© de la imagen La meva maleta

sábado, 17 de septiembre de 2011

De sacrificios

¿Hasta qué punto nos sacrificamos por los demás?
El amor consiste en eso, precisamente, en pequeñas renuncias, en tomar decisiones que cuestan, en aguantar cosas que dan pereza, en alargar una conversación sólo por dar placer.

No sé si es posible amar sin sacrificarse, sin entregar tu tiempo a los tuyos. No me refiero sólo a los hijos, o a la pareja. Amar a la familia implica optar por pasar la tarde del domingo viendo un viejo álbum de fotos, sin ganas. O ir a otra fiesta de cumpleaños porque ese es tu lugar, igual que otros vinieron a las de tus hijos para hacerles felices. 



Amar a tu pareja supone la obligación de hacerlo incluso cuando le pegarías una torta. La ventaja es que si tienes paciencia, te darás cuenta que, después de todo, es mucho más lo que os une que lo que os separa y si afinas un poquito la memoria, verás que tú también eres un callo de vez en cuando.

Dejo ya el sermoncito que os he soltado (gratis), y que ha surgido de una conversación. Después de haberlo puesto por escrito, sigo pensando que para amar, es necesario sacrificarse, y que el fruto de ese sacrificio siempre se recibe en forma de más amor. Casi nada.


6 comentarios:

La chica de las flores. dijo...

Precioso!!

Tienes razón, hay que tener paciencia, esperar, hacer algo por los demás, y siempre siempre, te será devuelto con creces...

Besicos!!

susana dijo...

Recuerdo que hace años escribí sobre eso y me decían que no, que el amor tenía que hacerte feliz. Pero es que a veces lo que te da más satisfacción es lo que más te ha costado. Un beso.

Annie dijo...

Gracias! No sabía cómo sacarle el tema a mi marido o cómo hablar del asunto... Y me diste el pie. Se lo traduje entero (él es noruego). Lo bueno es que los dos estamos de acuerdo contigo.
Pasa un onito domingo con tus soles :)

sunsi dijo...

pesoleta... Me he acordado de una frase del Evangelio en la que se hace referencia al "yugo suave" y a la"carga ligera". ¿Yugo suave? ¿Carga ligera? Parece una paradoja. Más o menos así creo que sucede cuando uno ama. Que haya cosas que se hagan a veces cuesta arriba no significa que no sea una opción libre porque amas.

Un beso. Hoy me salto el sermón del domingo;-)))

Mariapi dijo...

Amar siempre tiene esa otra cara, la de sufrir por quien queremos, la de "aguantar", la de entregarse y notar que cuesta...pero No sólo cuando "nos sacrificamos" amamos...eso sería una visión muy masoca...también cuando no cuesta querer, cuando todo viene de cara y sólo sentimos el placer del amor estamos amando...Buena reflexion, un besote dominguero.

Ana, princesa del guisante dijo...

La chica de las flores. Leyéndote me he dado cuenta de que algunas veces no te devuelven nada a cambio... pero da igual, eso es parte de la vida, también. Bienvenida al castillo.

Susana: es verdad, no siempre el amor son todo lindezas, pero el Amor, el Amor verdadero tiene que tener un poco de todo.

Annie: bueno, me alegra haber allanado tu camino. Ahora que se acaba el domingo, ha habido de todo: sacrificio y amor. Lo de siempre... Besos

Sunsi: yugo suave, cierto, ser esposo (estar esposado, atado de alguna manera)... y luchar por estar ahí. No se puede querer más. Bsos

Mariapi: sí, cuando viene de cara es amor, también, pero entonces nadie se plantea plantar a su pareja, por ejemplo jajaja Un besote

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.