© de la imagen La meva maleta

lunes, 9 de marzo de 2015

El día que nos pertenece

Tomo posesión de mi trocito de sofá después de un lunes de trabajo intenso tras la celebración (¿?) del 8 de marzo tan cacareado. Además, hoy ha tocado la revisión ginecológica, la que todas deberíamos hacernos una vez al año (todo en orden en la mía, por si sentís curiosidad). 

Nos lamentábamos la doctora y yo, de lo duro que resulta ser mujer -no sólo físicamente-, de la estafa de la presunta liberación femenina, esa por la que tantas mujeres lucharon, la que nos ha costado seguramente 5000 años de evolución alcanzar. 

Qué tontas somos, a pesar de creer que hemos sido tan listas. Nos han vendido la burra coja esa de la realización profesional. Y los de siempre, los que se llevan los dineros, subiendo los precios de las de todo, para que nuestro trabajo no nos sirva para enriquecernos sino para esclavizarnos. Y mientras tanto, nuestros hijos y nuestros padres quedan desatendidos, nosotras nos hacemos la maratón todos los días intentando llegar a la vida a tiempo, nos desgañitamos para tener toda clase de comodidades en unas casas que no podemos disfrutar y sintiéndonos escoria por no poder abarcar todo lo que queremos ser.

Nuestro reino entero por sentarnos una tarde junto a una ventana cosiendo, leyendo, o tomando un café sin aquel sabor agrio en el paladar que te recuerda que pagarás cara la factura de ese tiempo que le has robado a tu trabajo, de eso nos quejábamos las dos. 

Al final le hemos sacado a este lunes, tan lunes después de un fin de semana maravilloso, unas sonrisas, compartiendo el amor por la costura y, también, el orgullo de pertenecer al sexo femenino, a pesar de lo duro que resulta a veces. 

Bienvenida al castillo, doctora. 

Mujer cosiendo en el jardín, Mary Cassat

15 comentarios:

juanpe garbayo dijo...

La liberación del doblar tajo. Sus labores llamaban al que seguís haciendo, pero ahora sin disfrutarlo. Hasta "cuando no trabajaba" hay que escuchar de vosotras las dobladores. Todo ha cambiado hasta con el sueño. Ya ni dormis. La noche es el tiempo de planificar el día siguiente. Por eso mismo a un tío nos denominan "jefe de logistica". Si yo ganase lo suficiente, mi esposa sería una feliz ama de casa. Le encanta poner y quitar pliegues, cambiar cosas de lugar, guisar, cuidar de todo lo que puede y crear nidos amables para todo ser sensible. Como en las cuevas de Altamira. En cambio, sale a cazar mamutsconmigo, que ya no tengo que echar el resto para traerlo despiezado a la cueva. Que listo soy. O que cabrón. Como casi todos. Benditas seáis, mujeres de mi alma

Ana, princesa del guisante dijo...

Gracias, Juanpe. Anoche discutí con una amiga que me decía que no es culpa de la liberación femenina, me decía que estoy loca por querer mandar a la mujer a coser. Yo ya me he cansado de cazar mamuts. Pero a ver cómo volvemos al,cuidado de muestra tribu sin perder el respeto de los hombres,,no todos son como tú, o como mi marido.

Susana Moreno dijo...

Yo me quedé en la cueva y no me arrepiento pero en días como el de la mujer me siento discriminada. Un beso.

Ana-Cestaland Ana Monente Mozaz dijo...

Sí, nos han engañado. Es imposible llegar a todo y mantener la cordura!

En el día de la mujer y en todos los demás, yo jamás dejaría de trabajar por opción. Me encanta mi trabajo. Me encanta ser farmacéutica y cuidar a mis pacientes. Eso sí, me encantaría dejar mi otro trabajo: el de asistenta del hogar y tener la pasta suficiente para poder pagar a alguien que hiciera esas tediosas labores por mí.
El "trabajo" de ser madre es el que he decidido no dejar en manos de nadie... aunque sea el más agotador, también es el más importante.

Un abrazo!

Ana, princesa del guisante dijo...

Susana, no es discriminación, simplemente no es lo mismo trabajar sólo en casa (que es mucho) sino trabajar fuera y además en casa. En la bicefalia radica el problema, no se puede estar en dos sitios a la vez. Un beso

Ana, princesa del guisante dijo...

Ana, a mí me gusta trabajar fuera de casa, y tener mis asuntos en orden, y no delegar la crianza de mis hijos. Mis prioridades me impiden gastar más dinero en la ayuda para mi casa. Quizá será cuestión de equilibrar la balanza. Pero, con todo, sigue habiendo un abismo entre lo que un hombre y una mujer hacwn en su hogar.

Chitin dijo...

Lo malo no es q nos hayan "vendido la moto" de la liberación femenina, sino q la hemos comprado :-( Nosotras no llegamos a todo y nos sentimos culpables por ello, ellos en cambio no, ellos no tienen q llegar a todo, ellos "ayudan" y ya lo consideramos "lo más" ... lo bueno es q tenemos en nuestras manos el futuro, en la educación de nuestros hijos, a ellos y ellas (odio eso de hablar por duplicado, pero esta ves quería remarcarlo) debemos educarlos igual, todos hacen la cama, aprenden a cocinar, planchar, recoger... y sólo así quizá nuestras hijas vivan una "liberación" diferente.

aaana dijo...

A veces es muy duro. No, no somos iguales. Debemos tener los mismos derechos pero gracias a Dios somos distintos hombres y mujeres. Me gusta mi trabajo ojo, y mucho, pero daría hoy por hoy el brazo derecho por quedarme en casa con mis niñas al menos durante su primera infancia. Siento que se me escapan y que no hago más que cosas a medias. Tengo mis prioridades muy claras pero a veces el banco manda
y reconozco que el día de la mujer me sienta fatal!

Ana, princesa del guisante dijo...

Chitin, estoy de acuerdo, la educación es básica. Lo fundamental es tener claro que es lo que uno desea. Lo sabemos? Es el dinero la base de todo?

Aaana, pues eso, ni con la pata quebrada ni a cazar mamuts, como decía Juanpe. La virtud del equilibrio.

Driver dijo...

Mi mujer era una estudiante de cincos.
A punto estuvo de colgar los libros.
Un día me cabreé mucho y nos fuimos al aeropuerto de Barajas, siendo estudiantes, nos tiramos un buen rato observando las maniobras de las aeronaves y mi instinto me empujó a echarme un farol.
Esta gente te necesita, le dije llevándome por el entusiasmo.
...
Acabó los estudios y hoy es directora de la Agencia de Seguridad Aerea, un cargo para el que hace falta tener la mente muy ordenada.
Miro hacia atrás y me siento orgulloso.
Miro hacia adelante, al futuro de mis dos hijas, y ya estoy pensando en los siguientes retos.
...
Son las personas los seres humanos los que luchan por su futuro, sean hombres o mujeres.
Que no nos vendan ninguna moto.
Los seres libres, vuelan.

Por muchas hormonas con que la historia quiera llenar la bodega de carga.
Y vuelan haciendo lo que más les gusta, ya sea en casa, en el trabajo, en una maternidad, en una reunión ministerial o en el café con una amiga.
O en todo a la vez.

Ana, princesa del guisante dijo...

Driver, yo acaricié el cielo con mis manos y lo que me hace sentir incompleta es ese resto de nube que se quedó enredado entre mis dedos. Quero volver, pero sólo encuentro ventanas cerradas, y ya tengo la cabeza abollada de tanto dar contra el cristal.

Driver dijo...

Coscorrones contra el cristal ?
No me extraña, estás en una habitación.
Súbete la mesa y la silla a la terraza, y allí escribe y dibuja con tu amiga-socia.
Allí no hay cristales.
...
Luego entras en la página web de la Embajada de Noruega en España para conseguir las direcciones de las Editoriales noruegas que publican cuentos.
Allí están deseosos de ideas.
Les mandías directamente lo que ya tenéis publicados.
Las mayores editoriales mundiales de cuentos están allí.
Y los noruegos valoran lo que vosotras ya sabéis hacer.
Estuve allí y lo comprobé.
Ofreceos a colaborar.
...
Si me hacéis caso, mucha gente podrá disfrutar de aquello que es lo que más os gusta de todo lo que os gusta.

Palabra de cuentista.


Ana, princesa del guisante dijo...

Quien tiene un amigo tiene un tesoro, vales un imperio.
Lo he traducido y queda fenomenal
Bestemor må kisses

tomae dijo...

Driver me debes 500 pavos...

y lo del 8 marzo es un cuento como lo de lengua materna o lo de madre solo hay una.

Driver dijo...

Ese Tomae es mi hermano.
Lo que nos cuesta sacarlo adelante !
Desde que cayó en la marmita del druida, come jabalíes y persigue a los romanos por el bosque, nuestra vida es una sorpresa continua.
Le hemos regalado un perrito pequeño que es blanco y se llama Idefix.
Era ese el cuento ?
Espera, Princesa, me confundí de volumen.
...
En un lugar de la Mancha vivía un tal Tomae...
Vaya, esto es una novela !
Espera, Princesa, a ver si acierto !
...
Había una vez, hace muuuucho, muuucho tiempo una tierra de nombre Tarracoferma.
Allí vivía un hombre...
Si, ahora sí.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.