© de la imagen La meva maleta

miércoles, 28 de enero de 2015

El lado "chungo"

Hemos trazado juntos la línea que separa lo bueno de "lo chungo". Claro que, para ello, has tenido que asomarte a ese lado y sentirte despreciable por un momento. 

Has aprendido que la fábula de la liebre y la tortuga no era tan absurda como creías, que el mal sabe disfrazarse de bien, que un buen amigo no es el que se mete en un lío por sacarte a ti de él, sino el que te evita meterte en problemas. 
Que el camino más corto entre dos puntos es la recta y que los atajos suelen ser peligrosos. Y que las mentiras se convierten en bolas pegajosas de las que uno no consigue librarse más que con la verdad y que sólo el perdón te quita el sabor amargo de la boca. 
Nosotros hemos logrado no perder los nervios, sin olvidar imponerte un castigo justo. También nos hemos dado cuenta de que ha acabado nuestra luna de miel: tu infancia ha muerto. Bienvenido al mundo, querido adolescente. Primera tormenta superada, nos agarraremos con fuerza al timón y seguiremos navegando en las aguas bravas de tu juventud. 

28 comentarios:

Seoane Melliz dijo...

Sin dudas, las Fábulas son la verdad resumida y consumada de la vida real.

Susana Moreno dijo...

Lo malo es que el ejemplo ajeno no vale. Hay que aprenderlo personalmente. Un beso.

Ana, princesa del guisante dijo...

Verdades que se repiten a lo largo de la historia. Aprender es equivocarse primero. Gracias por tu comentario

Ana, princesa del guisante dijo...

Sí, así es. Además, podemos tropezar dos veces en la misma piedra, así que no podemos bajar la guardia. Un beso

Sara M. dijo...

Adolescencia, cabezonería... Me encanta la canción de Dani Martín, 16 añitos. Aunque creo que desde los 12 es bastante aplicable a nuestras criaturas.

Ana, princesa del guisante dijo...

12 tiene, pronto empezamos... Gracias Sara, nos gusta Dani Martín

La meva maleta dijo...

Es que en el terreno de la ética, también puede aplicarse aquello de que lo barato sale caro..es decir, que la salida fácil a primera vista, a menudo resulta la más complicada a la larga, no? Bueno, en todo caso, la primera lección ya está servida...y seguro que él, tomará buena nota para no repetir el error, aunque vosotros ya tengáis los ojazos abiertos de par en par...para siempre más.
Bienvenidos al mundo de los padres de adolescentes ;)

Marta Máster dijo...

Hola: acabo de descubrir tu blog y me gusta mucho la variedad de temas que tratas. En este momento me interesan mucho este tipo de reflexiones relacionados con los adolescentes por lo que he creado un blog dedicado a los jóvenes y al uso que hacen de las nuevas tecnologías. Te invito a visitarlo: http://cativodixital.blogspot.com.es/ Si quieres seguimos en contacto. Yo ya me hice seguidora de tu blog.

Eva Fraile dijo...

Me parece muy interesante tu blog, acabo de conocerlo :)

Me encanta tu cabecera!
Me añado a tus seguidores <3

www.evafraile.blogspot.com

Ana, princesa del guisante dijo...

Pues sí, mil veces nos lo dicen, se lo decimos. Pero su obligación es mirar qué es lo que pasa cuando uno se pasa de la línea. Si no hubiera sido así desde el principio de la existencia, seguiríamos en las cavernas.
Acabo de entrar y ya estoy medio mareada...

Ana, princesa del guisante dijo...

Gracias, yo te leeré también, la tecnología es una pieza más en la educación hoy dia, lo condiciona todo. Bienvenida al castillo

Ana, princesa del guisante dijo...

Gracias! Cuántas caras nuevas en el castillo! Vamos a tener que organizar una fiesta.
La cara de mi blog se la debo a Carme Sala, me encanta!

tomae dijo...

Hola , soy un "cara vieja" o "cara dura" del castillo y también tengo un blog; Es por si viene alguna cara nueva a visitarme(sé que no te importa)

http://tarracoferma.blogspot.com.es/

Dicho el "preludio" (gracias)

Te cuento, ayer mismamente nos preguntaban nuestras hijas (son 3 mujeres "contra" un hombre,contando a mi mujer como una de las 3) ...nos preguntaban si nuestra infancia había sido en blanco y negro (por alguna foto antigua que habrán visto), no me descolocó la cuestión, ni tampoco quiero hacerme el "viejo", solo digo que a los hijos les cuesta mucho ver como éramos nosotros de niños y/o adolescentes. Siempre digo que mi padre siempre me decía "que yo también he sido niño" y no le entendía; pero con todo esto que cuentas y vivo sé que nos podemos acercar más a ellos si les hacemos ver que nosotros pasamos por esa etapa "chunga"...y la pasamos. Que los dos (padre y madre) se lo hagan ver es el mejor "salvavidas".

Ya sabes que lo de las comillas, es porque a pesar de las justas reprimendas también hemos de aprender a sacar según que hierro a que asuntos (ardua y maravillosa tarea)

Un bes, Princesa ... te entiendo pero desde otra perspectiva, ya me entiendes ;)

Ana, princesa del guisante dijo...

Tomae, eso le dije, le conté que yo también había hecho cosas nakas, de las que no me siento orgullosa, pero que me sirvieron para aprender. su maduración no es como la nuestra, sus 12 se parecen más a nuestros 14, hay que abrir bien los ojos! Un abrazo a ti y a Chabeli túyamentiendes

aaana dijo...

Ánimo princesa. A mi aun me queda un tiempo (qie pasará volando...)
Lo importante es que hay buena base. Ya verás, confía en él

Guillermo dijo...

Decía un poeta que se llamaba Pablo Neruda, que en algún momento, en algún lugar, el humano se encontrará a sí mismo y entonces concebirá tu deseo, ése que le acompañará, le hará uno frente a todo y todos. Ese instante será el más feliz de su vida, aunque no lo sienta.
Una vez le dije a mi hijo: ¿Sabes cuál es la diferencia entre la escuela y la vida?. Pues atiende: En la escuela aprendes una lección y luego te hacen una prueba... y en la vida, primero te mandan la prueba y luego aprendes la lección.Así es. ¿Duro, verdad?. Pero hay que aprenderlo cuanto antes. Afortunadamente me tendrás, nos tendrás, a los que te queremos. Otros, lamentablemente, no los tienen.
Enhorabuena por tus reflexiones, Princesa. Ayudas a que no se duerman los pensamientos.

Maria Imita dijo...

Recuerdas cuando tu hijo empezó a dar sus primeros pasos, siempre tras el, vigilando que no se cayese, atenta si solicitaba tu mano para sentirse mas seguro y ayudandolo a levantarse si caia i secarle las lágrimas. El aprendio que no se puede correr antes que andar, que hay que poner primero un pie y despues el otro y que tras de el siempre, siempre tenia a sus padres vigilando que le ayudaban a levantarse y curabam sus heridas.
Bien pues ahora tu hijo esta dando los primeros pasos a la edad adulta, es simplemente eso. Un besote y suerte en la nueva etapa

Ana, princesa del guisante dijo...

Confío en él. Yo fui él, y no mevha ido nada mal. Cambio el estilo de reprimir, de castigar, espero conseguir que él comprenda que se equivocó y que ese camino no le llevará a nada bueno. Gracias ani

Ana, princesa del guisante dijo...

Qué lección tan buena! Muchísimas gracias, Guillermo

Ana, princesa del guisante dijo...

Gracias por tu comentario, bienvenida al castillo.
Siempre he creído que en la adolescencia es cuando nacemos de verdad, nacemos con nuestra forma definitiva.

Chabeli I.P. dijo...

Señora Princesa del Guisante o del Garbanzo o de la Berengena. Me parece muy bonito su blog y también los dibujos que lo adornan. De todas formas no creo que sea necesario hacer determinadas manifestaciones pues ni usted sabe quien soy y nimuchomenos (aslitodojunto) Usted no sabe nada de aquella relación que usted sugiere que yo mantuve o mantuviera con uno de los que han comentado por aquí.

Pienso que no está muy bien, que se me relacione con según que personas por muy indeseables o indeseables que sean. ¡Qué bochorno!

Le pediría amablemente que no revuelva en mi pasado; del que por cierto también sufrí la adolescencia, los primeros vellos y otros granos.

...si no se lo diré a mi papá.

Gracias.

PD. tomae cariño, tú no le hagas ni caso...

Ana, princesa del guisante dijo...

Jajajaja venga, Chabeli, bienvenida al castillo. Cuidado con los locos que andan sueltos, son buena gente pero dicen cosas raras

juanpe garbayo dijo...

¿estás segura, segura de que hablabais de lo mismo y de que vuestras opiniones eran divergentes? Es que a mi siempre me falta hielo entre los sesos en esas ocasiones. Bueno, me faltaba. Ahora ya....

Ana, princesa del guisante dijo...

No, estoy segura de que él sabe perfectamente que ha hecho algo malo, porque si no, no se escondería. Yo, que soy una exagerá y una dramática tengo mucha sangre fría y mucho amor con el que tratar a mis hijos. Luego, me equivoco muchas veces, pero se pide perdón y se aprende de los errores cometidos.

Marta dijo...

chunga la edad chunga, pero ya conoces mi postura…una ternura inmensa con esos desgarbados insoportables que nos sacan de quicio y que vuelven a tropezar con la misma piedra, igualito que hicimos nosotros. Necesitan más achuchones que nunca…aunque los rechacen aparentemente y nosotras no sintamos esa atracción de cuando eran pequeños.
Princess, wellcome a otra etapa.

Ana, princesa del guisante dijo...

Marta, te voy a confesar algo. Yo hice igualito que él. Y, afortunadamente a mi señor marido y a mí nos ha dado por reírnos. Y achuchones a tutiplén, a ratos conteniendo las ganas de acabar estrujándolo del todo...

Ana-Cestaland Ana Monente Mozaz dijo...

Yo todavía tengo que disfrutar la infancia para llegar a la adolescencia de mis hijos así que por ahora lo único que puedo hacer es sembrar e intentar educar. Estoy segura de que la adolescencia será una etapa complicada pero si vamos intentando desde pequeños enseñarles lo que está bien y mal... luego ellos mismos son conscientes de los errores...
Dicen que la adolescencia, si no se pasa a los 15, se pasa a los 40... así que: bienvenida a su tiempo!!!
Un abrazo y como siempre, un placer leerte!

Ana, princesa del guisante dijo...

Ana, yo no tenía ni idea de que todo iba a precipitarse de esta forma , y menos, siendo un varón. Bienvenida adolescencia, sí, pero es como la primera caída en una montaña rusa, uno se pregunta quién le mandaba meterse en semejante disparate. Un abrazo, encantada de tenerte en el castillo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.