© de la imagen La meva maleta

lunes, 23 de marzo de 2015

El gran temor de los padres


Como en tantas otras, en el aula de quinto de primaria se habían rebasado los límites de lo que era tolerable en cuanto a las relaciones entre los chicos y chicas. Insultos, faltas de respeto, agresiones físicas, a compañeros de clase. 
Contactaron conmigo para que les hablara de mi libro, para que les echara una mano, para que los padres vieran que también ellos tenían algo que hacer. 

Dejadme que admita que la responsabilidad me pesó mucho, ¿quién soy yo para dar consejos, más que una madre que le escribió un libro a su hijo, presa del "gran miedo"? Sí, ese, el miedo a que ellos sufran por culpa de otros chicos y que no nos estemos enterando.
En fin, después de una reunión con el director de la escuela para contarme cuáles eran sus intenciones y de pasarle presupuesto, me llamó para explicarme su planificación para ponerse manos a la obra para erradicar cualquier indicio de acoso escolar que pudiera producirse en en esa clase. 
Para ello, los niños leerían el Magdalenas con problemas, les harían preguntas de cada capítulo para hacerles reflexionar sobre el bullying. Luego, les organizarían una excursión con talleres y actividades de refuerzo de las relaciones personales, de liderazgo, de empatía, tanto el tutor como la psicóloga del colegio son monitores de boy-scouts y además, ese día, me invitarían a hablar con ellos. Finalmente, una semana después debería contar a los padres qué era todo lo que la escuela había planificado para recuperar el mando de esos caballitos desbocados. 

Me puse mi vestido de Mary Poppins, las gafas de ver por dentro y me presenté ante esos niños encantadores dispuesta a ver sólo lo mejor de sus personas para poder utilizar sus virtudes al servicio del bien común, ellos, con un reto muy claro: ser los mejores de su escuela trabajando todos hacia la misma dirección. Para ello iban a necesitar líderes positivos, alguien que tomara decisiones, alguien dispuesto a trabajar fuerte, alguien que les diera alegría, que acompañara a los que estuvieran más triste y que protegiera a los débiles. 
Íbamos a trazar la línea de lo que considerarían comportamientos intolerables y rechazar cualquier actitud reprobable. 
Como sabía que ya habían tenido problemas de relación, les pedí que sin decir qué, por no remover el pasado, le pidiean disculpas a los compañeros a quienes ellos creían haber hecho sentir mal, y con esa redención, empezar de cero.
Les pedí que mejoraran algunas actitudes con medidas concretas y que utilizaran todo lo bueno que yo había visto que eran. 

Finalmente, hablé con sus padres. Les expliqué qué había visto en sus hijos, su belleza humana, su calidad, su genialidad. También sus límites, el peor, la pequeñísima autoestima que es, en gran medida, culpa de nosotros, los padres de la E.G.B., que hacemos por nuestros hijos cosas que ellos pueden hacer solos y les damos a entender, con ello, que ellos no pueden, no valen, no saben. De esa autoestima tan baja nacen las víctimas del acoso escolar y de otros abusos de poder en la vida adulta.

Les expliqué que ante el acoso escolar todos debemos ponernos manos a la obra y que, su escuela, era muy muy buena, porque se lo había tomado muy en serio. Y existe, en el acoso, una realidad irrefutable: el acosador es quien causa el mal, la víctima es quien lo padece y los espectadores son quienes lo presencian. Si éstos últimos se ponen de perfil, o por miedo o comodidad o por entretenimiento se ponen de parte del acosador, el Bullying continúa. Pero si los espectadores dicen basta, el acoso acaba. Y la dirección de esta escuela, dijo "hasta aquí hemos llegado"

Mi gratitud por la confianza que depositaron en mi trabajo y mi sincera admiración por haber tomado las riendas. Me encantaría poder ser, mediante mi libro, la excusa que todas las escuelas utilizaran para dejar de obviar ese problema que es una lacra en todos los colegios del mundo. 

14 comentarios:

Susana Moreno dijo...

Me alegro de que se tomaran el asunto tan en serio. No es lo habitual. Un beso.

Ana, princesa del guisante dijo...

Susana, ¡pues es la única forma de acabar con ello! Espero que se pongan las pilas antes del próximo desastre.

Ana-Cestaland Ana Monente Mozaz dijo...

No me extraña nada que contaran contigo, Ana!
Tu libro es precioso y estoy segura de que todo lo que les dijiste hará mucho bien.
Ojalá todos los coles se lo tomaran tan en serio.
Un abrazo, Ana

Ana, princesa del guisante dijo...

Ana, les felicité por ello. Realmente me hace sentir muy bien saber que puedo ayudar, pero el trabajo tienen que hacerlo los niños y los padres. Me temo que estamos maltratando por exceso de amor. Gracias una vez más

juanpe garbayo dijo...

https://www.google.es/url?sa=t&source=web&rct=j&ei=EV0UVa31MI3warHYgbAN&url=http://www.avempace.com/file_download/2988/Carta%2Bal%2Bpadre,%2Bde%2BFranz%2BKafka.pdf&ved=0CFwQFjAK&usg=AFQjCNHVcolyXjFMrKhzy26JvakwloPuOQ&sig2=DkZmipF05jzccVaCwcl6mw

La carta a su padre de mi querido Kafka creo que la deberíamos leer los padres. Y los hijos para saber mucho más de nosotros. A mi me sirvió.
Enhorabuena por disponibilidad para la convivencia pacifica

juanpe garbayo dijo...

https://www.google.es/url?sa=t&source=web&rct=j&ei=EV0UVa31MI3warHYgbAN&url=http://www.avempace.com/file_download/2988/Carta%2Bal%2Bpadre,%2Bde%2BFranz%2BKafka.pdf&ved=0CFwQFjAK&usg=AFQjCNHVcolyXjFMrKhzy26JvakwloPuOQ&sig2=DkZmipF05jzccVaCwcl6mw
Esa carta de Frank a su padre creo que deberíamos leerla padres e hijos. A mi me explicó mucho de como soy, sufro y gozo. He intentado valorar lo mejor que observaba en mis crías y se lo he dicho por activa y pasiva. Vuelvo a reverenciarte por tu empeño en lograr una convivencia amable.

juanpe garbayo dijo...

https://www.google.es/url?sa=t&source=web&rct=j&ei=EV0UVa31MI3warHYgbAN&url=http://www.avempace.com/file_download/2988/Carta%2Bal%2Bpadre,%2Bde%2BFranz%2BKafka.pdf&ved=0CFwQFjAK&usg=AFQjCNHVcolyXjFMrKhzy26JvakwloPuOQ&sig2=DkZmipF05jzccVaCwcl6mw
Esa carta de Frank a su padre creo que deberíamos leerla padres e hijos. A mi me explicó mucho de como soy, sufro y gozo. He intentado valorar lo mejor que observaba en mis crías y se lo he dicho por activa y pasiva. Vuelvo a reverenciarte por tu empeño en lograr una convivencia amable.

Ana, princesa del guisante dijo...

Gracias, Juanpe. Déjame que lo lea con calma este fin de semana.

tomae dijo...

Esa tarea tuya seguro que se ha de afrontar desde la humildad y de la valentía ... F E L I C I D A D E S PrincesaDel está usted invitada a un buen ágape !!! ;)

Ana, princesa del guisante dijo...

Tomae, gracias, la tarea se debe afrontar desde el profundo respeto. Ese es el punto de partida.

Sara M. dijo...

Me alegro de que se solucionara, y de que te sientas parte de esa solución.
La clase de mi hijo hace 2/3 años era un desastre. De organizar UN niño tropas para atacar a otro, escribir cuentos en los que el susodicho al final moría o se iba del colegio... Horrible, de verdad. Tuvo que intervenir todo el equipo de orientación del colegio, y aun así, la cosa seguía bastante regular. Hasta que cambiaron de ciclo, de profesora, y se acabaron las tonterías. No te voy a decir que todos sean íntimos, porque eso no sería realista, pero al menos se respetan, y hay mucha más obediencia y orden como grupo, que antes era un caos. Así que, para que se vea, que muchas veces el causante, sin mala fé por supuesto, puede ser un no buen profesor.

Ana, princesa del guisante dijo...

Sara, creo que los profesores y la escuela en general tienen mucho que decir, pero ten en cuenta que ellos son humanos, que a veces se sienten desbordados por la situación, que pueden ser muy inteligentes pero con escasos recursos de educación emocional. Es todo muy complejo. Pero me alegro de que vosotros lo solucionaseis.

SilviaJ dijo...

Ayer recibí tu libro y tengo muchísimas ganas de leerlo y que mi hija mayor, que hace 4º primaria y le encanta leer, lo lea también. Estoy segura que la ayudará a afrontar algunos problemillas que ha tenido en clase con alguna niña y espero que le de la confianza suficiente como para no tener que bajar nunca la cabeza.

Ana, princesa del guisante dijo...

silviaJ, muchísimas gracias. Espero que le guste. Deberíamos educar a nuestros hijos en el respeto a sí mismos como punto de partida para hacerse respetar por los demás. Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.