos. El pequeño saltamontes ha oído Olim... y ha pegado un bote que le ha dejado sentado frente al ordenador, y su hermano se ha enganchado desde el segundo 0, porque tiene el mismo espíritu marcial que me engancha a mí.

Yo me he emocionado. Sí, lo digo sin tapujos, he llorado como una magdalena desde el primer momento, porque me emociona cómo trataban de vender mi país en aquellos años. Y me ha emocionado la soberana estupidez que nos rige ahora. Voy a tratar de explicarme, porque los sentimientos han sido intensos y se me amontonan las palabras en los dedos.

Desde que empieza el acto, cuando las banderas de la ciudad de Barcelona, la catalana y la española cruzan con un silencio respetuoso todo el estadio, y cómo se recibe en Cataluña con su himno a los Reyes de España, que presiden el Himno al que Matías Prats nombra "nacional" sin que a nadie se le atragante la cucharada de sopa.

No se me ocurre mejor forma de saludar que aquel Hola que se dibujó en el centro del estadio:




Luego, la ceremonia empieza con una representación de la música de nuestro país: sardana, los tambores de Aragón, jotas, sevillana, copla, y también de las danzas que los acompañan.

Hoy dudo que todo lo que nuestros ojos han visto en ese viaje al pasado fuera posible. Mientras siguen desfilando los atletas (estamos pasando Laos, tengo que explicarles que está en Asia), me preguntan por las capitales de los países. Y me escucho a mí misma hablándoles de la extinta URSS, con la que competían los países como Ucraina, Estonia, Letonia, Lituania, de los cuales ellos ya conocen la capital, incluso a algunas personas de aquellos países que ahora viven aquí.Yo misma he tenido que informarme para saber que algunas de las antiguas repúblicas soviéticas compitieron bajo un Equipo Unificado. Hemos hablado del Muro de Berlín, de la II Guerra Mundial, de lo bonito que fue que las gimnastas abrieran paso a la bandera olímpica, de cómo latía nuestro corazón, como aquel que dibujaron los voluntarios. Hubo miles, miles de jóvenes que colaboraron en aquel renacer de la ciudad de Barcelona, que se reinventó. 

No estoy segura que hoy pudiera hacerse nada parecido en ninguna ciudad aquí, ni siquiera Madrid. ¿Os imagináis el ridículo del público pitando para tapar el himno? Yo me niego. Prefiero el dulce recuerdo de la sardana Benvinguts.


16 comentarios:

aaana dijo...

Pues sí, a veces da asco ver en qué país nos hemos convertido...haces bien en explicárselo, tomo nota para el futuro
yo cuando oigo el "Barcelona" de F. Mercury y M. Caballé... sigo llorando como una tonta. Tenía 12 años, y ni conozco la ciudad! (no, aún hoy no la conozco... habrá q remediar eso)

Ana, princesa del guisante dijo...

No sé si seré capaz de transmitirles todo aquel espíritu, ni creo que sus libros de historia reflejen más historia que la que interese divulgar a la casta política. Me ha quedado un regusto agridulce

Dolores Ceballos dijo...

Cuánto te dio de sí la retransmisión, me alegro de que aún exista gente de capaz de verlo con esos ojos de querer transmitirlo con la misma alegría y emoción que lo vivió.

Un bico pesoleta

susana dijo...

Me temo que estamos degenerando a pasos agigantados. Yo no viví los juegos olímpicos porque mi hijo mayor tenía neumonía. Ahora me temo que no podría repetirse algo así. Un beso.

Anónimo dijo...

A hacer puñetas la reala de mangantes que se abrazan a todas las farolas de todos los colores para expoliarnos sin piedad. No pueden robarnos los recuerdos. Que se joroben. Tan es así, que no han podido robarme el título de tu primer libro. De modo que procedo: ¡FELICIDADES! hoy es el santo de la abuela que necesita besitos. O sea, de todas las abuelas, en especial, la de tu libro.
el juanpe

Ana, princesa del guisante dijo...

Cualquier ocasión es buena para recordar la historia. Yo sólo deseo que ellos lo vean desde los ojos más objetivos. Besos

Ana, princesa del guisante dijo...

Yo también creo que no sería posible volver a aquel momento. Besos

Ana, princesa del guisante dijo...

Juanpe, mi abuela Ana necesita más besitos que nunca... Ya lo creo. Gracias...

tomae dijo...

Quería pasar por aquí para felicitarte Ana! y también a la abuelita por abuelita!!! ¡como no!

De B'92 recuerdo la flecha, la del rebollo ...estábamos unos amigos viendo la ceremonia televisada el piso de estudiantes de Barcelona; antes que acabara fuimos al estadio, desde fuera, vimos pasar esa flecha mágica ...

MadreYMas dijo...

Pesoletina, no he podido ver el vídeo aún, pero comparto al 100% tu reflexión... cómo hemos podido llegar hasta aquí? Qué nos pasa a los españoles, que no damos la talla?

Me encanta la forma en la que lo has contado. Y me encanta saber que, al menos dos niños de Cataluña, van a entender, de forma correcta, el significado las Olimpiadas. El de verdad.

Yo, de mayor... ;) ... quiero ser como tú.

Ana, princesa del guisante dijo...

Gracias de parte de todas las Anas, que en el castillo somos 4. De la Barcelona olímpica yo recuerdo unos looks imposibles de hombreras y zapatillas Victoria con adornitos, botones grandes y pantalones sobaqueros, melenas con flequillo y Cobi, un viaje en tren a Castellón por aquellos días... Buf, memoria

Ana, princesa del guisante dijo...

No entenderás ni papa del vídeo, porque es una sardana cantada por una soprano y un tenor, y en catalán, pero te traduzco lo fundamental, el final de la letra:
Sois bienvenidos a esta tierra,
sois bienvenidos.
Seguís siéndolo, porque la gente como yo es la mayoritaria, porque, como casi siempre, los que necesitan pitos y ruido son los menos.
Y cómo que DE MAYOR, ¿de mayor? para ser como yo te quedan dos telediarios, pitufina. Serás bruja... ;-)

La meva maleta dijo...

Es que aquellas Olimpiadas, fueron un ejemplo de muchas cosas para todo el Mundo...estoy segura que fué tan emocionante para ti, explicarlas a tus niños, cómo en su día lo fué vivirlo de cerca :-)

El deporte siempre debería contribuir a hermanar distintas culturas...lástima que lo olvidemos tan amenudo.

Petonets guapa.

chispa de la vida dijo...

Hola! pues yo soy sevillana, y esa época coincidía con la EXPO 92 aquí en Sevilla.

Era muy pequeña, tendría casi diez años, y todavía no era capaz de "vibrar" con aquellos "fenómenos" (solo recuerdo a esa infanta llorando a moco suelto cuando su hermano llevaba la bandera española)

Pero el otro día que retramsmitieron la ceremonia de apertura en la tele, dios..que emocionante! de verdad que se me ponían los pelos de punta cada dos por tres, además en la Expo se seguía la misma línea en los espectáculos y fué una mezcla entre descubrimiento de sensaciones, y nostalgia por la infancia...


enhorabuena por el blog!!


htttp://pizquitasdevida.blogspot.com.es

Ana, princesa del guisante dijo...

Uy, me había olvidado de contestar... Creo que en general, deberíamos ser más abierto y tener tendencia a sumar y multiplicar, y no a restar y a dividir. Y más en el deporte. En fins... bsets

Ana, princesa del guisante dijo...

Bienvenida al castillo. Me gusta tu punto de vista. Mi hijo, que tiene casi 10 años ahora, se emocionó y vibró, y si te digo la verdad, me sorprendió bastante su capacidad. Me dijo que le encantaron los vestidos esos tan modernos que parecían olas, ¡¡y tienen 20 años!! Fue una gran novedad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.