© de la imagen La meva maleta

domingo, 27 de julio de 2014

La memoria

No hace mucho me encontré con alguien a quien conocí en la infancia, y con quien perdí el contacto en los primeros años de la adolescencia. Me sorprendió saber que recordaba de mí algo que yo habría jurado sobre la misma Biblia no haber dicho. 
Pero, pensándolo bien, los recuerdos, lo que la memoria de cada uno de nosotros guarda de lo que vivió, no responde a la realidad. La realidad es poliédrica, subjetiva, se mezclan nuestras vivencias en nuestra mente. ¿Acaso no nos pasa a las madres que, a pesar de desvivirnos por nuestros hijos y pensar que jamás olvidaremos cómo fueron, empezamos por confundir qué niño hizo qué cosa, cuándo empezamos a darle fruta o cereales, o dónde les hicimos aquella foto? 
Pues, si con algo que se vive de forma tan intensa como la maternidad, nuestra memoria puede mostrarse imprecisa, con el resto de lo vivido, muchísimo más. Conozco de cerca a dos personas que aseguran con absoluta convicción que un hecho pasó de formas diametralmente opuestas. Una de las dos está mintiendo, podréis pensar. Yo he llegado a comprender que, simplemente, cada una lo vivió desde su punto de vista, o bien una de ellas, no fue capaz de asumir una verdad que le resultó muy dolorosa y no pudo hacer más que guardar en su memoria una versión que le resultara mínimamente aceptable. 

11 comentarios:

tomae dijo...

Sabes que no puedo comentar como madre, si como padre y eso de las dos visiones de la realidad (que si una miente o no) me ha hecho pensar en algo que pienso que te puede pasar con tus hijos -a mi me ha pasado con las mías- En general todos te dicen que si él o ella se parece mas al padre o a la madre; y de repente hay alguien u otros que dicen todo lo contrario. Como diría Ana -felicidades a las dos- ¡Es la mirada! :) :) : )

ro dijo...

Me gustan esas películas en las que se muestran unos hechos tal como lo vivieron los diferentes personajes implicados, y los testigos. No es que ninguno de ellos mienta, sino que cada uno de nosotros entiende una cosa diferente, está pendiente de detalles distintos y por lo tanto la realidad es diferente para cada uno.

Besos.

Tita dijo...

Casi siempre los mismos ingredientes hacen composiciones diferentes. Mira si no la tortilla de patata, y los huevos fritos con patatas fritas....

Besos Princesa.

Sara M. dijo...

Voy más allá: hay veces en las que hablando con alguien de algún recuerdo, no soy capaz de ver con claridad algún dato (si yo por entonces usaba bolso, por decir algo). Y sin embargo, más tarde, relacionándolo con otra cosa, me viene a la mente ese mismo recuerdo en el que claramente se incluye el dato que faltaba.
No sé, si me he explicado bien, quería dejar claro hasta qué punto los recuerdos son subjetivos...

Ana, princesa del guisante dijo...

Tomae, sería fascinante poder hacer con los recuerdos como hacemos con los libros y películas, y revivir el momento en diferentes tiempos. No pido na... Jajaja

Ana, princesa del guisante dijo...

Ro, exacto. Distintas visiones, sensaciones, para lo mismo

Ana, princesa del guisante dijo...

Tita, muy bien visto! Gracias

Ana, princesa del guisante dijo...

Sara, lo has explicado muy bien.

tomae dijo...

Con permiso Princesa,
Sara M. , bien explicado pero la tortilla siempre con cebolla que con el pan ya sabes que son los ingredientes básicos de, de ...de! :)

Susana Moreno dijo...

Hay mucha gente que se acaba creyendo sus propias "verdades". Un beso.

Ana, princesa del guisante dijo...

Me temo que sí, Susana. Creo que todos lo hacemos, es una forma de protegernos, incluso. Y los hay que se-nos mienten con una alegría pasmosa. Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguidores

Por favor,

Si algo de lo que expongo aquí te molesta, te pertenece, o habla de ti y quieres que lo borre, tan solo tienes que pedírmelo. Nunca quise ofenderte, ni plagiarte, ni molestarte...
Este es un espacio de libertad y, sobre todo, de respeto.